viernes, 23 de mayo de 2014

martes, 20 de mayo de 2014

EFESIOS 6, EL PECADO Y LA MALDICION PREVIOS A LA GUERRA ESPIRITUAL



Puedes bajar este post como archivo de Word, pinchando Aqui

Por el autor del blog:

En su epístola (carta) a los Efesios, Pablo nos habla de quienes son nuestros verdaderos enemigos y cuáles son las armas para enfrentarlos:

Nuestros enemigos:

Efesios, 6:12 Porque no tenemos lucha contra sangre y carne, sino contra principados, contra potestades, contra los gobernadores de las tinieblas de este siglo, contra huestes espirituales de maldad en las regiones celestes.

La lucha no es contra “sangre y carne” (es decir, contra ningún hombre) sino contra:

a)    Principados;
b)    Potestades;
c)    Gobernadores de las tinieblas de este siglo; y
d)    Huestes espirituales de maldad en las regiones celestes;

Así está organizado, básicamente y con estas categorías de demonios, el reino de Satanás.

Nuestras armas:

Efesios, 6:13 Por tanto, tomad toda la armadura de Dios, para que podáis resistir en el día malo, y habiendo acabado todo, estar firmes. 6:14 Estad, pues, firmes, ceñidos vuestros lomos con la verdad, y vestidos con la coraza de justicia, 6:15 y calzados los pies con el apresto del evangelio de la paz. 6:16 Sobre todo, tomad el escudo de la fe, con que podáis apagar todos los dardos de fuego del maligno. 6:17 Y tomad el yelmo de la salvación, y la espada del Espíritu, que es la palabra de Dios; 6:18 orando en todo tiempo con toda oración y súplica en el Espíritu, y velando en ello con toda perseverancia y súplica por todos los santos;

Las armas, básicamente, son:

La coraza de justicia: estar “vestidos con la coraza de justicia”, como nos pide Pablo, significa ser conscientes de nuestra “posición en Cristo”, es decir, saber que “somos justos porque estamos en Cristo, porque defendemos la causa de Dios”;

El escudo de la fe: un escudo es para defenderse y la fe (dice Pablo) es un “escudo espiritual”; Pablo nos dice también que “la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios” (Romanos, 10:17); el oír, aquí, no se refiere solo al sentido de la escucha o a conocer, sino también, y fundamentalmente,  a “obedecer” (hacer caso); cuanto más leemos y obedecemos la Palabra de Dios más grande es el escudo de (mas crece) la fe (mas grandes son nuestras posibilidades de defendernos); no es solo conocer la Palabra de Dios sino, también, obedecerla; los fariseos, que no solo “no pudieron ver” en Jesucristo al Mesías prometido a Israel sino que, ademas, lo condenaron (pidieron a los romanos su crucifixión), eran “grandes maestros de la ley” (la conocían como nadie), pero fueron incapaces de “reconocer los tiempos” y de darse cuenta de que, en Jesucristo, se estaban cumpliendo cientos de profecías, las cuales formaban parte de la ley que “tan bien conocían” (si conocían las profecías sobre el Mesías ¿cómo pudieron no darse cuenta?); porque ellos conocían la ley pero no la obedecían; Jesucristo les dijo a los fariseos en Lucas, 11:46 ¡Ay de vosotros también, intérpretes de la ley! porque cargáis a los hombres con cargas que no pueden llevar, pero vosotros ni aun con un dedo las tocáis; Jesucristo los acuso de conocer la ley al dedillo (y abrumar a los hombres con ese conocimiento) y también los acuso de no cumplirla (“vosotros ni con un dedo las tocáis”, es decir, “vuestro comportamiento está lejos de lo que la ley – que tan bien conocéis – dice”); y de ahí la mayor condenación: conocer y no cumplir;

El yelmo de la salvación: un yelmo es un casco y el caso protege la cabeza; Pablo quiere decir “con la esperanza de la salvación en la cabeza”, como un casco (yelmo) que proteja nuestra mente de pensamientos que nos desenfoquen de la meta suprema, que es nuestra salvación;

La espada del espíritu es la Palabra de Dios: Hebreos, 4:12 dice: Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón; o sea: cuanto más conocemos y obedecemos la Palabra de Dios más grande en nuestro escudo (la fe) y más grande en nuestra espada (la misma Palabra de Dios), incrementándose las posibilidades de defensa y ataque;

