lunes, 20 de enero de 2020

LA IDOLATRÍA DEL SERVICIO


Puedes bajar este post como archivo de Word pinchando Aqui

En el libro de Lucas podemos leer:

Lucas, 10:38 Aconteció que yendo de camino, entró en una aldea; y una mujer llamada Marta le recibió en su casa. 10:39 Esta tenía una hermana que se llamaba María, la cual, sentándose a los pies de Jesús, oía su palabra. 10:40 Pero Marta se preocupaba con muchos quehaceres, y acercándose, dijo: Señor, ¿no te da cuidado que mi hermana me deje servir sola? Dile, pues, que me ayude. 10:41 Respondiendo Jesús, le dijo: Marta, Marta, afanada y turbada estás con muchas cosas. 10:42 Pero sólo una cosa es necesaria; y María ha escogido la buena parte, la cual no le será quitada.

En estos pasajes Marta y Maria representan dos perfiles de cristianos. Marta esta afanada por servir, mientras que Maria decide sentarse a los pies de Jesus a oir su palabra. Cuando Marta le pide a Jesus que reprenda a Maria porque la deja sola a la hora de servir, Jesus le da a entender a Marta que Maria es la que, en realidad, ha entendido de manera cabal cual es el modo correcto de relacionarse con Dios.

Es cierto que en cualquier iglesia hay cosas para hacer y que alguien las tiene que hacer. Pero cuando servir a Dios es mas importante que estar en su presencia, hemos levantado un altar en nuestro corazon a un idolo llamado “servicio a Dios”.

A veces, por servir el Rey, nos olvidamos de pasar tiempo con el Rey.

En el proceso de maduracion de nuestra relacion con Dios, yo he observado (primero en mi, luego en otros), dos tipos de anomalias o desvios:

[1] Por un lado, a veces nuestra relacion con Dios esta mediada por cosas, cuando deberia ser al reves, es decir, que nuestra relacion con las cosas este mediada por Dios. Por ejemplo, si un musico, que forma parte del Ministerio de Alabanza en una iglesia, se relaciona con Dios a traves de su instrumento (guitarra, teclado, bajo, bateria, etc.), su relacion con Dios esta mediatizada por una cosa (entre el y Dios esta su instrumento). En relidad, su relacion con su instrumento es la que tiene que estar mediada por Dios (entre el y su instrumento debe estar Dios). Lo mismo puede suceder con cualquier otro ministerio;

[2] Por el otro, tenemos la tendencia a querer agradar a Dios haciendo cosas para El;

Todos, en algún momento de nuestras vidas, hemos incurrido en estos dos errores.

Pero, aunque nos cueste entenderlo, no hay nada que podamos hacer para que Dios nos ame mas de lo que ya nos ama. Dios no nos amo porque envio a su Hijo a morir por nosotros. Fue al reves: de tal manera amo Dios al mundo que (a causa de ello) envio a su hijo a morir por nosotros (Juan, 3:16). La cruz fue la consecuencia (y no la causa) del amor de Dios hacia nosotros. El amor fue primero, luego vino la cruz.

Para Dios somos especial tesoro (Malaquias, 3:17), linaje escogido, real sacerdocio, nación santa, pueblo adquirido por Dios (1 Pedro, 2:9).

Ya no somos nuestros dueños, porque fuimos comprados por precio (1 Corintios, 6:19-20).

¿A veces sientes que no vales nada o que Dios te va a amar mas si haces mas cosas para El?. Te informo que el precio pagado por ti (antes que hicieras algo para Dios) no fue oro, ni plata, ni piedras preciosas sino algo mucho mas valioso que todo eso: la sangre misma de Dios fue derramada en la cruz del calvario (1 Pedro, 1:18-19).

Un pequeño lapso de tiempo en la presencia de Dios vale mas que la vida misma.


QUE DIOS LOS BENDIGA A TODOS!!!

Marcelo D. D’Amico
Maestro de la Palabra – MINISTERIO REY DE GLORIA

sábado, 18 de enero de 2020

LA PALABRA DE DIOS SIEMPRE SE CUMPLE



Puedes bajar este post como archivo de Word, pinchando Aqui

Introduccion

Muchos predicadores (apostoles, profetas, evangelistas, pastores o maestros), cuando sueltan (hablan, comunican) una palabra de Dios, escrita en la Biblia o revelada, dirigida a la congregacion o a alguien en particular, a continuacion dicen: “usted tiene que creer esta palabra para que se cumpla!”, dando a entender que la palabra soltada podria no cumplirse si no se la ha escuchado con fe suficiente como para “arrebatarla”. En algunas iglesias, incluso, se acostumbra a “sellar” la palabra con dinero para “asegurar” su cumplimiento. Yo siempre me pregunte si todo esto era biblico hasta que un dia fui a las Escrituras y me encontre con que la Palabra de Dios no necesita nada, fuera de ella misma, para ver su cumplimiento. En la Palabra de Dios reside el poder que habita en aquel que la pronuncio y que no es otro que Dios.

Las siguientes afirmaciones, donde Dios se refiere a su Palabra, dejan poco espacio para la duda:

[a] Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero (Isaias, 46:10);

[b] Yo hablé, y lo haré venir; lo he pensado, y también lo haré (Isaias, 46:11); y

[c] así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié (Isaias, 55:11);

Entonces ¿por qué, a veces, una palabra que, supuestamente, viene de parte de Dios no se cumple si, como ya empezamos a vislumbrar, la Palabra de Dios se cumple siempre?.

Caracteristicas de la Palabra de Dios

La siguiente lista no pretende ser exhaustiva sino tan solo ejemplificativa:

[+] la Palabra de Dios tiene poder para crear;

La Biblia dice que el universo entero fue creado por la Palabra de Dios:

Hebreos,11:3 Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía.

La palabra “constituido” aqui significa “creado de la nada”. Cuando Dios creo el universo no habia nadie que “creyera” en esa Palabra y, sin embargo, el universo fue creado de todos modos. Solo estaban los angeles. Y sabemos que Dios creó a los ángeles antes de que creara el universo físico porque el libro de Job describe a los ángeles adorando a Dios mientras Él estaba creando el mundo:

Job, 38:4 ¿Dónde estabas tú cuando yo fundaba la tierra?  Házmelo saber, si tienes inteligencia. 38:5 ¿Quién ordenó sus medidas, si lo sabes?   ¿O quién extendió sobre ella cordel? 38:6 ¿Sobre qué están fundadas sus bases?   ¿O quién puso su piedra angular, 38:7 Cuando alababan todas las estrellas del alba,   Y se regocijaban todos los hijos de Dios?

En la actualidad, la mayoria del mundo es incredulo, es decir, no cree ni en Dios ni en la Biblia y no por eso la Palabra de Dios dejara de cumplirse. La Palabra de Dios es poderosa porque poderoso es el que la dijo.

[+] La Palabra de Dios es el Verbo, es decir, el Hijo de Dios;

Juan,1:1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios. 1:2 Este era en el principio con Dios. 1:3 Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.

Jesucristo es la Palabra de Dios, la Biblia hecha persona. Los versiculos de Genesis, 1:3 (la luz), 1:6 (la expansion de los cielos), 1:9 (el surgimiento de la tierra), 1:14 (las estrellas, el sol y la luna), 1:20 (los peces y las aves), 1:24-28 (los animales terrestres y el hombre) comienzan todos con la expresion “Y Dios dijo”. Esto significa que Dios creo todo hablando, menos al hombre que lo formo del polvo de la tierra, soplando aliento de vida (espiritu) sobre el (Genesis, 2:7).

