sábado, 29 de agosto de 2015

LA ESENCIA DE LA FE CRISTIANA



Puedes bajar este post como archivo de Word pinchando Aqui


Por el autor del blog:

La Biblia define la fe del siguiente modo:

Hebreos, 11:1 Es, pues, la fe la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve.

La fe, en suma, es estar seguro (tener la convicción) de que algo existe o es como se nos informa, aunque no lo veamos y no podamos comprobarlo.

La fe sirve para salvarnos y, aunque no sea la causa (el por qué) de nuestra salvación, es el medio por el cual somos salvos. Como dice Pablo, somos salvos por gracia (la causa de la salvación y que es la voluntad de Dios de que todos los hombres sean salvos), por medio de la fe (el medio):

Efesios, 2:8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;

Como dice Pablo, la causa (el por qué) de la salvación es la gracia y el “boleto de entrada” a esa gracia (la causa de la salvación) es la fe (el medio):

Romanos, 5:1 Justificados, pues, por la fe, tenemos paz para con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo; 5:2 por quien también tenemos entrada por la fe a esta gracia en la cual estamos firmes, y nos gloriamos en la esperanza de la gloria de Dios.

¿Quién es el destinatario de la fe?. ¿Fe en quien?. En Jesucristo, claro. Ademas de Romanos, 5:1 tenemos:

Romanos, 10:9 que si confesares con tu boca que Jesús es el Señor, y creyeres en tu corazón que Dios le levantó de los muertos, serás salvo. 10:10 Porque con el corazón se cree para justicia, pero con la boca se confiesa para salvación.

Romanos, 10:13 porque todo aquel que invocare el nombre del Señor, será salvo.

Definido que es la fe, para que sirve y hacia quien debe estar dirigida (el que, el para qué y el quién), cabe preguntarse lo siguiente:

[1] ¿es la fe un acto unilateral del creyente que, cegado por el fanatismo o impulsado por la instintiva y prosaica necesidad de creer que existe algo después de la muerte, mantiene la creencia en Dios durante toda su vida, sin obtener jamás una respuesta ni ningún tipo de estimulo de parte de Dios; o

[2] por el contrario, la fe es un acto que comienza como un acto unilateral del creyente pero, a medida que avanza el tiempo y se compromete con Dios y con su obra y con el conocimiento y el estudio de su Palabra (la Biblia), ese acto unilateral se convierte (progresiva y paulatinamente) en una relación bilateral, conforme Dios se va revelando en su vida, llegando el creyente verdaderamente a entablar una relación concreta con Dios y a “escuchar” literalmente su voz?;

Los incrédulos, los ateos y los inconversos creen que ocurre lo expuesto en el apartado [1] y no solamente respecto de los cristianos sino de cualquiera que profese algún tipo de fe o religión, pero lo que, en realidad, ocurre es lo expuesto en el apartado [2].

Para graficar esto, recurramos al siguiente ejemplo:

“Supongamos que 2 escaladores están perdidos en una densa neblina en una escarpada cumbre de una cadena montañosa (Los Andes, Los Alpes, etc.). Están atrapados en el final de una estrecha cornisa y, desesperados por encontrar una solución a su problema, uno de ellos dice: yo creo, por fe, que debajo de nosotros, a medio metro de altura, se encuentra una saliente en la montaña que conduce a un camino y, sin pensarlo más, se lanza al vacio que se encuentra frente a él. El otro decide esperar hasta que, de repente, escucha el grito de otros 2 montañeses provenientes de esa región. Reconociendo que la voz que escucha es de alguien que conoce a la perfección el terreno, le pregunta: Oiga, estoy perdido ¿me escucha?!. Si!, le contestan estos 2 montañeses, nos encontramos muy cerca de usted. Y continúan diciendo: camine hacia la derecha unos 10 metros y va a llegar a una roca escarpada, donde comienza un camino que lo va a traer hasta donde estamos nosotros. El hombre, aunque no ve absolutamente nada, pone su fe en la voz que reconoció como verdadera, camina conforme a las instrucciones que recibió de los 2 montañeses y salva su vida” (comentario del famoso teólogo suizo Frank Schaeffer).