La oración: Apocalipsis, 8:3 Otro ángel vino entonces y se paró ante el altar, con un incensario de oro; y se le dio mucho incienso para añadirlo a las oraciones de todos los santos, sobre el altar de oro que estaba delante del trono. 8:4 Y de la mano del ángel subió a la presencia de Dios el humo del incienso con las oraciones de los santos. 8:5 Y el ángel tomó el incensario, y lo llenó del fuego del altar, y lo arrojó a la tierra; y hubo truenos, y voces, y relámpagos, y un terremoto; pocos pasajes en la Biblia describen el poder que tiene la oración y lo que la misma representa para Dios; mas versículos que describen el poder de la oración: Santiago, 5:14 ¿Está alguno enfermo entre vosotros? Llame a los ancianos de la iglesia, y oren por él, ungiéndole con aceite en el nombre del Señor. 5:15 Y la oración de fe salvará al enfermo, y el Señor lo levantará; y si hubiere cometido pecados, le serán perdonados. 5:16 Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis sanados. La oración eficaz del justo puede mucho. 5:17 Elías era hombre sujeto a pasiones semejantes a las nuestras, y oró fervientemente para que no lloviese, y no llovió sobre la tierra por tres años y seis meses. 5:18 Y otra vez oró, y el cielo dio lluvia, y la tierra produjo su fruto.

Pero no solamente se trata de luchar contra demonios, sino que también debemos derribar lo que Pablo llama “fortalezas” que no son de piedra sino que son “fortalezas espirituales”, modelos y paradigmas mentales, formas de pensar que traemos del mundo, donde gobierna Satanás.

2º Corintios, 10:4 porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas,

Una “fortaleza” es una “casa hecha de pensamientos” (mentiras) y que sirve de habitación para la actividad demoniaca. Las fortalezas son "lugares altos" que Satanás construye, dentro de nosotros (en nuestra mente), para exaltarse a sí mismo. Las verdades bíblicas, contenidas en la Palabra de Dios, destruyen estas fortalezas y debilitan, por ende, el poder de Satanás sobre nosotros. El Espíritu Santo, a través de la Palabra de Dios, confronta con las verdades bíblicas las mentiras que Satanás ha construido, desde nuestra infancia y a través de nuestras experiencias (dolorosas) de vida, y ha inoculado e inyectado en nuestra mente.

A la epístola a los Efesios de Pablo se la conoce como “el manual de la guerra espiritual” porque es en ella donde la “guerra espiritual” está planteada con más claridad, haciendo referencia no solo a los enemigos sino, también, a las armas a utilizar. Sin embargo, a pesar de que la “guerra espiritual” es casi el tema central de esta epístola, antes de hablar sobre la “guerra espiritual”, más bien Pablo habla de “otras cosas”. Siendo el tema central de esta epístola la “guerra espiritual”, el hecho de que Pablo hable previamente de “otras cosas” da que pensar. Por ejemplo, podemos pensar que esas “otras cosas” de las que previamente habla Pablo son, para él, tan importantes (o más, incluso), que la “guerra espiritual” en sí misma.

¿De qué habla Pablo en la epístola a los Efesios antes de tocar el tema - central - de la “guerra espiritual”?.

Pablo habla, previamente, de la “relaciones sociales”.

En general:

Efesios, 5:21 Someteos unos a otros en el temor de Dios.

Entre esposos:

5:22 Las casadas estén sujetas a sus propios maridos, como al Señor; 5:23 porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, 5:25 Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, 5:28 Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. 5:29 Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia,

Entre padres e hijos:

Efesios, 6:1 Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. 6:2 Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; 6:3 para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra. 6:4 Y vosotros, padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos, sino criadlos en disciplina y amonestación del Señor.

Entre patrones y empleados:

Efesios, 6:5 Siervos, obedeced a vuestros amos terrenales con temor y temblor, con sencillez de vuestro corazón, como a Cristo; 6:7 sirviendo de buena voluntad, como al Señor y no a los hombres, 6:9 Y vosotros, amos, haced con ellos lo mismo, dejando las amenazas, sabiendo que el Señor de ellos y vuestro está en los cielos, y que para él no hay acepción de personas.

Es como si Pablo quisiera decirnos que la “guerra espiritual” es la consecuencia de los conflictos que previamente Satanás y sus demonios han desatado en las relaciones sociales fundamentales: las relaciones familiares (entre esposos, entre padres e hijos y entre hermanos) y las relaciones económicas (laborales).

Entre otra cosas (Efesios, 4:25 desechando la mentira, hablad verdad cada uno con su prójimo; 4:26 no se ponga el sol sobre vuestro enojo [no irse a dormir enemistado con nadie] 4:28 El que hurtaba, no hurte más, sino trabaje, 4:29  Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca , 4:30 Y no contristéis [entristezcáis] al Espíritu Santo de Dios. 4:31 Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia. 5:18 No os embriaguéis con vino, en lo cual hay disolución;), Pablo recomienda:

Efesios, 4:27 ni deis lugar al diablo.