Podemos ver, entonces, al Padre creando por medio de la Palabra (el Hijo) y al Espiritu Santo moviendose sobre la faz de las aguas (Genesis, 1:1). La Trinidad en pleno durante la creacion.

[+] la Palabra de Dios es eterna;

Mateo, 24:35 El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.

[+] La Palabra de Dios es vida eterna (trae salvacion);

Juan, 12:50 Y sé que su mandamiento es vida eterna. Así pues, lo que yo hablo, lo hablo como el Padre me lo ha dicho.

La Palabra de Dios produce fe:

Romanos, 10:17 Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.

La fe es lo que permite entrar en la gracia:

Romanos, 5:1 Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; 5:2 por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.

Y la gracia es la causa de la salvacion:

Efesios, 2:8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios; 2:9 no por obras, para que nadie se gloríe.

[+] La Palabra de Dios es “eficaz” en si misma, lo cual significa que tiene la capacidad de alcanzar un objetivo o proposito y produce siempre el efecto esperado:

Hebreos, 4:12 Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón.

La Palabra de Dios no necesita ser sometida a ningun proceso para que adquiera, durante el mismo, unas carcateristicas que no tenia antes del mismo y que la hagan mas eficaz.

[+] la Palabra de Dios no requiere nada, fuera de ella misma, para ser interpretada (solo la guia del Espiritu Santo);

2 Pedro, 1:20 entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada,

[+] la Palabra de Dios no fue traida por voluntad humana sino que fue inspirada por Dios;

2 Pedro, 1:21 porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.

[+] la Palabra de Dios impacta en el mundo natural;

1 Reyes, 17:1 Entonces Elías tisbita, que era de los moradores de Galaad, dijo a Acab: Vive Jehová Dios de Israel, en cuya presencia estoy, que no habrá lluvia ni rocío en estos años, sino por mi palabra.

1 Reyes, 18:41 Entonces Elías dijo a Acab: Sube, come y bebe; porque una lluvia grande se oye. 18:42 Acab subió a comer y a beber. Y Elías subió a la cumbre del Carmelo, y postrándose en tierra, puso su rostro entre las rodillas. 18:43 Y dijo a su criado: Sube ahora, y mira hacia el mar. Y él subió, y miró, y dijo: No hay nada. Y él le volvió a decir: Vuelve siete veces. 18:44 A la séptima vez dijo: Yo veo una pequeña nube como la palma de la mano de un hombre, que sube del mar. Y él dijo: Ve, y di a Acab: Unce tu carro y desciende, para que la lluvia no te ataje.18:45 Y aconteció, estando en esto, que los cielos se oscurecieron con nubes y viento, y hubo una gran lluvia. Y subiendo Acab, vino a Jezreel. 18:46 Y la mano de Jehová estuvo sobre Elías, el cual ciñó sus lomos, y corrió delante de Acab hasta llegar a Jezreel.

En la epoca en la que Elias ejercio su ministrio, los cielos se cerraron y luego fueron abiertos (aunque fue pronunciada por Elias) solo por la Palabra de Dios.

[+] la Palabra de Dios tiene poder para juzgar;

Juan, 12:47 Al que oye mis palabras, y no las guarda, yo no le juzgo; porque no he venido a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo. 12:48 El que me rechaza, y no recibe mis palabras, tiene quien le juzgue; la palabra que he hablado, ella le juzgará en el día postrero.

[+] Dios Padre es la fuente de la Palabra de Dios;

Juan, 12:49 Porque yo no he hablado por mi propia cuenta; el Padre que me envió, él me dio mandamiento de lo que he de decir, y de lo que he de hablar.

[+] la Palabra de Dios es, en esencia, profetica;

Isaias,46:9 Acordaos de las cosas pasadas desde los tiempos antiguos; porque yo soy Dios, y no hay otro Dios, y nada hay semejante a mí, 46:10 que anuncio lo por venir desde el principio, y desde la antigüedad lo que aún no era hecho; que digo: Mi consejo permanecerá, y haré todo lo que quiero; 46:11 que llamo desde el oriente al ave, y de tierra lejana al varón de mi consejo. Yo hablé, y lo haré venir; lo he pensado, y también lo haré.

[+] la Plabra de Dios siempre se cumple;

Isiaias, 55:10 Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come, 55:11 así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié.

Lo intrinseco y lo extrinseco

Todas las caracteristicas que hemos visto de la Palabra de Dios son “intrinsecas”, es decir, estan en su propia naturaleza y tienen que ver con quien la pronuncio y que no es otro que Dios mismo. La Palabra de Dios no necesita nada, fuera de ella misma, para cumplirse. El cumplimiento seguro de la Palabra de Dios es una caracteristica “intrinseca” (y no “extrinseca”) de ella.

Tomemos el ejemplo de un metal como el hierro para que se entienda.

Mientras la “dureza” del hierro es una caracteristica “intrinseca”, el “oxido” (de hierro) es una caracteristica “extrinseca”. Mientras la “dureza” esta en la naturaleza del hierro, por su condicion de metal duro, el “oxido” (de hierro), en cambio, solo aparece cuando el hierro es sometido a un entorno de humedad. Mientras la “dureza” es una caracteristica inherente al hierro, el “oxido” es una caracteristica adquirida por el hierro, solo cuando este es sometido a un determinado entorno.

De tal forma, una caracteristica es “intrinseca” cuando esta indisolublemente ligada a la naturaleza del objeto en cuestion y es “extrinseca” cuando esa carcateristica es adquirida por el objeto al interactuar con el entorno.

El mismo analisis puede hacerse con cualquier otro objeto. Por ejemplo, el agua. El estado liquido es la caracteristica natural (intrinseca) del agua. Pero puede adquirir un estado solido o gaseoso (caracteristicas extrinsecas), si se la somete a un entorno de teperatura bajo cero o al calor excesivo, respectivamente.

Mientras que lo “intriseco” es lo “inherente o lo que esta en la propia naturaleza del objeto”, lo “extrinseco” es lo adquirido por el objeto cuando el mismo es sometido a un determinado entorno. Una cosa es una caracteristica inherente (intrinseca) y otra cosa es una caracteristica adquirida (extrinseca).

La Palabra de Dios esta indisolublemente ligada a su emisor. Dios no depende de nada, ni de nadie sino solo de si mismo. Igual es con su Palabra. No existe ningún factor externo que pueda hacer que la Palabra de Dios se cumpla o no se cumpla.

El carácter de la profecia

Existen dos formas (una mas generalizada que la otra) de ver las profecias.

Actualmente, la idea que la mayoria de los cristianos tienen de la profecia esta mas asociada a una palabra (dirigida a una congregacion o a una persona en particular) que Dios revela a un profeta, que no esta escrita en la Biblia y que, por lo general, esta referida al futuro. Esta es la idea mas generalizada que se tiene acerca de lo que es una profecia en la actualidad.

Según esta concepcion, toda profecia es Palabra de Dios, aunque no toda la Palabra de Dios es profetica.

