viernes, 8 de noviembre de 2019

EL GOBIERNO HUMANO


Puedes bajar este post como archivo de Word pinchando Aqui

Introducción

Jack Kelley, el reconocido ensayista bíblico norteamericano (lamentablemente fallecido en el otoño americano de 2015), observa:

La palabra griega de la que proviene la palabra dispensación solamente aparece siete veces en el Nuevo Testamento y solamente la traduce Pablo como tal en dos ocasiones:

Efesios, 1:10 de reunir todas las cosas en Cristo, en la dispensación del cumplimiento de los tiempos, así las que están en los cielos, como las que están en la tierra. 

Efesios, 3:9 y de aclarar a todos cuál sea la dispensación del misterio escondido desde los siglos en Dios, que creó todas las cosas; 

Otros significados de esta palabra son comisión, mayordomía, administración, y economía.

Los que somos dispensacionalistas creemos que, a través de la historia, Dios ha tratado con la humanidad en diferentes maneras y en diferentes tiempos como parte del proceso de revelar Su carácter y Su plan para la humanidad y llamamos a estos diferentes períodos “dispensaciones”.

Por ejemplo, así como la salvación siempre ha sido por la fe, el camino a la salvación a través de la mayor parte del Antiguo Testamento era a través de Israel y requería también la obediencia a la Ley. Pero ese no es el caso durante la Era de la Iglesia.

Por consiguiente la manera como Dios trató con Israel en el Antiguo Testamento se llevó a cabo durante una dispensación diferente a la forma como Él está tratando con la Iglesia en el Nuevo Testamento. ¿Se entiende el punto?.

Las dispensaciones divinas son siete:

[1] la inocencia;
[2] la conciencia;
[3] el gobierno humano;
[4] la promesa;
[5] la ley;
[6] la gracia; y
[7] el reinado milenial de Cristo (Apocalipsis, 20:4);

Las primeras cinco se han cumplido, la sexta está en proceso de cumplimiento y la séptima comenzara a cumplirse luego del rapto de la iglesia (1 Corintios, 15:51-52, 1 Tesalonicenses, 4:15-17).

En el presente estudio nos centraremos en la tercera dispensación: el gobierno humano.

Introducción

Esta dispensación va del Diluvio a Abraham. Después del diluvio Dios le dijo a Noé que saliera a poblar la tierra (Génesis 9:1, 7). Los descendientes de Noé desobedecieron la orden de Dios, decidiendo en su lugar edificar una gran ciudad y una torre desde donde podrían estudiar las estrellas (Génesis 11:4). Dios confundió el idioma de las personas, obligándolas así a dejar de edificar la torre y las esparció sobre la faz de toda la tierra (Génesis 11:8-9).

La embriaguez de Noé y la maldición de Canaán

Génesis, 9:18 Y los hijos de Noé que salieron del arca fueron Sem, Cam y Jafet; y Cam es el padre de Canaán. 9:19 Estos tres son los hijos de Noé, y de ellos fue llena toda la tierra. 

Todas las naciones se originaron con los tres hijos de Noé:

SEM: sus descendientes poblaron las regiones asiáticas, desde las playas del Mediterráneo hasta el Océano Indico; de entre ellos Dios tomo a su pueblo Israel (de SEM viene la palabra 'semita').

CAM: sus descendientes fueron muy poderosos al principio y constituyeron los pueblos relacionados con los hebreos (ya sea como amigos o enemigos); se establecieron en África, en el litoral mediterráneo de Arabia y en Mesopotamia.

JAFET: sus descendientes formaron los pueblos indoeuropeos o arios; no sobresalieron en la historia, pero se convirtieron en las razas dominantes en el mundo moderno.

Génesis, 9:20 Después comenzó Noé a labrar la tierra, y plantó una viña; 9:21 y bebió del vino, y se embriagó, y estaba descubierto en medio de su tienda. 9:22 Y Cam, padre de Canaán, vio la desnudez de su padre, y lo dijo a sus dos hermanos que estaban afuera. 9:23 Entonces Sem y Jafet tomaron la ropa, y la pusieron sobre sus propios hombros, y andando hacia atrás, cubrieron la desnudez de su padre, teniendo vueltos sus rostros, y así no vieron la desnudez de su padre. 9:24 Y despertó Noé de su embriaguez, y supo lo que le había hecho su hijo más joven, 9:25 y dijo: Maldito sea Canaán; Siervo de siervos será a sus hermanos. 9:26 Dijo más: Bendito por Jehová mi Dios sea Sem, Y sea Canaán su siervo. 9:27 Engrandezca Dios a Jafet, Y habite en las tiendas de Sem, Y sea Canaán su siervo. 9:28 Y vivió Noé después del diluvio trescientos cincuenta años. 9:29 Y fueron todos los días de Noé novecientos cincuenta años; y murió.