No dar, en definitiva, lugar, espacio para maniobrar y actuar a Satanás y sus demonios.

Adán y Eva, por desobedecer a Dios, pecaron y provocaron la maldición de Dios:

Génesis, 3:17 Y al hombre dijo: Por cuanto obedeciste a la voz de tu mujer, y comiste del árbol de que te mandé diciendo: No comerás de él; maldita será la tierra por tu causa;

Pecar genera maldición (y la peor de todas, que es la maldición de Dios) y la maldición es lo que Satanás y sus demonios necesitan para actuar. El pecado da derecho legal a los demonios para actuar en un individuo, en una familia, en una congregación, en una ciudad, en un país y en el mundo. Desatados los demonios, a causa del pecado y de la maldición, hay que enfrentarlos en “guerra espiritual”.

Jesucristo llamo a Satanás el “príncipe de este mundo”:

Juan, 12:31 Ahora es el juicio de este mundo; ahora el príncipe de este mundo será echado fuera.

Juan, 14:30 No hablaré ya mucho con vosotros; porque viene el príncipe de este mundo, y él nada tiene en mí.

Para Juan el mundo está bajo el maligno:

1º Juan, 5:19 Sabemos que somos de Dios, y el mundo entero está bajo el maligno

Y lo que mantiene entronizado al diablo en el trono del mundo es el permanente e interminable pecado del hombre: la fornicación, el adulterio, la homosexualidad, la codicia, la lujuria, la avaricia, el robo, los homicidios, las adicciones (el tabaco, el alcohol, el juego), la violencia, la estafa, la mentira, el engaño, el abuso, el ocultismo en todas sus formas (el satanismo, el espiritismo, la astrología, la adivinación, el tarot, la magia, el vudú, el umbandismo, la brujería, etc.), la rebeldía….

Sigue siendo como al principio. Satanás y sus demonios están para tentar y nosotros para resistir (o para caer, como nuestros primeros padres, Adán y Eva). Lo que nos hace caer no es la tentación de Satanás sino nuestra propia concupiscencia (complacencia, complicidad con el pecado, nuestras ganas innatas de pecar y de hacer el mal).

Pero hay una salida:

Santiago, 4:7 Someteos, pues, a Dios; resistid al diablo, y huirá de vosotros.
¿Cómo se resiste al diablo?.

Invocando el nombre de Jesucristo (de rodillas, en lo posible), Nombre sobre todo nombre y cubriéndose con su Sangre Preciosa, Bendita y Eterna (Sangre de Dios).



QUE DIOS LOS BENDIGA A TODOS!!!!

martes, 13 de mayo de 2014

¿QUE ES BUENO Y QUE ES MALO EN NUESTRA SOCIEDAD DE HOY?



Puedes bajar este post como archivo de Word, pinchando Aqui

Por el autor del blog:

Para ser un pecador, antes los ojos de Dios, no hace falta “hacer daño a nadie”. Un avariento es un pecador (porque la avaricia - el amor desmedido al dinero y todo lo que ello trae aparejado - es un pecado ante los ojos de Dios) aunque, en principio, “no le haga ni le haya hecho jamás daño a nadie”. Supongamos, incluso, que "nuestro avariento" haya obtenido sus riquezas de un modo totalmente legal. Aun así, ante los ojos de Dios, sigue siendo un avariento (un pecador).

El hecho de pensar que para “ser malo” hay que hacer “daño visible y concreto a los demás” deriva de la influencia que la sociedad moderna (que, en realidad, empezó a gestarse en el siglo XVIII) y su sistema regulatorio (el Derecho, que viene del Derecho Romano) ha tenido y tiene sobre nosotros y de la protección que ese sistema regulatorio ha hecho y hace de la “propiedad privada”. Seguramente conocerás la frase “tu derecho termina donde empieza el mío”. Bien. Ahora haz el siguiente ejercicio. Reemplaza, en esa misma frase, la palabra “derecho” por la palabra “propiedad”. ¿Lo notas?. Ha quedado “tu propiedad termina, donde empieza la mía" (y es cierto: tu casa - tu propiedad - termina donde comienza la de tu vecino).

El Derecho, en tanto cuerpo normativo, más que ser un conjunto de normas que garanticen la justicia es, en el fondo, un “instrumento diseñado para proteger la propiedad privada”. Hasta frases populares que decimos a menudo, como vimos, están influenciadas por la idea de la “protección de la propiedad privada”.

