miércoles, 2 de noviembre de 2016

APÓSTOL ROBERTO SAAVEDRA - PRÉDICA "HEME AQUI...., ENVIA A AARÓN"

Les dejo el video de una excelente predica del Apostol Roberto Saavedra.

Que lo disfrutes:






QUE DIOS LOS BENDIGA A TODOS!!!

APÓSTOL ROBERTO SAAVEDRA - PRÉDICA "EL QUE TIENE AL HIJO LO TIENE TODO"

Te presento esta prédica del Apóstol Roberto Saavedra donde expone la verdad acerca de que el que tiene al Hijo lo tiene verdaderamente todo.

Que la disfrutes:



QUE DIOS LOS BENDIGA A TODOS!!!

viernes, 21 de octubre de 2016

EL ÉXITO Y EL FRACASO



Puedes bajar este post como archivo de Word pinchando Aqui

Voy a permitirme narrar una historia real que, en una de sus predicas, relató Dante Gebel:

Hubo un hombre que, siendo médico, un día conoció a Dios. A partir de aquí, comenzó a congregarse y a leer la Biblia con especial entusiasmo. Tenía un ministerio claramente evangelístico. Este hombre, con el tiempo, se destacó y fue conocido en la Asamblea que nucleaba a su congregación.

Cuando surgió la posibilidad de enviar a un misionero para evangelizar a una tribu en la isla de Papúa Nueva Guinea, ubicada al norte de Australia, formando parte del continente de Oceanía, inmediatamente la Asamblea pensó en este médico. Cuando la Asamblea se lo propuso, el médico acepto de inmediato. Hacía tiempo ya que había dejado de ejercer la medicina en forma intensiva y esta era la oportunidad que estaba esperando para dedicarse de lleno a su llamado.

Es así que este médico viaja en avión hacia el continente y, desde allí, toma un avión menor (una especie de aeroplano) que lo deposita en la isla. Allí lo reciben el jefe del destacamento policial de la isla, junto con el líder espiritual de la tribu.

Cuando le preguntan a qué se debe su visita, el médico responde que había sido enviado por la Asamblea que nuclea a su congregación para evangelizar la isla.

El líder espiritual de la tribu le contesta que no había problema si quería quedarse en la isla, pero le aclara que no le sería permitido evangelizar porque en la isla ya había una religión establecida, con sus dioses y rituales. Es más, el anciano le aclara que profesar una religión distinta a la de la isla estaba penado con la muerte por decapitación. Por su parte, el jefe del destacamento policial de la isla le dijo al médico que él no podía garantizarle la seguridad si transgredía esta norma.

El jefe de policía y el anciano le preguntaron al médico si tenía algo más que agregar, a lo que el médico responde que sí, declarando ser precisamente médico. El médico pensó: siempre hace falta un médico en un lugar así, por lo que, si declaro mi profesión, tal vez me gane la confianza del anciano y de la tribu y, con el tiempo, me permitan predicar. Al jefe de policía y al anciano les pareció estupendo e incluso le prometieron montarle una clínica, para atender a los lugareños de la tribu.

El médico se comunicó con la Asamblea para ponerlos al tanto de la situación. Desde la Asamblea le recomendaron que haga lo que el mismo había pensado: que se quedara, que ejerciera su profesión de médico y que, tarde o temprano, una vez ganada la confianza de los lugareños, seguramente se le abrirían las puertas para predicar el evangelio.

Como le fue prometido, al médico le montaron una clínica e incluso recibió inicialmente instrumental y periódicamente medicinas desde el continente. Así comenzó el médico a ocuparse de la salud de los lugareños de la tribu de la isla: hacia nacer a los niños, atendía a los ancianos, curaba a los enfermos. Al llegar la noche, cada día, cenaba y se quedaba leyendo la Biblia hasta altas horas, pensando que, con el tiempo, le permitirían predicar el evangelio. Pero la prohibición jamás se levantó.

Así pasaron los años, mientras el médico atendía con denuedo la salud de los lugareños. Desde su llegada, había descendido drásticamente la muerte infantil y había mejorado la salud de toda la tribu, aumentando considerablemente el promedio de vida del lugar. La tribu lo amaba y era profundamente respetado por el anciano de la tribu y por el jefe de policía. Pero el médico sufría y cada noche le preguntaba a Dios por qué lo había enviado a un lugar donde no podía predicar el evangelio. Para el médico, su vida no tenía sentido alguno. Por si esto fuera poco, la Asamblea que lo había enviado se había olvidado de él y su gestión en la isla fue vista como un fracaso.

Un buen día, el médico murió de muerte natural y fue enterrado con honores y con gran llanto por los lugareños de la tribu. Enterados de su muerte, la Asamblea decidió enviar otro misionero.

Al igual que el médico en su momento, el nuevo misionero viaja en avión hacia el continente y, desde allí, toma un avión menor (una especie de aeroplano) que lo deposita en la isla. Allí lo reciben el (mismo, pero más viejo) jefe del destacamento policial de la isla, junto con el (mismo, pero más viejo) líder espiritual de la tribu.

Cuando le preguntan a qué se debe su visita, el nuevo misionero responde que había sido enviado por la Asamblea que nuclea a su congregación para evangelizar la isla, cosa que no había podido hacer el médico.

El líder espiritual de la tribu le contesta que no había problema si quería quedarse en la isla y que tampoco habría problemas si quería evangelizar. Es más, tanto el anciano como el jefe de policía le prometieron al nuevo misionero edificarle una iglesia. El nuevo misionero, sorprendido, le preguntó al anciano por qué a él se le permitiría predicar el evangelio siendo que el médico no se le había permitido, a lo que el anciano respondió: el médico al que usted hace referencia, vino hace muchos años a esta isla y decidió vivir entre nosotros. El hizo nacer a nuestros niños, atendió a nuestros ancianos y curo a nuestros enfermos con denuedo. Si ese hombre hizo lo que hizo por nosotros, entonces su Dios tiene que ser más grande y mejor que él. Y esta es la razón por la cual a usted le será permitido predicar el evangelio: por que ahora somos nosotros los que queremos conocer al Dios de aquel hombre.