Pero hay otra idea (a la que adherimos) y que consiste en lo siguiente. Aunque por lo general asociamos la profecía con el futuro, profetizar, en esencia, implica hablar Palabra de Dios y la misma puede estar referida al pasado, al presente o al futuro. Profetizar no siempre implica visualizar el futuro, aunque los profetas de la Biblia (AT y NT) vieron el futuro y lo escribieron. Profetizar, ante todo, significa hablar palabra de Dios. Cuando se predica un mensaje basado en la Escritura y bajo la dirección del Espíritu Santo, se está profetizando, porque no se está hablando la propia palabra humana, sino la palabra de Dios. Profetizar significa, ante todo, proclamar la Palabra de Dios.

Según esta concepcion, toda Palabra de Dios es profetica y toda profecia es Palabra de Dios, con lo cual toda profecia goza de las mismas caracteristicas de la Palabra de Dios, vistas mas arriba.

Dicho sea de paso, el que profetiza (el que predica o proclama la Palabra de Dios), lo hace para (1) edificar, (2) exhortar y (3) consolar:

1 Corintios, 14:3 Pero el que profetiza habla a los hombres para edificación, exhortación y consolación. 

Donde edificar significa “enseñar”, exhortar significa “marcar un error y animar a corregirlo” y consolar significa “aliviar (no quitar) la pena de alguien”.

Tratamiento de las profecias en la iglesia del NT

[+] La profecia actual debe ser juzgada a la luz de la Palabra de Dios Escrita (la Biblia):

1 Corintios,14:29 Asimismo, los profetas hablen dos o tres, y los demás juzguen.

Debe mantenerse con claridad la distincion entre la profecia como don espiritual (1 Corintios, 12:10) y la profecia como parte de las Sagradas Escrituras, aun cuando, en ambos casos, la profecia se haya recibido por el Espiritu Santo. Los escritores de la Biblia recibieron sus mensajes por inspiracion directa del Espiritu Santo y lo comunicaron sin error alguno. Asi se produjo un mensaje infalible.

Para el apostol Pedro la palabra escrita (la Escritura) contiene la palabra profetica mas segura:

2 Pedro, 1:19 Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones; 1:20 entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, 1:21 porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.

En cambio, es un error asignar a la profecia como don espiritual del NT (1 Corintios, 12:10) la misma autoridad o infalibilidad que a la profecia contenida en las Escrituras. Aunque venga tambien por el impulso del Espiritu Santo, jamas debe considerarse infalible esta clase de profecia (el don espiritual de 1 Corintios, 12:10), ya que el mensaje que contiene esta siempre sujeto a la confusion y al error humanos. Por eso jamas deben ponerse al mismo nivel la profecia actual con las Escrituras.

[+] Si una iglesia no ha establecido metodos apropiados y ordenados para juzgar las profecias, ha hecho caso omiso de las enseñanzas biblicas al respecto:

1 Corintios, 14:40 pero hágase todo decentemente y con orden.

[+] Para Pablo, la profecia no es un impulso irresistible del Espiritu Santo, ya que solo podia habla un profeta a la vez:

1 Corintios, 14:30 Y si algo le fuere revelado a otro que estuviere sentado, calle el primero. 14:31 Porque podéis profetizar todos uno por uno, para que todos aprendan, y todos sean exhortados.

Esto contrasta notablemente con algunos predicadores de hoy que, según podemos observar, mientras estan predicando, hacen gestos ampulosos y ademanes para demostrar que estan recibiendo, “on line” y de manera irresistible, la palabra profetica.

[+] Actitud de la iglesia frente a las profecias:

[1] Cuando la profecia se refiere al cumplimiento de un hecho que esta en el futuro:

[a] Si una profecia contradice las Escrituras, aunque se cumpla, no es de Dios:

Deuteronomio, 13:1 Cuando se levantare en medio de ti profeta, o soñador de sueños, y te anunciare señal o prodigios, 13:2 y si se cumpliere la señal o prodigio que él te anunció, diciendo: Vamos en pos de dioses ajenos, que no conociste, y sirvámosles; 13:3 no darás oído a las palabras de tal profeta, ni al tal soñador de sueños; porque Jehová vuestro Dios os está probando, para saber si amáis a Jehová vuestro Dios con todo vuestro corazón, y con toda vuestra alma.

[b] Si una profecia  no contradice las Escrituras, los creyentes deben esperar inevitablemente el paso del tiempo para esperar su cumplimiento y confirmar que efectivamente esa profecia provino de Dios;

[2] Cuando la profecia es una exhortacion, la iglesia debe:

[a] ver que la profecia no contradiga las Escrituras; y
[b] auto examinarse y ver sino debe corregir alguna actitud;

Por que las profecias a veces no se cumplen

No resulta dificil evaluar si un predicador (apostol, profeta, evangelista, pastor o maestro) esta predicando un mensaje que contradice las Escrituras. Alguien en la congregacion, tarde o temprano, se dara cuenta.

Tampoco resulta dificil evaluar sin un musico (levita), por mas que sea una verdadero adorador, toca bien un instrumento o afina al cantar. Lo mismo ocurre con un ujier o un portero que tratan mal a los miembros de la congregacion.

Se trata, en todos los casos, de situaciones que podemos percibir con nuestros sentidos. Como dijo Abraham Lincoln: “se puede engañar a todos algun tiempo o a algunos todo el tiempo, pero no se puede engañar a todos todo el tiempo”.

Resulta un poco mas complejo, sin embargo, evaluar a un profeta.

Uno de los argumentos mas populares a la hora de explicar porque una profecia (que no contradice la Escrituras) no se ha cumplido, es afirmar que la misma no fue “creida” o “arrebatada” por su destinatario. Pero ya vimos que la palabra de Dios (incluidas las profecias) no depende de nada fuera de ella misma para su cumplimiento. El cumplimiento es una caracteristica “intrinseca” de la Palabra de Dios (por el solo hecho de que Dios la dijo). Lo mismo resulta aplicable cuando se habla de “sellar” (con dinero) la palabra recibida para “asegurar su cumplimiento”.

Otro de los argumentos, no menos popular que el anterior, a la hora de explicar porque una profecia (que no contradice la Escrituras) no se ha cumplido, es afirmar que el pecado o la desobediencia de su destinatario han impedido su cumplimiento.

Es cierto que el pecado puede retardar el recibir una bendicion prometida por Dios o el cumplimiento de una profecia, mientras ese pecado permanezca incofesado (1 Juan, 1:9). Pero si la persona es verdaderamente salva (cristiana), tarde o temprano el Espiritu Santo que mora en ella (1 Corintios, 3:16, 6:19, Efesios, 1:13-14, 2 Corintios, 1:22), mediante la conviccion de pecado (Juan, 16:8), la guiara hacia el arrepentiemiento e inevitablemente hacia la confesion (1 Juan, 1:9), todo lo cual es una obra del Espiritu Santo. Tarde o temprano, la barrera que impide el cumplimiento de la profecia sera levantada, con lo cual la profecia vera su cumplimiento y podra ser juzgada como verdadera.

Tampoco es verdad que la desobediencia impida el cumplimiento de una profecia. Al igual que el pecado, la puede retardar pero no impedir. Los ejemplos biblicos son varios y bastante conocidos.