En ambos casos de esta pequeña historia se requirió de fe para tomar una decisión. Sin embargo, en el segundo caso, no se trataba de una fe ciega sino basada en la seguridad que provenía de la voz que lo dirigía. La fe del primer montañés que se arrojo al vacio suponiendo que había una saliente a medio metro de altura, es la fe del apartado [1]. La fe del segundo montañés que espera y reconoce la voz de alguien que conoce el lugar y se deja guiar por esa voz, es la fe del apartado [2].

Los ateos y los incrédulos pretenden que ocurra algo que es de ocurrencia imposible: que un Dios en el que no creen y al que no le otorgan la menor entidad, genere señales delante de ellos que los conduzcan a creer en El.

La generación perversa demanda señal, pero señal no le será dada sino la señal del profeta Jonás (Lucas, 11:29-30). Cuando Jesucristo dijo esto quiso expresar que aquellos que pretendan “ver para creer” se van a quedar con las ganas (y serán condenados) porque, en realidad, es al revés: “creer para ver”. Dios requiere, para comenzar a “mostrar” algo, un mínimo acto de fe (Hebreos, 11:6 Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay). A aquellos que pretendan ver para creer solo les será dada la señal del profeta Jonás, quien fue enviado por Dios a predicar a Nínive (la capital de Asiria) y los ninivitas creyeron a su sola predica, sin necesidad de que Jonás haga ningún tipo de milagro, prodigio ni portento. Y este es el antecedente que va a condenar a la generación perversa que demande una señal para creer.

Dios es el Creador de todo lo que existe y El es soberano para elegir la forma de relacionarse con nosotros y salvarnos. Como dice Pablo: agrado a Dios salvar al hombre por medio de la “locura de la predicación y de la fe” (1º Corintios, 1:21).

Dios tiene diferentes maneras de hablarnos:

[1] a través de su Palabra escrita (la Biblia), que es una Palabra viva;
[2] a través de algún pastor, predicador o profeta; o
[3] a través del Espíritu Santo que mora en nosotros (en nuestro espíritu), en cuyo caso Dios nos habla instalando un pensamiento o una idea en nuestra mente o directamente nos habla escuchando, nosotros, literalmente su voz;

En lo personal, Dios me ha hablado más de una vez, por todos estos medios. Por ejemplo, en una oportunidad, yo me encontraba atravesando un “desierto” (un periodo de aridez espiritual, donde nos sentimos desamparados pero, en realidad Dios está más cerca que nunca, trabajando en nosotros). Un día estaba tal mal que, llorando, le pregunte en voz alta: ¿Por qué me desamparaste?. Creo que no termine de decirlo y vino a mi mente un pensamiento-voz que me dijo: “un día mi Hijo sintió lo mismo en la cruz”. Por supuesto que yo se que Jesucristo, estando en la cruz, le pregunto esto al Padre. Pero, por la rapidez y contundencia de la respuesta supe que era de Dios, porque, ademas, fue una respuesta que me “tapo la boca” y me dejo sin argumentos (sentí vergüenza). Y nadie genera argumentos que se levanten contra sus propios argumentos ni, mucho menos, que lo avergüencen y lo dejen sin respuesta (nadie va contra sí mismo).

Luego me han soltado palabra profética profetas, predicadores y pastores, que se ha cumplido o me sirvió para corregir ciertas cosas. O sea: viene un profeta (que no conoces, ni te conoce) y te dice algo (algo por lo que estas pasando, o que estás sintiendo) que solamente lo conoces tu y Dios y te quedas petrificado. Dios te está hablando a través de ese hombre o mujer.

La palabra profética que te suelta un profeta de Dios puede tener 3 objetivos posibles (1º Corintios, 14:3):

[1] Consolación (consolarte, darte ánimo);
[2] Edificación (algo que te sirve para aprender, para edificarte); y
[3] Exhortación (algo que sirve para persuadirte o convencerte de que hay algo que tienes que cambiar);

Una vez que empieces a buscar a Dios el va a encontrarte y, paulatinamente, te irá dando señales irrefutables e inconfundibles no solo acerca de su existencia sino de su amor, bondad, misericordia y poder.