Cuando fue construida la iglesia, el nuevo misionero organizo una campaña evangelística en la cual se entregó a Cristo casi toda la tribu.

Cuando llegaron estas noticias a la Asamblea, rápidamente la gestión del nuevo misionero fue vista como un éxito, al tiempo que se confirmó el fracaso del médico. Pero fue el médico, con su testimonio de vida, el que abrió las puertas al evangelio en la isla.

¿Cuántos de nosotros seremos realmente capaces de predicar a Dios sin abrir la boca?.

Así como el valor no es ausencia de miedo, el éxito no es ausencia del fracaso. A veces, cuando Dios nos asigna a un lugar, vamos a sentir que, ante los ojos de los demás, estamos fracasando.

El escritor de la Epístola a los Hebreos, en el capítulo 11, dice: “me faltaría tiempo para hablar de Gedeón, Barak, Sansón, Jefté, David, Samuel, los profetas, los cuales, por la fe, conquistaron reinos, hicieron justicia, alcanzaron lo prometido, cerraron bocas de leones, apagaron la furia de las llamas, escaparon del filo de la espada, sacaron fuerza de la flaqueza, se mostraron valientes en la guerra y pusieron en fuga a los ejércitos extranjeros”. Y nosotros decimos: esto es el éxito!!!. Queremos estar ahí!!!. Pero el autor de la Epístola a los Hebreos sigue escribiendo: “otros sufrieron burlas, azotes, incluso cadenas, cárceles y muerte…”.

Esta todo en el mismo episodio de los “héroes de la fe” (Hebreos, 11). La pregunta que podríamos hacernos es ¿solo la primera mitad fue exitosa?. ¿Quiénes fueron los exitosos?. ¿Los que apagaron llamas, los que conquistaron reinos, cerraron bocas de leones?. ¿Y la otra mitad?. ¿Los que murieron en cárceles, los que los mataron a golpes, los que fueron serruchados en dos?. ¿Tuvieron éxito estos últimos o no?. Están todos en el mismo capítulo 11 de Hebreos, que habla de los “héroes de la fe”.

Vivimos en una cultura en la que se idolatra el éxito y se sataniza el fracaso. El éxito es “ganar la copa”, sino fracasamos (aunque hayamos llegado a la final). Éxito es colgar el diploma en la pared (no solo estudiar y abandonar a poco de terminar la carrera). Está bien. El éxito, entendido humanamente, es tener logros y el fracaso es no llegar a cumplir esos logros. Pero, en el reino de Dios, el resultado no suele ser la cuestión. Si nos va bien o nos va mal, en términos humanos, a veces, a la vista de Dios, es indistinto. El éxito, en el reino divino, no es ganar o perder sino OBEDECER….

Un detalle casi infantil, pero cuando se nos escapa este detalle infantil es cuando nos frustramos porque decimos: Dios me envió a hacer tal cosa, yo pensé que iba a estar 10 años pero estuve 3 meses y Dios me saco de ahí ¿qué hice mal?. Nada. Obedeciste…..

Uno va a las Escrituras y entiende que, cuando uno tiene que obedecer a Dios, hay cosas que, aparentemente, pueden salir bien o, aparentemente, pueden salir mal. Sin embargo, uno esta obedeciendo y eso se llama MAYORDOMIA. Se trata de sacarle el máximo provecho al tiempo, al don que Dios te dio y al talento que El te ha dado exactamente donde El te coloco.

Y he aquí lo que es la definición de éxito en la Biblia: ES CUANDO ESTAS DONDE DIOS TE PUSO, ERES FIEL Y TE MANTIENES ALLÍ AUNQUE NO VEAS RESULTADOS.

Por eso, la gran pregunta es ¿Dios te mando o no te mando a hacer lo que estás haciendo?. Porque si éxito son las multitudes, todas las iglesias grandes necesariamente son bendecidas por Dios y las pequeñas no sirven. Puede haber un pastor, en una iglesia pequeña, al cual Dios no llamo. Pero también puede haber un pastor, al frente de una iglesia multitudinaria, al cual Dios tampoco llamo. Por eso “multitud” no es sinónimo de llamado de Dios ni “escases de gente” es sinónimo de falta de bendición. Tener mucho dinero en el banco no significa que Dios te haya bendecido. ¿Qué es estar en la voluntad de Dios?. ¿Un automóvil nuevo?....

Hay una frase que dice: lo peor que te puede suceder es tener éxito en los que Dios no te llamo…..

Si tienes éxito en lo incorrecto, has fracasado. Pero si fallas haciendo lo correcto (si te equivocas haciendo lo que Dios te mando), entonces has tenido éxito. Aunque digas: pero yo no vi ningún fruto. ¿Y quién te dijo que Dios te manda por el fruto?. ¿Y si los frutos no se ven hasta después de tu muerte?.

No entender estos principios te puede causar frustración.

Todo lo anterior está basado en la siguiente excelente predica de Dante Gebel (les dejo el video):




QUE DIOS BENDIGA A TODOS!!!!


Marcelo D. D'Amico
Maestro de la Palabra - Ministerio REY DE GLORIA

martes, 4 de octubre de 2016

DIEZMOS Y OFRENDAS. LA VIGENCIA DE LA LEY DE MOISES



Te presento un video de aproximadamente unos 40 minutos, donde predico acerca de los diezmos y la ofrendas en la iglesia cristiana y de la vigencia actual de la Ley de Moisés no solo respecto de este tema sino en general.

Puedes bajar el mismo contenido del video en un archivo de Powerpoint pinchando Aqui o en un archivo de Word pinchando Aqui







QUE DIOS LOS BENDIGA A TODOS!!!

martes, 13 de septiembre de 2016

CIENCIA VS. RELIGIÓN II


Puedes bajar este post como archivo de Word pinchando Aqui

Por el autor del blog.