El mas emblematico, quizas, sea el del profeta Jonas. Todos, mas o menos, conocemos la historia relatada en el libro que lleva su nombre. Dios comisiono a Jonas para que profetice contra la ciudad de Ninive (Jonas, 1:1-2). Pero Jonas desobedecio a Dios y huyo en la direccion contraria, rumbo a Tarsis (Jonas, 1:3). Por un lado, Ninive era la capital de Asiria y los asirios eran enemigos historicos de Israel. Por el otro, Jonas sabia de la misericordia de Dios y tambien sabia que si los ninivitas se arrepentian gozarian del perdon de Dios. Esto es lo que llevo a Jonas a huir (de Dios) rumbo a Tarsis.

Pero Dios, para entorpecer el plan de Jonas, envio una gran tempestad que “parecio que partriria la nave” en la que se encontraba (Jonas, 1:4). Es asi que los marineros y el patron de la nave echaron suertes y la suerte señalo a Jonas como causante de la tempestad (Jonas, 1:7). Presionado por los tripulantes del barco Jonas tuvo que declarar que huia de la presencia de Dios (Jonas, 1:10), por lo que el mismo sugirio que la solucion era que lo arrojasen al mar (Jonas, 1:12). Y asi lo hicieron: echaron a Jonas al mar y “el mar se aquieto de su furor” (Jonas, 1:15). Pero Dios tenia preparado un gran pez que trago a Jonas, en el cual estuvo tres dias y tres noches (Jonas, 1:17).

Luego de la oracion de Jonas, (Jonas, 2), en el comienzo del capitulo 3 podemos leer:

Jonas, 3:1 Vino palabra de Jehová por segunda vez a Jonás, diciendo: 3:2 Levántate y ve a Nínive, aquella gran ciudad, y proclama en ella el mensaje que yo te diré.

Esto significa que, aun despues de haber desobedecido y de haber sido librado de las consecuencias de la desobediencia, la palabra profetica todavia seguia sobre Jonas. La desobediencia puede hacer el camino mas largo (Jonas tuvo que desandar lo que habia avanzado hacia Tarsis) y, por ende, retardar pero jamas impedir el cumpliento de la profecia que fue solata sobre nosotros.

Los otros casos emblematicos son los de Abraham y Jacob:

[+] Abraham quería tener un hijo y esto estaba en la voluntad de Dios (Génesis, 15:3-4). Abraham recibió la promesa de un hijo a los 75 años y la misma se cumplió (en Isaac) cuando tenía 100 años (Génesis, 21:5). Pero en el medio aparecieron las dudas y Abraham (de 86 años) tuvo un hijo con Agar, la esclava de su esposa Sara (que era estéril), al que llamo Ismael (Génesis, 16:15-16).

Consecuencia no deseada: Ismael fue el padre de la raza árabe (los ismaelitas), que han sido y todavía son los enemigos acérrimos de Israel (Génesis, 16:12).

[+] Jacob, siendo menor que Esaú, quería la bendición de la primogenitura y esto estaba en la voluntad de Dios (Génesis, 25:23-26). Pero Jacob obtuvo su primogenitura de manera ilegítima cuando, incitado por su madre Rebeca, robo a Esaú la bendición de la primogenitura, engañando a su padre Isaac (ciego, viejo y enfermo), haciéndose pasar por Esaú (Génesis, 27:1-40).

Consecuencia no deseada: Jacob debió huir de Esaú para que este no lo matara (Génesis, 27:41) y debió vivir en el exilio (Génesis, 28:1-5), donde fue engañado por su suegro Laban (Génesis, 29:25) y jamás volvió a ver a su madre Rebeca.

Podemos ver aquí dos ejemplos concretos donde los protagonistas (Abraham y Jacob) deseaban cosas que, en principio, estaban también en la voluntad de Dios (Dios también las quería para ellos), pero las quisieron tener en un tiempo y, por lo tanto, en una forma, que no eran los establecidos por Dios. De algun modo desobedecieron y esto provoco consecuencias no deseadas, haciendo sus caminos mas largos y penosos. Pero esto no impidio el cumplimiento de la profecia que habia sobre cada uno.

Palabras finales

Existen dos formas de evaluar la profecia:

[1] que no contradiga las Escrituras; y
[2] que se cumpla en el tiempo;

Cuando se cumplen estas dos condiciones, estamos en presencia de palabra profetica de Dios.

En cualquier otro caso, significa que Dios no estuvo en el asunto:

[1] cuando la palabra profetica contradice las Escrituras; o
[2] cuando, estando basada en las Escrituras, la palabra profetica soltada no se cumple jamas;

En este caso, estamos en presencia de palabra de hombre (aunque no contradiga las Escrituras).

Debemos, sin embargo, ser flexibles a la hora de juzgar a un profeta. A menos que resulte evidente lo contrario, debemos siempre:

[+] suponer que el profeta profetiza con las mejores intenciones; y

[+] saber que la profecia en la iglesia del NT (incluida la iglesia actual) no es infalible como la del AT;


Marcelo D. D’Amico

Maestro de la Palabra – MINISTERIO REY DE GLORIA

lunes, 9 de diciembre de 2019

RECUERDOS MENTIROSOS


Puedes bajar este post como archivo de Word pinchando Aqui

La batalla contra nosotros mismos

De las mil batallas que vayamos a enfrentar, la más difícil es cuando tengamos que enfrentarnos a nosotros mismos. Conocer nuestras limitaciones, nuestras miserias, nuestros pros y nuestras contras. No hay territorio más crítico que nuestra propia mente. Liberar nuestra mente, para poder pensar como Dios quiere, es probablemente la batalla más difícil que tengamos que librar como cristianos.

La manera en que uno piensa, es como se va a comportar:

Proverbios, 23:7 Porque cuál es su pensamiento en su corazón, tal es él.

Nuestra mente determina nuestra vida, como nos paramos ante la vida, como reaccionamos. Ahí es cuando nos cae la moneda de que, para encontrar la libertad absoluta, debemos pelear durante gran parte de nuestra vida para liberar nuestra mente. Toda batalla que libramos en el mundo exterior, primero debemos librarla en nuestro mundo interior.

La cautividad de la mente

Nuestro Señor, citando a Isaías, dijo:

Lucas, 4:18   El Espíritu del Señor está sobre mí, Por cuanto me ha ungido para dar buenas nuevas a los pobres; Me ha enviado a sanar a los quebrantados de corazón; A pregonar libertad a los cautivos, Y vista a los ciegos; A poner en libertad a los oprimidos; 

Liberar la mente de alguien es más complejo que hacer que, alguien que está en una silla de ruedas, empiece a caminar. Los milagros como el de la silla de ruedas o el que tira las muletas, el de la muela emplomada con oro, suelen ser más llamativos. Hay, incluso, un tiempo de testimonio: “¿qué hizo Dios con su vida?”, “bueno, yo tenía cáncer y el Señor me sano”. Este es el poder de Dios también. O “yo no podía caminar”, bueno, “haga lo que no podía hacer: venga para acá, vaya para allá, salte”. Son milagros que podemos ver de manera gráfica.

Pero en cuanto a la libertad de la cautividad mental, cuando una mente se libera, es muy difícil escuchar “yo vine a este servicio con la mente cerrada y Dios me la abrió”. Y este es uno de los desafíos más difíciles que puede enfrentar un pastor, un líder. Orar por un enfermo y que Dios haga la obra, hemos visto cientos de milagros. Pero la mente, cuando esta cautiva, a pesar de que es una promesa de Dios el dar libertad a los cautivos (Lucas, 4:18), es una tarea que demanda oración, que demanda fe, porque una mente cerrada no nos deja ver el futuro en fe. En cambio, si la mente es libre, las posibilidades que tenemos en el futuro son infinitas.