Es por eso que alguien que “roba” (que toca la propiedad de otro) para los hombres es “malo” y alguien que es “avariento” no lo es (aunque la avaricia pueda ser una actitud que, en principio, desagrade a algunos, no suele ser un parámetro en función del cual los hombres medimos la maldad, que es de lo que estamos hablando). Es por esto que no aceptamos que la homosexualidad (aunque lo diga Dios) sea un pecado y aceptamos que robar si lo es (no porque lo diga Dios - que también lo dice - sino porque afecta nuestra propiedad privada).

La sociedad de hoy (que se da a si misma leyes que permiten que se maten personas “hasta 12 semanas de gestación” - el limite podía haber sido 9 o 14 semanas, que importa), es la misma sociedad que se horroriza cuando lee que, en la antigüedad, los espartanos mataban a los niños deformes, no aptos para la guerra. La espartana, era una sociedad altamente militarizada, cuya principal actividad era precisamente la guerra. Yo me pregunto ¿cuál es la diferencia?. La diferencia es que por lo menos los espartanos mataban a los niños deformes y con un motivo puntual (equivocado, por cierto), que en realidad es más lógico que matar hoy a niños (sanos, incluso) solo para que la mujer “se sienta dueña de su cuerpo” (y después nos reímos de los espartanos).

La misma mujer que, en occidente y frente a una computadora - leyendo las noticias en Yahoo - se indigna por “la falta de libertad que sufren las mujeres en los países musulmanes” (y es cierto), es la misma mujer que, luego, va y mata una persona (al practicarse un aborto) y camina tranquila, con la “conciencia cauterizada”, solo porque es “legal” (porque una ley lo permite).

El hecho es que los hombres pretendemos que Dios, en tanto Creador de todo lo que existe, tenga nuestro mismo código moral (la criatura quiere que su creador sea como ella y no al revés), un código moral que, como vimos, está basado en la idea de la propiedad, los intereses personales, el individualismo y el egoísmo. Ese es el dios que los hombres queremos. Un dios hecho a imagen y semejanza nuestra (y no al revés), que no cuestione “nuestras libertades”.

Eso sí, cuando ocurren cosas desagradables, preguntamos donde esta Dios, un Dios que hace unos cuantos años venimos expulsando de nuestra sociedad, de nuestras escuelas, de nuestros hogares y de nuestras vidas.



QUE DIOS LOS BENDIGA A TODOS!!!


lunes, 12 de mayo de 2014

Y DIJIMOS QUE ESTABA BIEN! – Anne Graham




Puedes bajar este post como archivo de Word, pinchando Aqui

Fuente:


En la entrevista que le hicieron a la hija del respetado conferencista internacional Dr. Billy Graham en el EARLY SHOW, Jane Clayson le pregunto: “¿Cómo pudo Dios permitir que sucediera esto?” (se refería al ataque del 11 de septiembre).

Anne Graham, dio una respuesta llena de sabiduría. Dijo:

“Al igual que nosotros, creo que Dios está profundamente triste por este suceso, pero durante años, hemos estado diciéndole a Dios que se salga de nuestras vidas….”.

“Siendo el caballero que es, Dios se ha retirado. Entonces, ¿cómo podemos esperar que Dios nos de su bendición y su protección cuando le hemos exigido que nos deje solos?”.

“A la luz de los sucesos recientes creemos que todo comenzó cuando Madeleine Murris O´hare se quejo de que no quería que se orara en las escuelas y dijimos que estaba bien, ella fue asesinada y hasta hace poco se descubrió su cuerpo”.

“Luego alguien dijo que mejor que no se leyera la Biblia en las escuelas. La Biblia dice: No matarás, no robarás, amarás a tu prójimo como a ti mismo. Y dijimos que estaba bien”.

“Luego el Dr. Benjamín Spock dijo que no debíamos pegarles a nuestros hijos cuando se portan mal porque sus pequeñas personalidades se truncarían y podríamos lastimar su autoestima. Concluimos que los expertos saben lo que están diciendo…. Y dijimos que estaba bien”.

“El hijo del Dr. Spock luego se suicido”.

“Después alguien dijo que los maestros y directores de escuelas no deberían disciplinar a nuestros hijos cuando se portaban mal. Los administradores de las escuelas dijeron que más valía que ningún miembro de la facultad de las escuelas tocará a ningún estudiante que se portara mal, porque no queremos publicidad negativa y porque no queremos que nos demanden (hay una diferencia entre disciplinar y golpear, cachetear, humillar, patear, etc.). Y dijimos que estaba bien”.