Según Wikipedia:

William Daniel Phillips (Wilkes-Barre, Pennsylvania, 5 de noviembre de 1948) es un físico estadounidense. Su tesis doctoral trataba sobre el momento magnético del protón en el agua. Después trabajo con el condensado de Bose-Einstein.

En 1997 ganó el Premio Nobel de Física (junto con Claude Cohen-Tannoudji y Steven Chu) por sus contribuciones al campo de la refrigeración mediante láser, una técnica para mover átomos en estado gaseoso para estudiarlos mejor, desarrollada en el NIST.

Phillips es también profesor de física en la universidad de Maryland.

William Phillips es cristiano protestante, miembro de una iglesia metodista. Fue uno de los fundadores de la Sociedad Internacional para la Ciencia y la Religión, que busca facilitar el diálogo entre ciencia y fe. Es también miembro de la Academia Pontificia de las Ciencias.

Hasta acá Wikipedia.

Este científico (y tantos, tantos otros) es un claro ejemplo de que la ciencia no está en conflicto con el cristianismo (no digo “la religión”, porque, por un lado, el cristianismo no es una “religión” y, por el otro, el resto de las “otras religiones” – el Islam, el Budismo, el Catolicismo Romano, etc. – no son verdaderas).

¿Quién tendrá la razón?. ¿Stephen Hawking, que afirmo que las leyes de la física confirman que “Dios no fue necesario en la creación del universo” o este científico cristiano - William Daniel Phillips – que acabamos de presentar?. Aunque Hawking, a la fecha de este post, aun no haya recibido el premio nobel de física – mas allá de su ateísmo, cualquiera podría estar de acuerdo en que, a esta altura, lo merece – este científico que estamos presentando si es premio nobel: lo gano en 1997 (junto Claude Cohen-Tannoudji y Steven Chu).

Más allá de distinciones y galardones personales, Stephen Hawking y este científico cristiano - William Daniel Phillips - estudian “una misma física”.

La pregunta es ¿por qué este científico cristiano - William Daniel Phillips – no está de acuerdo con Stephen Hawking?. Carl Sagan dijo: “Dios no reside en un cielo de nubes, simplemente habita en mentes nubladas”. Por qué este científico cristiano - William Daniel Phillips – no está de acuerdo con Carl Sagan?. ¿Si es verdad lo que dijo Carl Sagan ¿está la mente de este científico cristiano - William Daniel Phillips – “nublada”?. Si la física es una sola y si la física es plenamente capaz de demostrar la inexistencia de Dios o de demostrar, como dijo Stephen Hawking, que “Dios no fue necesario en la creación del universo” ¿por qué este científico cristiano - William Daniel Phillips – no piensa lo mismo que Stephen Hawking y Carl Sagan?.

La respuesta a esta pregunta está en la Biblia misma:

1 Corintios, 2:14 Pero el hombre natural no percibe las cosas que son del Espíritu de Dios, porque para él son locura, y no las puede entender, porque se han de discernir espiritualmente. 2:15 En cambio el espiritual juzga todas las cosas; pero él no es juzgado de nadie.

2 Corintios, 4:3 Pero si nuestro evangelio está aún encubierto, entre los que se pierden está encubierto; 4:4 en los cuales el dios de este siglo cegó el entendimiento de los incrédulos, para que no les resplandezca la luz del evangelio de la gloria de Cristo, el cual es la imagen de Dios.

Romanos, 1:20 Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa. 1:21 Pues habiendo conocido a Dios, no le glorificaron como a Dios, ni le dieron gracias, sino que se envanecieron en sus razonamientos, y su necio corazón fue entenebrecido. 1:22 Profesando ser sabios, se hicieron necios,



QUE DIOS LOS BENDIGA A TODOS!!!!

jueves, 25 de agosto de 2016

PARÁBOLA DEL SEMBRADOR




Te presento un video de mi autoria, de aproximadamente unos 40 minutos, donde predico acerca de la "parábola del sembrador" que nos dejara nuestro Señor Jesucristo en el capitulo 13 del libro de Mateo.

Puedes bajar el mismo contenido del video en archivo de Word pinchando Aqui o en archivo de Powerpoint (diapositivas) pinchando Aqui







QUE DIOS LOS BENDIGA A TODOS!!!

sábado, 30 de julio de 2016

LA PREDESTINACIÓN Y LA SEGURIDAD ETERNA



Te presento un video (en dos partes de aproximadamente 90 minutos cada una) de mi autoría acerca de las doctrinas de la predestinación y de la seguridad eterna, en función de la cuales, quienes son realmente salvos, no pueden perder su salvación.

Puedes bajar el mismo contenido del video en un archivo de Powerpoint pinchando Aqui o en un archivo de Word pinchando Aqui

Predestinación y Seguridad Eterna Parte 1:




Predestinación y Seguridad Eterna Parte 2:



QUE DIOS LOS BENDIGA A TODOS!!!

lunes, 27 de junio de 2016

TIEMPO CRONOS Y TIEMPO KAIROS



Puedes bajar este post como archivo de Word pinchando Aqui


En el griego bíblico los términos más usados para tiempo son: Cronos y Kairos. Veamos el significado de éstas palabras:

Cronos: lapso de tiempo, duración de tiempo. Raíz de la palabra cronometro y sus derivados.

Hablamos del tiempo terrenal, que se puede medir. Dios estableció con la creación el sol, la luna y las estrellas para medir los tiempos terrenales (Génesis, 1:14-18), y por eso las unidades de medida de nuestro tiempo: milenio, siglo, año, mes, día, horas, etc. Es el tiempo del hombre.

Kairos: medida correcta, ocasión, período definido, tiempo oportuno, tiempo favorable, momento señalado y preciso.