Es Dios mismo, a través del Espíritu, el que no dice que somos hijos de Él:

Romanos, 8:16 El Espíritu [Santo] mismo da testimonio a nuestro espíritu, de que somos hijos de Dios.




QUE DIOS LOS BENDIGA A TODOS!!!

jueves, 27 de agosto de 2015

APOSTOL ROBERTO SAAVEDRA: PAN SAGRADO Y PAN COMUN

Te dejo el video de una predica del Apostol Roberto Saavedra sobre el Pan sagrado y el pan comun.





QUE DIOS LOS BENDIGA A TODOS!!!

APOSTOL ROBERTO SAAVEDRA: SED LLENOS DEL ESPIRITU SANTO

Te dejo el video de una predica del Apostol Roberto Saavedra sobre el ser llenos del Espiritu Santo:






QUE DIOS LOS BENDIGA A TODOS!!!

EL DISPENSACIONALISMO



Puedes bajar este post como archivo de Word pinchando Aqui 

Fuente:
https://gracethrufaith.com/es/estudios-biblicos-en-espanol/dispensacionalismo/


Dispensacionalismo
Monday, July 2nd, 2012

Un Estudio Bíblico por Jack Kelley

¿Qué Es El Dispensacionalismo?

El Dispensacionalismo es un método para interpretar la Biblia. La palabra griega de la que obtenemos dispensación solamente aparece siete veces en el Nuevo Testamento y solamente la traduce Pablo como tal en dos ocasiones nada más en la Biblia Versión Reina Valera 1960 (Efesios 1:10, Efesios 3:9).

Efesios, 1:10 de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra. 

Efesios, 3:9 y de aclarar a todos cuál sea la dispensación del misterio escondido desde los siglos en Dios, que creó todas las cosas; 

Otros significados de esta palabra son comisión, mayordomía, administración, y economía.

¿Qué Creen Los Dispensacionalistas?
Una persona dispensacionalista cree que a través de la historia Dios ha tratado con la humanidad en diferentes maneras y en diferentes tiempos como parte del proceso de revelar Su carácter y Su plan para la humanidad, y le llaman a estos diferentes períodos dispensaciones.

Por ejemplo, así como la salvación siempre ha sido por la fe, el camino a la salvación a través de la mayor parte del Antiguo Testamento era a través de Israel y requería también la obediencia a la Ley. Pero ese no es el caso durante la Era de la Iglesia. Y así como la seguridad eterna le es prometida a la Iglesia, no le fue prometida a Israel. Tampoco el Espíritu Santo fue sellado dentro de los creyentes del Antiguo Testamento como es el caso con los creyentes en la Iglesia (Efesios 1:13-14). Por consiguiente la manera como Dios trató con Israel en el Antiguo Testamento la misma se llevó a cabo durante una dispensación diferente a la forma como Él está tratando con la Iglesia en el Nuevo Testamento. ¿Captan ustedes la idea?.

Esta es una de las razones que he dado apoyando mi posición de que la Seguridad Eterna no estará disponible para los creyentes de después del Rapto. Los últimos siete años antes del retorno del Señor (La Semana Setenta de Daniel) será un tiempo durante el cual Dios tratará principalmente con Israel otra vez, como lo hizo en el Antiguo Testamento. Él le prometió a Israel estos siete años y se los va a dar. Daniel 9:24-27 explica lo anterior y nos dice que un templo será reconstruido en Israel durante ese tiempo, y que los sacrificios de animales volverán a ser ofrecidos sobre su altar. Mientras que estas cosas eran un requisito durante los tiempos del Antiguo Testamento ambos serían innecesarios e indeseables ahora a menos que la Era de la Iglesia llegue a su fin, lo cual es algo que sucederá con el Rapto. Por eso es que muchas personas dispensacionalistas creen que el Rapto sucederá antes que inicie la Semana Setenta de Daniel.

Algunas personas dicen que el dispensacionalismo es un sistema de teología relativamente moderno el cual fue primeramente propuesto por Juan Nelson Darby a mediados de los años de 1800. Pero la evidencia de que la primera iglesia creía en los principios del dispensacionalismo la podemos encontrar en los escritos del siglo segundo de Justino Mártir y de Irineo. Justino Mártir visualizó cuatro períodos (dispensaciones) y los nombró de acuerdo a sus actores principales: de Adán a Abraham; de Abraham a Moisés; de Moisés a Cristo; y de Cristo a la Eternidad. Irineo también visualizó cuatro períodos: de la Creación al Diluvio; del Diluvio a la Ley, de la Ley al Evangelio, y del Evangelio a la Eternidad.