Una mente libre permite ver oportunidades que permanecen cerradas para quienes tienen un pensamiento limitado. Quien tiene el pensamiento limitado, no ve nada. Pero, el que tiene la mente libre, dice “yo le creo cualquier cosa a Dios”.

2 Corintios, 3:17 Porque el Señor es el Espíritu; y donde está el Espíritu del Señor, allí hay libertad.

Solo una mente libre, donde no hay cautividad, le puede creer a Dios como un niño. Para tener una fe de niño, debemos tener una mente libre de toda cautividad. Si uno no conoce bien su propia mente, puede caer en el error de ser un prisionero de su pensamiento limitado, transformándose en preso y carcelero a la vez. Encerrar la mente en una celda de modo que no pueda ensancharse, que no se abre a lo nuevo que Dios quiere hacer. Abrir la mente no es una cosa humanista o secular.

La Biblia relata que iban unos caballeros a una aldea llamada Emaús, luego de la resurrección de Jesucristo. Cristo había muerto en la cruz, había estado tres días en la tumba, resucita y estos dos no saben que Jesús resucitado se les une en el camino y lo que pasa es muy llamativo:

Lucas, 24:13 Y he aquí, dos de ellos iban el mismo día a una aldea llamada Emaús, que estaba a sesenta estadios  de Jerusalén. 24:14 E iban hablando entre sí de todas aquellas cosas que habían acontecido. 24:15 Sucedió que mientras hablaban y discutían entre sí, Jesús mismo se acercó, y caminaba con ellos. 24:16 Más los ojos de ellos estaban velados, para que no le conociesen. 

O sea, era Cristo resucitado que se les unió en el camino y no le conocieron. Entonces comenzaron a hablar con Jesús, desde Moisés, siguiendo por todos los profetas y esto nos da la pauta de que estos hombres no eran neófitos (desconocedores de las Escrituras) y entonces el Señor se les puso a explicar todas las Escrituras que hablaban de Él. Lo que había dicho Moisés, lo que había dicho Abraham, lo que había dicho Isaías, entonces les fueron abiertos los ojos y le reconocieron y Jesús desapareció de su vista:

Lucas, 24:31 Entonces les fueron abiertos los ojos, y le reconocieron; más él se desapareció de su vista. 24:32 Y se decían el uno al otro: ¿No ardía nuestro corazón en nosotros, mientras nos hablaba en el camino, y cuando nos abría las Escrituras?

Estos hombres no dijeron “cuando Jesús nos leía las Escrituras” sino que utilizan la palabra “abría” (es el mismo verbo que se utiliza para decir que les fueron “abiertos” los ojos). O sea que hay dos cosas que se están abriendo ahora: los ojos y las Escrituras. Primero se les abrieron los ojos y vieron que era Jesús y después se les abrieron las Escrituras y vieron que era el Mesías. Es como cuando tú lees un versículo decenas de veces pero, de pronto, en un momento de crisis en tu vida, ese versículo cobra un sentido como nunca antes. Se te “abren” las Escrituras.

Lucas, 24:45 Entonces les abrió el entendimiento [la mente], para que comprendiesen las Escrituras; 

A estos hombres les fueron abiertos:

[1] los ojos (Lucas, 24:31);
[2] las Escrituras (Lucas, 24:32); y
[3] la mente (Lucas, 24:45);

Primero abrimos los ojos cuando aceptamos a Cristo en el corazón (estábamos perdidos en el pecado y Cristo nos salvó), luego se nos abren las Escrituras (vamos al seminario, estudiamos la Palabra) y luego hay una tercera apertura, que es la mente, para comprender las Escrituras.

O sea: podemos ser cristianos y ser cautivos de la mente.

Lo que no usamos se atrofia

Cualquier parte de nuestro cuerpo que no usamos, se empieza a atrofiar. Lo que no usas, se atrofia. Incluso los que hacen actividad física, si tienen un entrenador personal., les dirá “vamos a cambiar las rutinas”, porque si siempre haces las mismas rutinas, levantas siempre el mismo peso, si siempre caminas las mismas distancias, los músculos se terminan amoldando al estrés al que sometes tu cuerpo y tus músculos dejan de crecer.

El cuerpo se adapta a todo. Y, dentro de esa adaptación, está la atrofia. Y el cerebro es un órgano que, cuando no se usa, también se atrofia. La conexión entre las neuronas deja de regenerarse. En el cerebro siguen creciendo las conexiones neuronales. Esto se llama “neurogénesis”. Hay un cableado, que se sigue abasteciendo a sí mismo. El cerebro es el único órgano que se sigue ensanchando. La “neurogénesis” continua en la vida del cerebro adulto. Pero el cerebro se sigue ensanchando si y solo si lo sometemos al estrés de aprender. De otro modo, el cerebro “queda ahí”, con lo que aprendió.

Los niños pueden aprender hasta siete idiomas, porque la “neurogénesis” recién comienza. Y está científicamente comprobado que, en la vida adulta, podemos seguir aprendiendo más todavía, si sometemos al cerebro al estrés de seguir aprendiendo.

Es imposible recordar todo

La mayor parte de nuestra vida ha sido olvidada. No hay un cerebro que pueda almacenar toda nuestra vida. Diariamente (se cree que por las noches) el cerebro inicia una limpieza. El cerebro tiene que auto limpiarse y esto es parte de la creación de Dios para dar lugar al futuro, para dar lugar al mañana, sino, con treinta años vividos, tenemos ocupado el 100% del cerebro y no podemos vivir más. Entonces, el cerebro lo que hace es limpiar los recuerdos y la mayoría de las experiencias, los momentos, los detalles, desaparecen, ocultos, tras algunos pequeños momentos seleccionados al que denominamos “nuestro pasado”.

Nadie recuerda toda su infancia, nadie recuerda toda su juventud. Solo recordamos fragmentos que estuvieron conectados a lo que sentimos o a como nos hicieron sentir. Pero no recordamos todos los días del colegio, todos los nombres de quienes fueron nuestras maestras o nuestros compañeros. Hay personas que, cuando teníamos diez años, eran muy importantes para nosotros y hoy no recordamos ni la cara, ni el nombre. Y esto sucede sin que nos demos cuenta. Olvidamos recordar y la mente se va liberando. Por cada momento que recordamos, hay otros mil que olvidamos.

De hecho, nuestro cerebro borra momentos que han sido escabrosos y traumáticos. Hay personas que arrastran una tristeza y no saben bien por qué. Luego, haciendo sanidad interior o en algún momento en un culto, se acuerdan que fueron abusadas. Pero ¿cómo podrían olvidar una cosa así?. Hay gente que lo tiene como un recuerdo traumático y, literalmente, su cerebro lo quito de la parte consiente y lo puso en el inconsciente.

El cerebro los libero de esa carga y lo oculto en el subconsciente. Pero claro, su vida se definió a partir de ese abuso, aunque la persona no lo recuerde. Pero Dios lo saca a la luz, no para hacer sufrir a la persona sino para extraerlo, para sanarla y, a partir de aquí, todas las cosas son hechas nuevas. Pero el cerebro es tan sabio y tan noble que, a veces, borra momentos tristes que, si nos acordáramos, no podríamos vivir en el presente ni, mucho menos, proyectar hacia el futuro.