Cronos marca cantidad, Kairos calidad, Romanos, 5:6. Kairos es el tiempo oportuno y diseñado desde el cielo, dónde Dios interviene en la vida de los hombres de una manera sobrenatural y poderosa. Tiempo diseñado en el cielo, que se manifiesta en la tierra, para bendición de los hombres. Aquí debemos velar y estar preparados para los cambios de Dios, como cuando el maná dejo de caer.

En el tiempo cronos de los hombres, podemos concluir a veces, que Dios se está tardando con cierta respuesta o milagro, pero Dios sabe qué, cuándo y cómo lo hace. Por ejemplo, María, la hermana de Lázaro, dijo a Jesús: “Señor, si hubieras estado aquí, mi hermano no habría muerto” y luego Marta la otra hermana le dijo: “Señor, hiede ya, porque lleva cuatro días”, pero Jesús dijo: “No te he dicho que si crees veras la gloria de Dios?. Entonces los milagros o intervenciones divinas no ocurren cuando queremos o esperamos, sino en el kairos, es decir en el tiempo de Dios.

Reflexión final: Dios tiene todo en sus manos. Él no se tarda, y tampoco llega antes, él sabe cómo y cuándo hacer las cosas. Nosotros debemos seguirle y amarle con todo nuestro corazón, confiando en su bondad y poder.




QUE DIOS LOS BENDIGA A TODOS!!!

sábado, 25 de junio de 2016

COMO INTERPRETAR LA BIBLIA



Puedes bajar este post como archivo de Word pinchando Aqui



Cómo interpretar la Biblia

Sunday, June 19th, 2016

Domingo, 19 de junio de 2016

Un estudio bíblico por Jack Kelley

La Biblia no es un documento complejo que necesita años de estudios académicos para poder empezar a entenderla. Yo siempre he creído que la Biblia está supuesta a ser entendida por cualquier creyente que puede leerla y que tiene un serio interés en saber lo que dice. Y lo digo porque creo que la Biblia es mejor verla dependiendo del poder del Espíritu Santo en vez de nuestro propio intelecto. Santiago 1:5 dice que cualquiera de nosotros que no tiene sabiduría solamente necesita pedírsela a Dios y Él se la dará abundantemente y sin reproche.

A la inversa, la persona que no tiene el Espíritu no puede aceptar las cosas que vienen del Espíritu de Dios sin importar su destreza mental (1 Corintios 2:14). Por eso es que escuchamos de tantas personas que han intentado leer la Biblia como incrédulos y se han dado cuenta que no la pueden entender, pero tan pronto cuando nacieron de nuevo, empezó a tener sentido para ellas. No es que se hicieran más inteligentes de un momento a otro, simplemente obtuvieron la visión sobrenatural del Espíritu Santo quien es el que nos enseña todas las cosas (Juan 14:26).

Durante los aproximadamente 25 años que he estado estudiando la Biblia he podido obtener un puñado de principios los cuales también me han facilitado entender mejor lo que dice. Estos principios me han mantenido honesto para saber que es el Espíritu Santo el que me enseña, y no solamente mi infectado intelecto que llega a sus propias conclusiones. De vez en cuando se me pregunta sobre estos principios, los cuales he contestado en varias respuestas, pero ahora los presento aquí.

La regla de oro de la interpretación
“Cuando el sentido llano de las escrituras tiene sentido común, no le busque otro sentido; solamente tome cada palabra en su sentido primario, ordinario, usual y literal a menos que los hechos del contexto inmediato, estudiados a la luz de otros pasajes relacionados y las verdades axiomáticas y fundamentales, claramente indiquen lo contario”. Dr. D. L. Cooper.

Esta declaración ha llegado a conocerse como la Regla de Oro de la Interpretación. Si ustedes ignoran todas las demás y solamente siguen esta regla, podrán evitar casi todos los errores que las personas cometen al leer la Biblia. Y la próxima es similar, es como una versión expandida de la primera.

Literal, histórica, gramatical, contextual
Estas palabras pueden ser consideradas como las más importantes en la hermenéutica bíblica, que es la ciencia de la interpretación apropiada de la Biblia.

Literal significa que cada palabra tiene el mismo significado básico y exacto que tendría en un uso normal, ordinario y acostumbrado, ya sea que se emplee por escrito, hablada o pensada. A menos que se indique claramente lo contrario, debemos asumir que la Biblia expresa exactamente lo que dice. Los ejemplos de pasajes que no están supuestos a tomarse de manera literal son las parábolas, los sueños y las visiones. Estos se identifican como tales, alertándonos al hecho de que deben de ser entendidos de manera simbólica.

Histórica significa que cada pasaje se coloca en su propio ambiente histórico rodeado de los pensamientos, actitudes y sentimientos prevalecientes al momento en que se escribió. En los tiempos bíblicos el punto de vista judío del Mesías era de un líder carismático como el Rey David. En otras palabras, era un hombre, no Dios en forma humana. El saber esto nos ayuda a entender cómo es que fracasaron en reconocerlo, y porqué lo acusaron de blasfemia cuando Él afirmó ser Dios.

Gramatical significa que a las palabras se les ha dado un significado consistente con el conocimiento común en el lenguaje original al momento de escribirlas. La interpretación gramatical también incluye que se sigan ciertas reglas gramaticales reconocidas y en su forma más avanzada, aplicar los rasgos de los idiomas hebreo y griego en el entendimiento del pasaje.

Un buen ejemplo para mostrar la importancia de seguir las reglas gramaticales lo encontramos en Daniel 9:27 en donde el sujeto de la primera frase en el versículo es un pronombre personal. “Y por otra semana [él] confirmará el pacto con [los] muchos”. La regla gramatical con respecto a los pronombres personales es que hacen referencia al nombre personal precedente más cercano. En este caso es “el príncipe que ha de venir” del versículo 26 lo que nos indica que la persona que va a confirmar el pacto con Israel va a ser el anticristo, no el Señor como algunos comentaristas lo han expresado.