Los versículos anteriores hablan de una maldición proferida por el propio Noé sobre la descendencia de uno de sus hijos. Noé se había embriagado y estaba desnudo en su tienda. Su hijo Cam ("padre de Canaán") entra en la tienda y, en vez de cubrirlo, va a llamar a sus hermanos Sem y Jafet, quienes finalmente lo cubren. El pecado de Cam pudo haber sido no haber cubierto a su padre de entrada y haber permitido que sus hermanos lo vean así.

No obstante, algunos estudiosos piensan que esto (solo ver desnudo a su padre) no es algo tan grave como para heredar una maldición semejante y sugieren que, en realidad, Cam cometió con su padre Noé, estando este embriagado, alguna especie de acto homosexual. Esto parece encontrar sustento en Levítico, 18 (Actos de inmoralidad prohibidos) donde posteriormente Dios prohíbe “descubrir la desnudez” de personas que no sean el cónyuge. La frase "descubrir la desnudez" de Levítico, 18 parece referirse no solamente a ver la desnudez de otra persona sino principalmente a hacerlo con algún fin de delito sexual (que no necesariamente implica consumar un acto sexual).

Cuando Noé se enteró de la vergonzosa acción de Cam, pronuncio una maldición sobre Canaán, el hijo de Cam (no sobre Cam mismo):

[1] Tal vez Canaán estuvo de alguna manera implicado en el pecado de Cam o tenia los mismos defectos de carácter de su padre. La maldición indicaba que los descendientes de Canaán serian oprimidos y estarían bajo el dominio de otras naciones. Por el contrario, los descendientes de Sem y Jafet serian bendecidos por Dios (Génesis, 9:26-27).

2] Esta profecía de Noé era condicional para todos los afectados. Cualquiera de los descendientes de Canaán que se volviera a Dios también recibiría la bendición de Sem (Josué, 6:22-25, Hebreos, 11:31) mientras que los descendientes de Sem y Jafet que se apartaran de Dios sufrirían la maldición de Canaán (Jeremías, 18:7-10).

Los descendientes de los hijos de Noé

Génesis, 10:1 Estas son las generaciones de los hijos de Noé: Sem, Cam y Jafet, a quienes nacieron hijos después del diluvio.

El propósito del capítulo 10 de Génesis, es mostrar como todas las naciones y los pueblos de la tierra descendieron de Noé y de sus hijos después del diluvio:

Génesis, 10:32 Estas son las familias de los hijos de Noé por sus descendencias, en sus naciones; y de éstos se esparcieron las naciones en la tierra después del diluvio.

La descendencia de Jafet:

Génesis, 10:2-5 enumera a los descendientes de Jafet, que fueron al norte y se establecieron alrededor de las tierras costeras de los mares Negro y Caspio. Se convirtieron en los progenitores de las razas medas, griegas y caucásicas de Europa y Asia.

Los descendientes de Jafet formaron los pueblos indoeuropeos o arios. No sobresalieron en la historia antigua. Sin embargo se convirtieron en las razas dominantes del mundo moderno.

La descendencia de Cam:

Génesis, 10:6-20 enumera a los descendientes de Cam, que se establecieron en el sur de Arabia, en el sur de Egipto, en la costa este del Mediterráneo y en la costa norte de África.

Los descendientes de Canaán (Génesis, 10:15-19) se establecieron en un territorio al que se le dio el nombre de Canaán, que más tarde llego a ser la patria del pueblo judío.

Los descendientes de Cam fueron muy poderosos al principio de la historia del mundo antiguo. Constituyeron los pueblos más relacionados con los hebreos, ya fuera como amigos o enemigos y se establecieron en África, en el litoral mediterráneo de Arabia y en Mesopotamia.

La descendencia de Sem:

Génesis, 10:21-31 enumera a los descendientes de Sem, que se establecieron en Arabia y en el valle del Oriente Medio. Incluyen a judíos, asirios, sirios y elamitas.

En estos versículos, entre los descendientes de Sem, aparece Heber, a quien nacieron dos hijos: Peleg y Joctán.

Génesis, 10:25 Y a Heber nacieron dos hijos: el nombre del uno fue Peleg, porque en sus días fue repartida la tierra; y el nombre de su hermano, Joctán.

El nombre Peleg significa “división” porque la Biblia dice “en sus días fue repartida la tierra”. ¿Qué significa esto?.

Durante los seis días de la creación, la tierra seca emergió de las aguas:

Génesis, 1:9 Dijo también Dios: Júntense las aguas que están debajo de los cielos en un lugar, y descúbrase lo seco. Y fue así. 1:10 Y llamó Dios a lo seco Tierra, y a la reunión de las aguas llamó Mares. Y vio Dios que era bueno.

De las aguas del mar emergió lo seco. No había continentes. Es lo que los científicos llamaron PANGEA, una sola masa física de tierra que luego se dividió en los continentes que conocemos hoy:


En los “días de Peleg”, entonces, se “dividió” el continente único llamado Pangea.