Somos como pensamos

Pero hay algunos recuerdos que si quedan para toda nuestra vida y es el laberinto por el cual tienen que viajar nuestras experiencias futuras. Las experiencias del futuro viajan por el laberinto de los recuerdos que sí, valga la redundancia, nos acordamos, de los momentos del pasado que si los tenemos presente. Los recuerdos, sea que estén el consciente o en el subconsciente, crean barreras por las cuales filtramos nuestras experiencias.

Los primeros seis años de vida de un ser humano, marcan la vida adulta que va a tener, la forma de pararse ante la vida, la forma de reaccionar, el carácter. Después la vida nos va enseñando mucho y el entorno nos va cambiando, pero la esencia es formada en los primeros seis años. Y estos recuerdos filtran nuestra manera de ser.

Si nos criamos en un hogar donde todo era grito, donde todo era negatividad, de grandes buscamos pastores e iglesias que se identifican con esas experiencias.

Hay gente a la que le gusta que le “peguen” (regañen, reprendan) desde el pulpito. Y donde se topan con alguien que les predica sobre la gracia divina, inmediatamente dicen “eso no es de Dios”. Es su filtro mental: si no es como ellos creen que debe ser, entonces no es de Dios. Si no se van de la iglesia con culpa, entonces Dios no ha hablado.

Otros cristianos, más lúcidos, son libres. Tienen convicción de pecado, se arrepienten, confiesan y rápidamente restauran la comunión con Dios y se van felices de la iglesia, porque le han entregado sus cargas al Señor. Ellos se sacan la culpa a los cinco minutos, a los pies de la cruz.

La mayordomía de la mente

Cuando uno conoce su mente empieza a escoger sus recuerdos. Lo que recuerdas es el modo en que moldeas tu mente y después tu vida. Los recuerdos son el diseño de tu mente. Hay gente que para poder honrar a sus padres tiene necesariamente que seleccionar sus recuerdos. No pueden recordar todo sino que tienen que seleccionar sus recuerdos y eso provoca honra.

Porque si recordáramos absolutamente todo, por ahí no nos darían ganas de honrarlos. O, lo que es peor, si seleccionáramos las partes más feas, no solo no los honramos sino que empezaríamos a odiarlos.

Por eso hay que seleccionar los buenos recuerdos. Esto es la mayordomía de la mente, es decir, ejercer dominio sobre los recuerdos. Hay cosas buenas que nos han pasado. Pero a veces la mente nos engaña y se va para las partes más feas. Y si recordamos solo las partes más feas editadas, así es como vamos a ver el presente y esperar el futuro. Entonces uno tiene que administrar sus recuerdos porque “tal es su pensamiento, tal es el” dice la Palabra (Proverbios, 23:7).

Todos convivimos con un vago

El cerebro es un musculo perezoso. Por eso somos tan enseñables y, una vez que aprendemos algo, no lo queremos desaprender, por pereza. El cerebro es tan vago que, cuando aprende algo, no hay modo de sacárselo. Desaprender es lo más difícil que podemos vivir como seres humanos. Es la peor batalla.

Por eso lo que llevo a la cruz al Señor fue cuando dijo: “oísteis que fue dicho a los antiguos y aprendisteis por Moisés tal cosa, más yo os digo” (Mateo, 5:21-42). Aun cuando Jesús venía a simplificar la ley, no lo aceptaban porque tenían que desaprender la ley. Si te dan 613 normas de tránsito (el número no es caprichoso ya que esa es la cantidad de preceptos que componen la ley de Moisés, incluidos los 10 mandamientos) y sube un nuevo presidente que dice “solo hay 3 normas de tránsito” ¿por qué te enojarías con él?.

Cuando le preguntaron a Jesús cual era el principal mandamiento (Mateo, 22:34-36), Jesús podría haber dicho “no, cumplan las 613 normas de la ley de Moisés”. Sin embargo, el Señor dijo:

Mateo, 22:37 Jesús le dijo: Amarás al Señor tu Dios con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. 22:38 Este es el primero y grande mandamiento. 22:39 Y el segundo es semejante: Amarás a tu prójimo como a ti mismo. 22:40 De estos dos mandamientos depende toda la ley y los profetas.

Pero ellos dicen no, porque eso no es lo que aprendimos. Es lo mismo cuando muchos afirman “yo defiendo la senda antigua”. Defender la “senda antigua” no es otra cosa que defender una vieja manera de hacer las cosas. Protegemos el fuerte del asedio de la modernidad y decidimos que no vamos a aprender nada nuevo.

Pero la Biblia habla de la relación de Dios con lo nuevo:

Lamentaciones, 3:22 Por la misericordia de Jehová no hemos sido consumidos, porque nunca decayeron sus misericordias. 3:23 Nuevas son cada mañana; grande es tu fidelidad.

Isaías, 43:19 He aquí que yo hago cosa nueva; pronto saldrá a luz; ¿no la conoceréis? Otra vez abriré camino en el desierto, y ríos en la soledad.

1 Corintios, 2:9 Antes bien, como está escrito: Cosas que ojo no vio, ni oído oyó, Ni han subido en corazón de hombre, Son las que Dios ha preparado para los que le aman.

Dios ama lo nuevo. Él no ha dejado de crear en el sexto día. El sigue siendo creativo. Pero nuestro cerebro es tan vago que, una vez que aprendemos algo, no queremos dejar de creerlo. La misma estructura que nos hace enseñables, también no hace inenseñables.

Si viene el vino nuevo y el odre es viejo, el odre se rompe y el vino se pierde:

Marcos, 2:22 Y nadie echa vino nuevo en odres viejos; de otra manera, el vino nuevo rompe los odres, y el vino se derrama, y los odres se pierden; pero el vino nuevo en odres nuevos se ha de echar.

La nueva revelación rompe la vieja estructura mental. La Biblia es un libro de novedades. Pero lo nuevo amenaza la tradición. Los cambios siempre asustan: “eso es nuevo, nunca lo vimos”. Pero no está haciendo nada malo, dicen algunos. Sí, pero seguramente a Dios no le gusta, contestan otros.

Si alguien cree que ya sabe todo, entonces no le queda nada por aprender. La Biblia llama a estar personas “necios o sabios en su propia opinión”:

Proverbios, 26:12 ¿Has visto hombre sabio en su propia opinión?  Más esperanza hay del necio que de él.

Por lo general, las personas más inteligentes y preparadas son más conscientes de lo mucho que no saben. Los grandes genios, fueron genios principalmente por su curiosidad insaciable por lo desconocido, por lo que no estaba hecho. No se quedaron con que ya se inventó el fuego y la rueda. Cuando alguien exclama “mira todo lo que tengo que aprender todavía” está a un paso de la genialidad.

En cambio, cuando alguien cree que lo sabe todo y se pone en crítico, no puede recibir más de nadie (ni siquiera de Dios). Si no tienes cuidado de ti mismo, puede que estés atrapado en el interior de una mente cerrada. La arrogancia hace rígido el cerebro. La humildad, en cambio, te permite tener una mente que permanece abierta.