La interpretación contextual abarca el tomar siempre en consideración el contexto que rodea un versículo o pasaje cuando se trata de determinar su significado. El Espíritu Santo generalmente ha hecho que los escritores de la Biblia coloquen indicadores en el texto que rodea un pasaje con el fin de guiarnos en su interpretación. En 1 Corintios 9:24-27 Pablo compara nuestra vida con la de un atleta, que se ha entrenado y compite para obtener una corona. La mención de coronas nos dice que el pasaje no es sobre nuestra salvación, la cual es un regalo gratuito, sino que son los galardones que los creyentes pueden ganar después de que son salvos. (En este caso se trata de la corona de la victoria, otorgada a aquellos creyentes que han podido sobreponerse a los deseos de la carne al haberse despojado de los deseos egoístas, los malos hábitos y actitudes, etc.).

Cuando usted se detiene y lo piensa, el leer la Biblia de esta manera realmente tiene un sentido perfecto. Si usted recibe una carta de una amistad usted no necesita ser recordado de estos principios. Usted asume de manera natural que su amistad está utilizando palabras que significan lo mismo para ustedes dos. Usted las entenderá dentro de los parámetros de su experiencia compartida, usted asumirá que las reglas gramaticales que ambos de ustedes fueron enseñados a aplicar, se utilizan, y así usted interpretará lo que esté escrito dentro del contexto de la amistad de ambos. Usted esperaría que su amistad le alerte si algunas de esas suposiciones no se fueran a aplicar, y le explicaría el motivo.

La única diferencia con la Biblia es que fue escrita durante un largo período de tiempo, durante el cual el significado de algunas palabras cambió y, en términos generales, la sociedad es diferente ahora de lo que era cuando la Biblia se escribió. Esto hace que los libros de historia bíblica y una buena concordancia sean un valioso agregado a su biblioteca.

La consistencia de la exposición
Este es un término sofisticado para recordarnos que el simbolismo en las Escrituras tiende a ser consistente. Por ejemplo, a través de la Biblia la levadura se utiliza simbólicamente para referirse al pecado. Por lo tanto, no existe ninguna justificación para afirmar que en la Parábola de la Levadura (Mateo 13:33), y solamente allí, la levadura es el Evangelio. La Consistencia de la Exposición únicamente se aplica a aquellas palabras que son simbólicas, por consiguiente debemos tener cuidado. La afirmación de Pedro en 2 Pedro 3:9 de que con el Señor un día es como 1.000 años y 1.000 años como un día no justifica sustituir 1.000 años por un día cada vez que ese término aparece. Pedro simplemente estaba explicando que el concepto que tiene el Señor del tiempo es muy distinto al nuestro.

La consistencia interna
Siendo la Biblia la Palabra de Dios, no se puede contradecir a sí misma. El Señor es justo y recto así que Él no puede decir algo en algún lugar y luego decir otra cosa en otro. Él conoce el fin desde el principio por lo que no puede cambiar Su manera de pensar o retractarse de algo que Él ha dado. Todo lo que Él dice tiene que estar de acuerdo con el resto de lo que Él dice. Por ejemplo, si la Biblia dice que Dios es el que nos ha confirmado en Cristo y nos ha ungido, y también nos ha sellado y nos ha dado las arras del Espíritu en nuestros corazones como una garantía de lo que viene (2 Corintios 1:21-22), entonces no puede decir que podemos apartarnos de nuestra salvación o que perdemos la misma en algún otro lugar.

El principio de la primera mención
Generalmente cuando un concepto importante se menciona por primera vez, tiene un significado superior en el contexto del pasaje en que aparece. La primera mención de la Iglesia se encuentra en Mateo 16:18 cuando Pedro declara que Jesús es el Mesías, el Hijo del Dios viviente. Jesús dijo que esta verdad sería el fundamento sobre el cual Él edificaría Su Iglesia. Debemos observar quien estará edificando y de quién será la Iglesia. Al estudiar este pasaje en donde aparece por primera vez un concepto puede sernos de mucha ayuda para la interpretación de otros pasajes posteriores sobre el mismo tópico.

Utilizar pasajes que son claros para interpretar otros que son más oscuros
Algunos pasajes en las escrituras son más difíciles de interpretar correctamente que otros. Cuando uno se encuentra ente un caso como este, lo mejor es localizar los versículos que se encuentran más cercanos al tópico y utilizarlos para ayudar a interpretar los más difíciles. Un clásico ejemplo es Hebreos 6:4-6 el cual, si se toma por sí solo, parece decir que podemos caer y perder nuestra salvación, y si eso sucede nunca más la podremos recuperar. Pero los versículos más claros sobre este tópico se encuentran en Efesios 1:13-14 y 2 Corintios 1:21-22, los cuales evidentemente expresan lo contrario. El pasaje en Efesios dice que somos incluidos en Cristo cuando escuchamos por primera vez el Evangelio y creímos en él. Al haber creído fuimos sellados con el Espíritu Santo como un depósito que garantiza nuestra herencia. En 2 Corintios Pablo fue más allá al decir que el mismo Dios acepta la responsabilidad por hacernos estar firmes en Cristo y por eso nos ha sellado con Su sello de posesión en nosotros, igual a como un ganadero sella, o marca, su ganado.

Al aplicar estos principios debemos concluir que el escritor de Hebreos debe de haber estado hablando de otra cosa. Cuando examinamos el contexto de los versículos posteriores, nos damos cuenta que fueron escritos a los creyentes judíos los cuales estaban siendo atraídos de vuelta hacia el sistema levítico, el cual sacrificaba un cordero para el perdón de los pecados. Para la Iglesia, la muerte del Señor cumplió plenamente lo que aquellos sacrificios solamente simbolizaban, por eso al volverse a los sacrificios anteriores era equivalente a sacrificar a Cristo una y otra vez y sujetarlo a la deshonra pública, porque por sus acciones ellos estaban diciendo que Su muerte no fue suficiente para el perdón de sus pecados.