“Luego alguien dijo: dejemos que nuestras hijas aborten si quieren y ni siquiera tienen que decírselo a sus padres. Y dijimos que estaba bien”.

“Luego, uno de los miembros del Consejo Administrativo de las escuelas dijo: ya que los muchachos y las chicas “lo van hacer” (el amor), démosle condones a todos los muchachos para que puedan divertirse al máximo y no tenemos que decirles a sus padres que se los dimos en las escuelas. Y dijimos que estaba bien”.

“Después alguien dijo: vamos a imprimir revistas con fotografías de mujeres desnudas y decir que es arte, una apreciación sana y realista de la belleza del cuerpo. Y dijimos que estaba bien”.

“Y luego, alguien más llevo mas allá esa apreciación, publicando fotografías de niños desnudos, llevándolas aun más allá cuando las colocó en Internet.
Y dijimos que estaba bien”.

“Luego, la industria de las diversiones dijo: hagamos un show por televisión y películas que promuevan lo profano y la violencia, el sexo ilícito. Y dijimos que estaba bien”.

“Grabemos música que estimule las violaciones, el uso de las drogas, los suicidios, los temas satánicos y las depresiones. Y dijimos que estaba bien”.

“Ademas agregamos: no es más que diversión, no tiene efectos negativos, de todos modos nadie lo toma en serio, así que ¡adelante!. Y dijimos que estaba bien”.

“Ahora nos preguntamos:

-¿por qué nuestros niños están tan alterados, parecen no tener conciencia y no tener capacidad de distinguir entre el bien y el mal?.
-¿por qué no les preocupa tratar mal a sus compañeros de escuela?.
-¿por qué no respetan a sus padres ni a sus autoridades en la escuela?.
-¿por qué tenemos tanta juventud violenta, viciosa y muchos de ellos deseando suicidarse?.
-¿por qué hay tantas familias deshechas, adulterios, engaños, etc..?”.

“Probablemente, si lo pensamos bien y reflexionamos, encontraremos la respuesta. Tiene mucho que ver con que “lo que sembramos es lo que recogemos”.

“Es curioso cómo la gente simplemente manda a Dios a la basura y luego se pregunta por qué el mundo está en proceso de destrucción”.

“Es curioso ver como creemos lo que dicen los periódicos, la televisión, pero cuestionamos lo que Dios dice en su palabra, la Biblia. Es curioso comprobar cómo hay artículos lujuriosos, crudos, vulgares y obscenos que circulan libremente por el ciberespacio. Pero la conversación con Dios en público se suprime en las escuelas, en los lugares de trabajo y a veces hasta en el hogar”.

“Es curioso ver cómo nos preocupa más lo que piensan los demás de nosotros, que lo que Dios piensa de nosotros”.



QUE DIOS LOS BENDIGA A TODOS!!!

jueves, 8 de mayo de 2014

LOS MISTERIOS DE LA CRUZ


Te presento aqui 4 videos, de aproximadamente unos 10 minutos cada uno, de una predica del experto en profecia biblica y escatologo Dr. Dario Salas. Es excelente.

Los misterios de la cruz 1ª Parte:



Los misterios de la cruz 2ª Parte:



Los misterios de la cruz 3ª Parte:



Los misterios de la cruz 4ª Parte:





QUE DIOS LOS BENDIGA A TODOS!!!!!!!!

domingo, 4 de mayo de 2014

sábado, 3 de mayo de 2014

viernes, 2 de mayo de 2014

BOOK OF NUMBERS (PowerPoint file w / photos)

Book Of Numbers (click Here)


I present here the Book of Numbers (click on the title below the photo) in a PowerPoint file with scriptures, doctrinal explanations and photos.


SERIE LA BIBLIA EN VIDEOS: LIBRO DE JOB



Les presento aquí el  Libro de Job, en 6 videos de aproximadamente 20 minutos cada uno.

Como siempre, los videos son de mi autoria y autorizo a todos a su difusion.
Libro de Job 1ª Parte:
Libro de Job 2ª Parte:
Libro de Job 3ª Parte:
Libro de Job 4ª Parte:
Libro de Job 5ª Parte:
Libro de Job 6ª Parte:

jueves, 1 de mayo de 2014

BOOK OF LEVITICUS (PowerPoint file w / photos)

Book Of Leviticus (click Here)



I present here the Book of Leviticus (click on the title below the photo) in a PowerPoint file with scriptures, doctrinal explanations and photos.