Más recientemente la mayoría de eruditos se han conformado con siete dispensaciones. Cada una ha iniciado con un acuerdo entre Dios y el hombre el cual subsecuentemente ha sido roto, lo cual ha causado que ese acuerdo haya fracasado y el resultado ha sido el juicio. Seguidamente tenemos las siete dispensaciones en orden cronológico.

1). Inocencia  Entre la Creación y la Caída del Hombre en el Paraíso Terrenal. Dios interactuó libremente y personalmente con Adán y Eva durante este período. Luego ellos dos rompieron la única condición que Él les había puesto (Génesis 3:11-13) y fueron expulsados del Paraíso. El pecado entró al mundo.

2). Conciencia  Entre la Caída y el Diluvio, Dios permitió que la conciencia humana gobernara su comportamiento sin necesidad de la intervención divina. Debido a la naturaleza pecaminosa transmitida por los primeros padres de la humanidad, el resultado fue que “la maldad de los hombres era mucha en la tierra, y que todo designio de los pensamientos del corazón de ellos era de continuo solamente el mal” (Génesis 6:5). Dios pronunció el juicio sobre el mundo y destruyó a todas las personas excepto a ocho miembros de la raza humana en el Diluvio Universal.

3). Gobierno Humano  del Diluvio a Abraham. Después del diluvio Dios le dijo a Noé que saliera a poblar la tierra (Génesis 9:7). Los descendientes de Noé desobedecieron la orden de Dios, decidiendo en su lugar edificar una gran ciudad y una torre desde donde podrían estudiar las estrellas (Génesis 11:4). Dios confundió el idioma de las personas, obligándolas así a dejar de edificar la torre, y las esparció sobre la faz de toda la tierra (Génesis 11:8-9).

4). La Promesa … de Abraham a Moisés. Dios le prometió a Abraham una tierra para sus descendientes (Génesis 17:8) y un hijo para él de Sara (Génesis 17:15-16). Pero ellos se cansaron de esperar y produjeron un hijo a su manera, a quien llamaron Ismael (Génesis 16:1-2:15). Cuando nació el hijo que Dios había prometido, Isaac, Ismael fue despedido (Génesis 21:8-13) causando así la enemistad entre los judíos (descendientes de Isaac) y los árabes (descendientes de Ismael) la cual continúa hoy en día. Después que Mahoma, un descendiente de Ismael, fundó el Islam esta enemistad tomó un significado religioso y se volvió aún más intensa.

5). La Ley … de Moisés a Jesús. Dios le dio a Moisés los 10 Mandamientos y les prometió a los judíos una vida de paz y plenitud en un Reino propio si le obedecían (Éxodo 19:5, Éxodo 20:1-17). Luego de repetidos períodos de desobediencia los cuales incluyeron el rechazo de su Mesías Rey, Dios retiró Su oferta del Reino y los expulsó de su tierra (Mateo 21:43; Lucas 19:41-44).

6). La Gracia … de Pentecostés al Rapto, la Era de la Iglesia. No requiriendo más la justicia por medio de las obras, Dios otorgó la justicia por la gracia por medio de la fe en la obra completa de Cristo a todas aquellas personas que la aceptaran, ya sea judíos como gentiles (Romanos 3:21-24). Muchas personas no la aceptarán y serán castigadas por toda la eternidad.

Nota: Es importante que nos demos cuenta de que la Gracia no re-emplazó a la Ley, solamente la interrumpió. A la Ley aún la queda siete años para ejecutarse, llamados la Semana Setenta de Daniel (Daniel 9:24-27), con lo cual se completa el tiempo entre el Rapto y la Segunda Venida. Durante este tiempo todas las naciones entre las que Israel ha sido esparcido, serán completamente destruidas e Israel será disciplinado para prepararlo para recibir el Reino (Jeremías 30:4-11).