Cuando hay un alma enseñable, la mente se va ensanchando. Y rara vez una mente que se ensancha, vuelve a su tamaño original. Cuando Dios ensancha las estacas de tu mente, nunca más vuelves a convertirte en una persona pequeña:

Isaías, 54:2 Ensancha el sitio de tu tienda, y las cortinas de tus habitaciones sean extendidas; no seas escasa; alarga tus cuerdas, y refuerza tus estacas. 54:3 Porque te extenderás a la mano derecha y a la mano izquierda; y tu descendencia heredará naciones, y habitará las ciudades asoladas.

El elefante, la soguita y el palito

Es notable la razón por la cual los elefantes, en lo circos, permanecen atados. En realidad, no hay cadenas para mantener atado a un elefante. Por eso se estila, cuando son chiquititos, atarles la patita a un palo con una soguita. El elefantito intenta liberarse durante dos o tres días y ve que no puede moverse. Su mente le dice: estas atrapado. Luego, el elefante gana peso, gana volumen y tamaño, y no solo podría liberarse de la cuerda que lo mantiene atado sino llevarse el circo entero a la rastra. Pero sus recuerdos le mienten. Sus recuerdos le dicen: ya probaste hace ya muchos años y no pudiste. Sus recuerdos le dicen que su pasado es su presente y también su futuro. Sus recuerdos le dicen que lo que experimento lo va a volver a experimentar.

Siempre tuviste mal carácter ¿por qué crees que vas a cambiar?. Hace muchos años que fumas o que bebes ¿por qué crees que vas a poder dejar de hacerlo?. Siempre fuiste pobre y nunca podrás dejar de serlo. La pobreza es un estado real, pero siempre proviene de un estado espiritual. La pobreza empieza en la mente. Hay gente que gana U$S 1.000 por mes y no le alcanza para nada. Dios lo bendice con un sueldo de U$S 2.000 y los gastos se le van a U$S 3.000. Dios lo bendice con U$S 5.000 y gasta U$S 6.000. Le vienen U$S 10.000 y gasta U$S 11.500. Porque su mente está preparada para saber que él trabaja para pagar cuentas y no para ganar y disfrutar. La mente se preparó para no tener.

Salir de Egipto, salimos la mayoría. Ahora, sacarse Egipto de adentro, pocos. Te puede costar años o toda la vida. La esclavitud es un estado mental, es una cautividad.

Dios es movimiento

El Señor, cuando quiere hablar con sus hombres, con sus profetas, le dice “sal de tu tierra y tu parentela”, “sal de la tienda”, “sube a la montaña”, “vete a la otra ciudad”, es decir, los mueve. Dios sabía que moverlos geográficamente, ponerlos en otra topografía, les iba a dar una nueva perspectiva. Aunque podría haberle hablado en su tienda, Moisés tenía que subir la montaña para encontrarse con Dios. Porque el caminar, el salir, el moverse, el probar cosas nuevas, provoca que el cerebro se ensanche.

La necesidad de tener una “cosmovisión”

Según el Laboratorio de Neuroimagen de la Universidad del Sur de California, el ser humano tiene un promedio de 48.6 pensamientos por minuto (casi 49 pensamientos por minuto). Esto da un total de 70.000 pensamientos diarios.

La Biblia dice que hay que llevar cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo:

2 Corintios, 10:5 derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo,

Pero ¿cómo llevamos cautivos a la obediencia a Cristo 70.000 pensamientos por día?. Son demasiados pensamientos para llevar cautivos. La mejor forma es tener una “cosmovisión”.

¿Qué es una “cosmovisión”?. El termino fue acuñado en el año 1.850 por un ingeniero alemán, quien dijo: la cosmovisión es la forma en la que ves el universo y el mundo y, a partir de ahí, la forma en que vives tu vida. La cosmovisión es el filtro del pensamiento. Tu mentalidad diseña tu mundo exterior. En suma: es la manera en que ves la vida.

Todos vemos la vida de un modo diferente, conforme a como fuimos criados, conforme a lo que abrimos la mente o la cerramos. Ante una determinado situación, hay algunos que ven una oportunidad y otros, en cambio, un desastre. Algunos ven una ola para surfear y otros una ola para ahogarse. Y es la misma ola. La forma en la que vemos la vida es la cosmovisión, el filtro por donde pasan esos 70.000 pensamientos diarios.

Los 70.000 pensamientos cautivos van pasando por ese filtro que es la mente y ese filtro mental eyecta algunos pensamientos y otros los distorsiona para que fluyan conforme a ese filtro.

Esta actitud mental se vio claramente en los fariseos que disputaron con Jesús. Los fariseos pasaban por alto los milagros de Jesús y solo les importaba si los hacía en el día de reposo:

Lucas, 6:7 Y le acechaban los escribas y los fariseos, para ver si en el día de reposo lo sanaría, a fin de hallar de qué acusarle.

Jesús echaba fuera demonios, pero los fariseos lo acusaban de que lo hacía en nombre del mismísimo satanás:

Mateo, 12:24 Mas los fariseos, al oírlo, decían: Este no echa fuera los demonios sino por Beelzebú, príncipe de los demonios. 

Lo fariseos acomodaban lo que veían a su filtro mental. Estaba tan cautiva la mente de los fariseos que no pudieron ver en Jesús al Mesías prometido a Israel.

Una mente renovada

Pablo escribe:

Romanos, 12:2 No os conforméis a este siglo, sino transformaos por medio de la renovación de vuestro entendimiento, para que comprobéis cuál sea la buena voluntad de Dios, agradable y perfecta.

Pablo no está diciendo no se junten con el mundo, no hablen con los mundanos, no se saquen selfies con gente que tiene un tatuaje. No dice eso. Cuando Pablo habla de amoldarnos al mundo está hablando del patrón, porque el patrón de pensamiento que se forma en el interior de alguien que no tiene a Dios es muy diferente al de alguien que si tiene a Dios. Recién cuando nuestra mente es renovada es cuando podemos saber cuál es la voluntad de Dios, agradable y perfecta para nosotros.

Para renovar la mente, a veces uno tiene que ver el pasado con ojos nuevos. Es como crear “nuevos recuerdos”. Es ver tu pasado con ojos nuevos.

Alejandro Dolina (reconocido escritor, músico e intelectual argentino) cuenta que escucho decir un día a Antonio Carrizo (gran locutor e intelectual argentino), en ocasión de estar despidiendo al año 1989 y recibiendo al año 1990, lo siguiente:

“Les deseo a ustedes un feliz 1989. En vez de estirar mi deseo hacia el futuro, lo retrocedo hacia el pasado. Se me dirá que el pasado no puede modificarse. Quién sabe si, iluminándolo desde el futuro de otra manera, no resignificamos ese pasado. Así que yo les deseo que, en el recuerdo, tengan un muy feliz 1989, que es el año que acaba de pasar”.

De esto es de lo que estamos hablando. Hay que mirar el pasado con ojos nuevos. Hay recuerdos que se van agigantando por ver el pasado con ojos viejos.

La voluntad de Dios

Muchos piensan que la voluntad de Dios es una especie de cuerda floja por la que caminamos o nos caemos. Muchos no se casan esperando que Dios prepare una persona ideal para ellos. Otros no se deciden a estudiar, esperando que Dios les revele la carrera que deben seguir. Y esta visión limitada de la voluntad de Dios nos hace hablar de la voluntad perfecta y de la voluntad permisiva.