Y si eso no fuera suficientemente malo, devolverse a los sacrificios anteriores ya no era aceptable a Dios porque la Ley era solamente una sombra de las cosas buenas que venían, y no una realidad en sí misma. Por esa razón nunca podía hacer perfectas a aquellas personas que se acercaban a adorar no importa las veces que lo hicieran (Hebreos 10:1). Pero cuando el Señor ofreció Su sacrificio lo hizo de una vez y para siempre, perfeccionando así a todas aquellas personas que Él santificó (Hebreos 10:12-14). Durante la Era de la Iglesia todo lo que tenemos que hacer cuando pecamos, es confesar nuestro pecado para recibir el perdón, y así ser traídos de vuelta al arrepentimiento y ser purificados de toda injusticia (1 Juan 1:9). Ahora, Hebreos 6:4-6 ya tiene sentido porque se conforma a la consistencia interna de la Palabra de Dios.

Existen muchas otras reglas y principios que el ser humano ha desarrollado para aplicar la Palabra de Dios, pero, en mi opinión, si simplemente aplicamos las anteriores que he enumerado, tendremos una buena oportunidad de evitar los errores y malas interpretaciones que parecen ser comunes en estos días.

La Biblia es sencillamente el libro más increíble jamás escrito. Algunas de sus partes fueron escritas por lo menos hace 4.000 años, y ya para el año 95 d.C. fueron terminados sus capítulos más recientes. Pero según Pablo fue escrita para enseñarnos a quienes han alcanzado los fines de los siglos (Romanos 15:4; 1 Corintios 10:11). Si la leemos, como lo hacemos con cualquier otro documento, y si quiere decir lo que dice, el Espíritu Santo nos revelará verdades maravillosas dentro de sus páginas. Verdades que nos darán un ancla en contra de las tormentas del engaño y de la controversia que son tan comunes en nuestros tiempos. Quizás por eso es que se escribió para nosotros. Selah. 14/11/09.




QUE DIOS LOS BENDIGA A TODOS!!!

LAS FALSAS DOCTRINAS



Puedes bajar este post como archivo de Word pinchando Aqui

Introducción

1 Timoteo, 4:1 Pero el Espíritu dice claramente que en los postreros tiempos algunos apostatarán de la fe, escuchando a espíritus engañadores y a doctrinas de demonios;

Según el versículo anterior, los demonios crean doctrinas, es decir, doctrinas contrarias a la Palabra de Dios y esto llegara a su “clímax” conforme se vaya acercando el fin de los tiempos.

¿Qué es una doctrina?. Una “doctrina” puede ser definida como el “conjunto de ideas, enseñanzas o principios básicos defendidos por un movimiento religioso, ideológico, político, etc.”. La “doctrina bíblica”, entonces, puede ser definida como el “conjunto de ideas, enseñanzas o principios emanados de Dios y transmitidos por El a la humanidad a través de reyes, profetas, su Hijo Jesucristo y los Apóstoles”.

Dios nos ha hablado, entonces, a través de los reyes y profetas del AT, a través de su Hijo y finalmente a través de los Apóstoles del NT:

Lucas, 16:16 La ley y los profetas eran hasta Juan; desde entonces el reino de Dios es anunciado, y todos se esfuerzan por entrar en él.

Hebreos, 1:1 Dios, habiendo hablado muchas veces y de muchas maneras en otro tiempo a los padres por los profetas, 1:2 en estos postreros días nos ha hablado por el Hijo, a quien constituyó heredero de todo, y por quien asimismo hizo el universo; 

2 Pedro, 1:19 Tenemos también la palabra profética más segura, a la cual hacéis bien en estar atentos como a una antorcha que alumbra en lugar oscuro, hasta que el día esclarezca y el lucero de la mañana salga en vuestros corazones; 1:20 entendiendo primero esto, que ninguna profecía de la Escritura es de interpretación privada, 1:21 porque nunca la profecía fue traída por voluntad humana, sino que los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo.

Satanás es mentiroso y padre de mentira (Juan, 8:44), es decir, es el creador de todo argumento que se levanta contra la Palabra de Dios (que es la Verdad). El diablo es el autor intelectual de todas las ideologías y corrientes de pensamiento (que conducen inevitablemente al ateísmo) y religiones falsas (que fomentan una fe que no salva). Por todas estas "ideas" los hombres se han matado entre sí, desde siempre.

Cuando Satanás no puede lograr que los hombres se distraigan con sus mentiras (ideologías y corrientes de pensamiento [que conducen al ateísmo] y religiones falsas [que fomentan una fe que no salva]) entonces tratara de infiltrar el verdadero Evangelio de Cristo, creando "doctrinas de demonios".

Ana Méndez explica este proceso de envilecimiento de la verdad del Evangelio:

"Es importante recalcar que lo falso no es lo visiblemente opuesto a la verdad, sino una copia lo más parecida a ella, pero cuya esencia es la mentira y conduce inevitablemente al error. Por ejemplo, tomemos un billete falsificado. Si el que lo fabrico hiciese una reproducción totalmente diferente al verdadero, jamás podría engañar a nadie. Si, en cambio, logra robar el papel moneda, las tintas y los moldes originales, lo único por lo que se descubriría su falsedad seria por el número de serie y por las marcas especiales sensibles a ciertos rayos, con que los marca el banco emisor de billetes. Este, precisamente, es el principio de lo falso: usar la verdad hasta donde le sea posible para atraer a aquellos que más o menos creen conocerla. Una vez teniendo su confianza, es fácil introducir subrepticiamente un concepto falso que desvirtúe y cambie la esencia del mensaje".

Como veremos a continuación, es tal el poder de la Palabra de Dios que, normalmente, no hace falta más que un versículo para refutar cada falsa doctrina elaborada por Satanás y sus demonios.