7). El Reino … el Reino de 1000 años de Cristo que empieza con la Segunda Venida. Esta vez Israel aceptará la oferta del Reino (Zacarías 12:10; Zacarías 14:8-9). Satanás estará atado (Apocalipsis 20:2), y todas las personas incrédulas serán expulsadas del planeta (Mateo 25:41-46), y Dios una vez más va a morar en medio de Su pueblo (Ezequiel 43:6-7). Aquí ustedes pensarán que la gente finalmente va a vivir de una manera agradable a Dios. Pero no podrán hacerlo. Con excepción de Israel, el mundo se rebelará en contra de Dios y Su pueblo. Dios enviará fuego del cielo para consumirlos totalmente (Apocalipsis 20:7-10).

¿Cuál Es El Propósito De Dios En Todo Esto?
Yo creo que el propósito global de estas siete dispensaciones es para demostrar que no existe ninguna condición bajo la cual el hombre natural pueda comportarse en una manera aceptable a Dios. Solamente la Iglesia podrá hacerlo pero únicamente luego de ser perfeccionada después del Rapto. Por eso es que Pablo escribió que después del final del Milenio cuando llegue el momento para que Jesús le presente el Reino al Padre, Él primero destruirá todo dominio, autoridad y potencia (1 Corintios 15:24). Cuando entremos a la eternidad ni la humanidad ni los ángeles jamás volverán a tener el deseo o la habilidad de desobedecer de nuevo a Dios. Por eso es que no hay ninguna octava dispensación llamada Eternidad.

Dos de los cambios importantes que tiene el dispensacionalismo como lo conocemos hoy y que formó el mundo de después de la reforma, fueron el retorno a la interpretación literal de las Escrituras, especialmente en lo que se refiere a la profecía, y la realización de que existe una diferencia que distingue a Israel y a la Iglesia en los tiempos finales. Es la mejor herramienta que conozco para poder determinar el contexto de un pasaje y entender quiénes son sus deseados destinatarios.

La mayoría de las personas dispensacionalistas creen en un Rapto antes de la tribulación seguido de la Semana Setenta de Daniel con los juicios que la acompañan y en un Reino de Dios literal que empezará con la Segunda Venida y durará por 1000 años. Durante este tiempo Israel será el Reino de Dios en la Tierra mientras que la Iglesia será el Reino de Dios en el Cielo.

Entonces, eso es lo que las personas dispensacionalistas creen. Es lo que yo creo y es el fundamento teológico para todos los artículos y respuestas que ustedes pueden encontrar en este sitio Web. Por eso es que yo dije que el Diluvio Universal fue la segunda de una serie de siete veces cuando la humanidad violaría los términos de un acuerdo con Dios y atraería sobre sí misma el juicio. Selah 30/06/12



QUE DIOS LOS BENDIGA A TODOS!!!!!

martes, 25 de agosto de 2015

PREDICA APOSTOL ROBERTO SAAVEDRA: JOSE INTERPRETA LOS SUEÑOS DEL COPERO Y DEL PANADERO DE FARAON

Te dejo el video de una predica del Apostol Roberto Saavedra sobre la interpretacion que Jose les dio de sus sueños al copero y al panadero de Faraon, mientras estuvieron con el en la carcel:





QUE DIOS LOS BENDIGA A TODOS!!!

PREDICA APOSTOL ROBERTO SAAVEDRA: LAS CINCO ATADURAS DE SANSON

Te dejo los videos de una excelente predica del Apostol Roberto Saavedra acerca de las cinco ataduras se Sanson:







QU DIOS LOS BENDIGA A TODOS!!!

jueves, 20 de agosto de 2015

LIBRO DE JUAN (archivo de Powerpoint c/fotos)

Evangelio de Juan 1ª Parte (pincha Aqui)
Evangelio de Juan 2ª Parte (pincha Aqui)



Te presento un estudio del Evangelio de Juan, para continuar con el NT. Pincha en los títulos debajo de la foto e iras a un archivo de PowerPoint (tipo diapositivas), con una introducción, pasajes bíblicos, explicaciones doctrinales y fotos. 


No olvides leer los libros anteriores:


¿Por qué debemos leer la Biblia?


QUE DIOS LOS BENDIGA A TODOS!!