De acuerdo a esta limitada perspectiva del futuro, si en la vida te va bien entonces estas en la perfecta voluntad de Dios. Te empieza a ir mal, entonces estás en la voluntad permisiva. O sea: si te caes de esa cuerda floja, estás viviendo una visión misericordiosa de un plan B divino. Si te casaste con alguien y te fue mal, es porque no era la persona que Dios había preparado para ti.

Pero la verdad es que un Dios infinito, nos tiene preparados un infinito universo de futuros. Hay un montón de futuros que nosotros elegimos conforme al filtro de nuestra mente.

Cuando Pablo dijo comprueben cual sea la voluntad de Dios, agradable y perfecta, no hablaba de una línea, un sendero o un camino prestablecido.

Dios le dijo a Josué:

Josué, 1:3 Yo os he entregado, como lo había dicho a Moisés, todo lugar que pisare la planta de vuestro pie.

Dios le pudo haber dicho a Josué: yo te voy a decir dónde poner el pie, porque yo solo te voy a bendecir en mi perfecta voluntad. No, le dijo yo te entregare “todo lugar que pise la planta de vuestro pie”. La iniciativa (la decisión de donde pisar) era de Josué.

Esto es favor de Dios a donde vayas y también en lo que emprendas:

Eclesiastés, 9:10 Todo lo que te viniere a la mano para hacer, hazlo según tus fuerzas; porque en el Seol, adonde vas, no hay obra, ni trabajo, ni ciencia, ni sabiduría.

1 Samuel, 10:7 Y cuando te hayan sucedido estas señales, haz lo que te viniere a la mano, porque Dios está contigo.

Entras a cualquier lado y cambia la atmosfera, porque tienes el favor de Dios, para los negocios, para la pareja, para emprender.

Hasta donde veas, te daré. El día que dejes de ver, dejaras de crecer.

2 Reyes, 13:14 Estaba Eliseo enfermo de la enfermedad de que murió. Y descendió a él Joás rey de Israel, y llorando delante de él, dijo: ¡Padre mío, padre mío, carro de Israel y su gente de a caballo! 13:15 Y le dijo Eliseo: Toma un arco y unas saetas. Tomó él entonces un arco y unas saetas. 13:16 Luego dijo Eliseo al rey de Israel: Pon tu mano sobre el arco. Y puso él su mano sobre el arco. Entonces puso Eliseo sus manos sobre las manos del rey, 13:17 y dijo: Abre la ventana que da al oriente. Y cuando él la abrió, dijo Eliseo: Tira. Y tirando él, dijo Eliseo: Saeta de salvación de Jehová, y saeta de salvación contra Siria; porque herirás a los sirios en Afec hasta consumirlos. 13:18 Y le volvió a decir: Toma las saetas. Y luego que el rey de Israel las hubo tomado, le dijo: Golpea la tierra. Y él la golpeó tres veces, y se detuvo. 13:19 Entonces el varón de Dios, enojado contra él, le dijo: Al dar cinco o seis golpes, hubieras derrotado a Siria hasta no quedar ninguno; pero ahora sólo tres veces derrotarás a Siria.

El futuro no es lineal, es dinámico. El futuro no es determinado sino creado. Por eso es fundamental que conozcamos nuestra mente, porque mediante la transformación (renovación) de nuestra mente es que podemos ver el futuro que Dios tiene para nosotros. Nuestra mentalidad es el filtro por el cual vamos a ver el futuro.

Todos los árboles, menos uno

El futuro respeta el mismo diseño original del Huerto del Edén, donde había solo un árbol cuyo fruto no se podía comer (el árbol de la ciencia del bien y del mal). Del resto de los árboles, Adán y Eva podían comer de los que hubiesen querido. Esta es la creatividad de un Dios infinito. No había solo dos árboles. Solemos vivir nuestra vida como si hubiera solo dos árboles (uno del bien y otro del mal). Pero Dios nos dice: yo no creo las cosas así. Como fue en el Huerto del Edén es ahora.

Hay infinidad de futuros para nosotros: estudia, prepárate, capacítate, trabaja. Hasta donde te de la mente vas a tener. Solo un árbol no toques: el pecado.

Pero para muchos solo hay un árbol bueno (la voluntad perfecta de Dios) y todos los demás árboles son malos. La TV es mala, el teatro es malo, vestirse es malo, jugar al futbol es malo, contar un chiste es malo, mirar una película es malo, la música es mala, el entretenimiento es malo. Muchos están en medio del huerto con todos arboles malos y podridos. Para donde miran hay pecado. Se dio vuelta el huerto, para algunos. Hay solo un árbol de vida y todos los demás son árboles de muerte.

Pero la Biblia dice otra cosa:

Génesis, 2:15 Tomó, pues, Jehová Dios al hombre, y lo puso en el huerto de Edén, para que lo labrara y lo guardase. 2:16 Y mandó Jehová Dios al hombre, diciendo: De todo árbol del huerto podrás comer; 2:17 más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás.

En el huerto había solo un árbol de muerte y todos los demás eran arboles de vida. Entonces el futuro, son muchos futuros (hasta donde te atrevas a ver).

Palabras finales

Pablo, cuando la situación lo requería, era ciudadano romano, apóstol de Cristo o discípulo de Gamaliel y esto le permitía ser un topo. Pablo utilizo su ciudadanía romana para apelar a Cesar (algo que solo un romano podía hacer) cuando fue injustamente acusado por los judíos de Jerusalén de cosas que estos no podían probar (Hechos, 25:6-12).

Cuando adoramos con ignorancia, con el cerebro pequeño, la adoración esta vacía. Y Dios no solo quiere que le adoremos sino que sepamos por que le estamos adorando. Dios es Espíritu y quienes le adoran deben hacerlo en espíritu y en verdad.

Juan, 4:24 Dios es Espíritu; y los que le adoran, en espíritu y en verdad es necesario que adoren.

A menudo solemos pensar que lo intelectual y lo espiritual son conceptos opuestos, mutuamente excluyentes. Si uno es espiritual no puede ser intelectual y viceversa. Sin embargo, cuando uno adora con la mente ensanchada, esa adoración nace del descubrimiento y no del deslumbramiento.

Como en el amor: te puedes deslumbrar unos días, unos meses, pero si no hay amor, el deslumbramiento se va a la primera discusión. Pero si descubres a la persona y te vas enamorando cada día mas, el deslumbramiento es un tema menor.

Hay gente que viene a la iglesia y deja de venir ante el primer traspié: me enfrié, me vino la crisis, Dios no me prospero, puse el diezmo y Dios no me multiplico y no va descubriendo a Dios. Entonces no hay razones para que pueda adorar.

Y hasta Dios se aburre de los canticos viejos:

Salmos, 40:3 Puso luego en mi boca cántico nuevo, alabanza a nuestro Dios.

Porque si le dices a alguien que los amas siempre de la misma manera, te va a dejar de creer. Porque la declaración de amor nace entonces del recuerdo, de la rutina y del desgano y no de la imaginación y de la creatividad. Por eso hay que ensanchar la mente, para que seamos adoradores genuinos.

Necesitamos abrir la mente, porque si no vamos a perder las universidades, la comunicación, la política.

Lo anterior está basado en el siguiente video de Dante Gebel:




QUE DIOS LOS BENDIGA A TODOS!!!

Marcelo D. D’Amico
Maestro de la Palabra – Ministerio REY DE GLORIA