Caín es “hijo del diablo”

En mi largo peregrinar a través de la web, sobre todo al principio de mi aventura (hace ya mas de 10 años), buscando información para estudiar y comprender la Biblia, he leído las más disparatadas doctrinas. Una de ellas sostiene que la serpiente (en verdad, Satanás) no solo convenció a Eva de comer el fruto del árbol prohibido de la ciencia del bien y del mal sino que, además, tuvo relaciones sexuales con ella con lo cual Caín literalmente sería el hijo de Satanás.

Esto está claramente refutado por el siguiente versículo:

Génesis, 4:1 Conoció Adán a su mujer Eva, la cual concibió y dio a luz a Caín, y dijo: Por voluntad de Jehová he adquirido varón.

Por lo general, en la Biblia se emplea el verbo "conocer" para referirse a la relación marital y sexual.


La reencarnación

Otro ejemplo muy habitual de doctrina de demonios es la doctrina de la reencarnación. Este error ha llegado a afectar aun a algunos cristianos. Esta doctrina dice que los hombres mueren y reencarnan una y otra vez, hasta que su alma se perfecciona y no reencarna mas, al haber ido abandonando, vida tras vida, las pasiones carnales. En primer lugar, si esto fuera cierto, teniendo en cuenta que los hombres han venido reencarnando desde el principio, una y otra vez, debiéramos estar viviendo hoy en un mundo casi perfecto. Pero la realidad muestra que el mundo hoy, como nunca, está dominado por las pasiones carnales, la avaricia y la insolidaridad (entre otras tragedias). O sea, que esta doctrina se cae sola por aplicación del sentido común.

El temor a la muerte, en el mejor de los casos, o el amor al mundo y a las pasiones carnales en la mayoría de las situaciones, puede llevar a una persona (aun cristiana) a creer en esta doctrina. Pero la Biblia expone su falsedad. Creer que para llegar al cielo solo hay que reencarnar una equis cantidad de veces nos lleva a preguntarnos entonces ¿para que murió Cristo en la cruz?.

Abrazar la doctrina de la reencarnación implica:

[1] vaciar de propósito la cruz de Cristo; y

[2] amar el mundo y aborrecer el reino de Dios;

Por estas dos causas, aun creyendo el resto de la Biblia, las personas que abracen esta doctrina se irán al infierno.

Detrás de todo argumento que:

[a] aun otorgándole estatus de profeta, avatar o maestro (entre otros) ponga en duda la divinidad de Jesucristo; o

[b] insinúe que existen otras alternativas para llegar al cielo, vaciando de propósito la cruz de Cristo;

Están siempre Satanás y sus mentiras.

La Biblia expone la mentira de la doctrina de la reencarnación al decir:

Hebreos, 9:27 Y de la manera que está establecido para los hombres que mueran una sola vez, y después de esto el juicio.

Obviamente este versículo echa totalmente por tierra la (falsa) doctrina de la reencarnación, tan popular no solo en las (falsas) religiones orientales sino también en los círculos iniciáticos (la masonería) y todo lo que es la Nueva Era.

Respecto de la doctrina de la reencarnación, Ana Méndez cita el testimonio de una persona que recibió una revelación del Espíritu Santo sobre el origen de la supuesta reencarnación:

"En aquellos tiempos en que yo estaba en esos caminos, creía en la reencarnación. Cuando comencé a caminar con el Señor Jesucristo y conocí su palabra, que dice que el hombre muere una vez y después de esto el juicio, le pedí que me dijera de que manera podía yo enseñarle a la gente que creía en la reencarnación ya que esta no era la verdad. Una día, mientras yo lavaba los platos en mi casa, me hablo el Espíritu Santo y me dijo: mira, el espíritu del hombre es eterno, por lo tanto los espíritus inmundos (demonios) también lo son. Cuando el hombre muere, su espíritu vuelve a Dios que lo dio. El espíritu inmundo necesita un cuerpo físico para habitar y manifestarse y dice la palabra que cuando este sale del hombre (sea por su muerte o por liberación), vaga, buscando un lugar donde habitar (Mateo, 12:43-45). Entonces lo que sucede es que estos espíritus inmundos han conocido a distintas personas durante muchas épocas y luego vienen y le dicen a aquella en quien ahora habitan que esta tuvo vidas pasadas, señalándole nombres, lugares y situaciones. El diablo es un mentiroso y la reencarnación es una de sus grandes falsedades".

El infierno esta “vacío” o “inoperante”

Otro de los disparates doctrinales con los que me he topado es el que dice que “el infierno, ahora, esta vacio o inoperante”, es decir, “en el infierno ahora no hay nadie, ningún alma de ningún hombre, ya que (todos) los muertos están esperando el juicio ante el Gran Trono Blanco (Apocalipsis, 20:11-15) para ser juzgados”.

Esto es una “barrabasada” por varias razones:

[1] En Lucas, 16:19-31 Jesucristo cuenta la historia (real, no una parábola) de Lázaro el mendigo y el hombre rico en el “seno de Abraham”. La historia es sencilla y tiene dos personajes: un mendigo, que vivía a la intemperie, justo a la entrada de la casa de un hombre rico, que jamás le ofreció ayuda y que vivía en deleites. Mueren los dos y, mientras el mendigo va al “seno de Abraham” (un lugar en el mismo infierno - el primer paraíso - destinado a los justos muertos antes del sacrificio de nuestro Señor Jesucristo en la cruz), el rico va directo al infierno. Ambos lugares estaban cerquita, ya que el rico, estando en el infierno (atormentado en llamas) podía hablar con Abraham y, además, podía ver también a Lázaro, el mendigo.

[2] Aunque no es el tema de este post, habrá resurrección de muertos. La iglesia (los muertos en Cristo a lo largo de la era de la iglesia) resucitara en el rapto de iglesia (1 Corintios, 15:51-52, 1 Tesalonicenses, 4:15-17). Los muertos antes de Cristo (los justos del AT) resucitaran luego de la Gran Tribulación, en la Segunda Venida de Cristo (Daniel, 12:1-2). Los “santos de la Tribulación” (los mártires de - los que mueran durante - la Tribulación) resucitarán también luego de la Gran Tribulación, en la Segunda Venida de Cristo pero por aplicación de Apocalipsis, 20:4. Los únicos que resucitaran al final del reinado milenial (de 1000 años) de Cristo son los justos muertos durante ese reinado milenial y todos los impíos muertos a los largo de toda la historia (los malos resucitan todos juntos aquí). Estos dos grupos solamente enfrentaran el juicio ante el Gran Trono Blanco de Apocalipsis, 20:11-15. Apocalipsis, 20:15 dice: “Y el que no se halló inscrito en el libro de la vida fue lanzado al lago de fuego”. Los que no se hallaran inscriptos en el libro de la vida son los impíos muertos a los largo de toda la historia ya que los justos muertos durante el reinado milenial (los únicos justos que resucitan aquí y que enfrentan el juicio ante el Gran Trono Blanco) si se encontrarán inscriptos en el libro de la vida. De otra manera, Apocalipsis, 20:15 no haría esa aclaración y diría algo así como “y todos los que enfrentaron el juicio ante el Gran Trono Blanco fueron lanzados al lago de fuego”. O sea: va a haber quienes enfrenten el juicio ante el Gran Trono Blanco y si se hallaran sus nombres inscriptos en el libro de la vida.

[3] Respecto del juicio ante el Gran Trono Blanco, Apocalipsis, 20:13 dice: “Y el mar entregó los muertos que había en él; y la muerte y el Hades entregaron los muertos que había en ellos; y fueron juzgados cada uno según sus obras”. La palabra griega “Hades” es equivalente a la palabra hebrea “Seol” y ambas son utilizadas para referirse al infierno. Apocalipsis, 20:13 dice que la muerte y el Hades (el infierno) entregaron los muertos que había en ellos. ¿Para qué?. Para ser juzgados ante el Gran Trono Blanco (Apocalipsis, 20:11-15). Si el infierno (Hades) entrego muertos que había en el, era porque esos muertos estaban ahí.

Como podemos ver, tanto el relato de Jesucristo sobre el “seno de Abraham” (Lucas, 16:19-31) como el pasaje de Apocalipsis, 20:13 echan por tierra el disparate doctrinal de que “infierno esta vacio”. Es más, solo con Apocalipsis, 20:13 (sin ayuda de nada mas) alcanza para refutar esta doctrina detrás de la cual no puede estar otro que Satanás.

La doctrina luciferina

El clímax de 1 Timoteo, 4:1 lo veremos cuando, en pleno gobierno del anticristo, se propague la “doctrina luciferina”.

Jack Kelley, el reconocido ensayista bíblico, lo explica maravillosamente bien:

Hay una creencia que siempre ha circulado y es tan antigua como la humanidad, pero que en los últimos días llegará a ser una religión que engañará a casi todas las personas. Esta se llama la “doctrina luciferina” (sustentada por los masones), y el entenderla nos ayudará a explicar porqué el mundo no se vuelve a su Creador en ese momento, el cual es el peor momento en la historia humana.

La “doctrina luciferina” se llama así, por supuesto, por Lucifer, un nombre en latín que significa el “portador de luz”. Esta doctrina sostiene que Lucifer es el Ángel de Luz, el buen tipo que está tratando de iluminar a la gente del mundo para prepararla para la evolución espiritual necesaria que traerá la paz a toda la humanidad. Según esta doctrina, nuestra evolución física ha terminado y todo lo que necesitamos hacer ahora es liberarnos de las ataduras del pensamiento Judeo-Cristiano para poder completar nuestra evolución espiritual y así entrar en la tan esperada era utópica (este es el pilar de la Nueva Era).

Pero Lucifer está siendo obstaculizado por el malo de Adonaí (en hebreo Señor) Quien, junto con Sus seguidores, está trabajando para frustrar el gran plan de Lucifer, previniendo de manera efectiva nuestra evolución espiritual. Para que la humanidad pueda llegar a esta Utopía, todas las personas que insisten en aferrarse a su obsoleta fe judeo-cristiana tienen que ser eliminadas.

La Gran Tribulación está caracterizada por la “doctrina luciferina” como el último gran esfuerzo del malo de Adonaí de destruir al “portador de luz” de la humanidad y prevenir nuestra ascensión a la Utopía, al mantenernos atados a Él.

Después de la desaparición de la iglesia (por el rapto), la Verdad estará muy escasa en la Tierra y todo el mundo será engañado al creer en esta “doctrina luciferina”, tal y como Pablo advirtió que sucedería (2 Tesalonicenses 2:9-12).

2 Tesalonicenses, 2:9 inicuo cuyo advenimiento es por obra de Satanás, con gran poder y señales y prodigios mentirosos, 2:10 y con todo engaño de iniquidad para los que se pierden, por cuanto no recibieron el amor de la verdad para ser salvos. 2:11 Por esto Dios les envía un poder engañoso, para que crean la mentira, 2:12 a fin de que sean condenados todos los que no creyeron a la verdad, sino que se complacieron en la injusticia.

Así que naturalmente al creer que el Señor es el tipo malo, todas estas personas adoran a Lucifer con más intensidad, esperando que él sea quien prevalezca y ponga fin a sus sufrimientos (Hay camino que al hombre le parece derecho; pero su fin es camino de muerte… Proverbios 14:12). Por supuesto, Lucifer es también ampliamente conocido como Satanás o el diablo.

Todo lo anterior será cada vez más habitual conforme nos acerquemos a los últimos días. La segunda venida de Cristo (en sus dos fases: el rapto de la iglesia y su segunda venida propiamente dicha al final de los 7 años de la Tribulación) será precedida por una mayor dosis de satanismo, espiritismo, ocultismo, posesión de espíritus malos y engaño demoniaco, en el mundo y en la iglesia.

La única garantía de no caer en el engaño es la absoluta fidelidad a Dios y a la Biblia.


QUE DIOS LOS BENDIGA A TODOS!!!