Los descendientes de Sem poblaron las regiones asiáticas, desde las playas del Mediterráneo hasta el Océano Indico, ocupando mayormente el territorio entre Jafet y Cam. De entre ellos, Dios escogió a su pueblo Israel (a quienes se les llama "semitas" debido a que son descendientes de Sem).

A los efectos del estudio de esta dispensación, nos vamos a detener en los descendientes de Cam:

Génesis, 10:6 Los hijos de Cam: Cus, Mizraim, Fut y Canaán. 10:7 Y los hijos de Cus: Seba, Havila, Sabta, Raama y Sabteca. Y los hijos de Raama: Seba y Dedán. 10:8 Y Cus engendró a Nimrod, quien llegó a ser el primer poderoso en la tierra. 10:9 Este fue vigoroso cazador delante de Jehová; por lo cual se dice: Así como Nimrod, vigoroso cazador delante de Jehová. 10:10 Y fue el comienzo de su reino Babel, Erec, Acad y Calne, en la tierra de Sinar. 10:11 De esta tierra salió para Asiria, y edificó Nínive, Rehobot, Cala, 10:12 y Resén entre Nínive y Cala, la cual es ciudad grande.

Cam, el hijo cuya descendencia maldijo Noé, engendro a Cus y Cus engendro a Nimrod.

Al respecto, el predicador judío mesiánico David Diamond observa:

La Biblia Reina Valera dice "Nimrod, vigoroso cazador delante de Jehová" (Génesis, 10:8-9), pero la Escritura original dice "Nimrod, vigoroso cazador en OPOSICION a Dios". Nimrod fue el primer poderoso de la Tierra y entre las ciudades que formaban su reino estaban BABEL y la famosa ciudad de NINIVE.

La torre de Babel

Génesis, 11:1 Tenía entonces toda la tierra una sola lengua y unas mismas palabras. 11:2 Y aconteció que cuando salieron de oriente, hallaron una llanura en la tierra de Sinar, y se establecieron allí. 11:3 Y se dijeron unos a otros: Vamos, hagamos ladrillo y cozámoslo con fuego. Y les sirvió el ladrillo en lugar de piedra, y el asfalto en lugar de mezcla. 11:4 Y dijeron: Vamos, edifiquémonos una ciudad y una torre, cuya cúspide llegue al cielo; y hagámonos un nombre, por si fuéremos esparcidos sobre la faz de toda la tierra. 11:5 Y descendió Jehová para ver la ciudad y la torre que edificaban los hijos de los hombres. 11:6 Y dijo Jehová: He aquí el pueblo es uno, y todos éstos tienen un solo lenguaje; y han comenzado la obra, y nada les hará desistir ahora de lo que han pensado hacer. 11:7 Ahora, pues, descendamos, y confundamos allí su lengua, para que ninguno entienda el habla de su compañero. 11:8 Así los esparció Jehová desde allí sobre la faz de toda la tierra, y dejaron de edificar la ciudad. 11:9 Por esto fue llamado el nombre de ella Babel, porque allí confundió Jehová el lenguaje de toda la tierra, y desde allí los esparció sobre la faz de toda la tierra.

Al respecto, David Diamond observa:

En los días de un hombre llamado Nimrod, quien fue el primer poderoso de la Tierra, este hombre sedujo a la humanidad para que desobedeciera el mandato de Dios, el cual, como hemos visto, era multiplicarse y llenar la tierra (Génesis, 9:1, 7).

Sin embargo, los hombres escogieron desobedecer a Dios. Nimrod hizo que la humanidad se juntara en un único lugar para construir una torre cuya cúspide llegara al cielo, desobedeciendo el mandato de Dios.

Hacerse un nombre quiere decir hacerse fama, “por si fuéramos esparcidos sobre la faz de la Tierra”, dijeron. Esta gente sabía perfectamente que estaba desobedeciendo a Dios, ya que, esparcirse sobre la faz de la Tierra era, precisamente, el mandato de Dios (Génesis, 9:1, 7). La humanidad, en la época de BABEL, tuvo una sola virtud: la unidad. El problema fue que se unieron contra Dios.

Esta situación de confusión, caos o anarquía que se produjo en los días de Nimrod y que abarco el mundo entero, perjudico a la humanidad y se convirtió, prácticamente, en la cuna de todas las religiones falsas del mundo.

Lo que ocurrió en la TORRE DE BABEL:

[1] Origino todos los idiomas del mundo (antes de BABEL, se hablaba un solo idioma);

[2] Provoco la dispersión de la humanidad a lo largo y a lo ancho de toda la Tierra (finalmente se cumplió, como siempre, lo que había ordenado Dios); y

[3] Fue la cuna de todas las religiones falsas que hay en el mundo;

Toda religión falsa tiene su origen babilónico, en la TORRE DE BABEL: culto a lo creado y no al Creador. Muchos, incluso, sostienen que el mismo origen de la masonería lo podemos encontrar en la historia de la torre de Babel:

Génesis, 11:3 Y se dijeron unos a otros: Vamos, hagamos ladrillo y cozámoslo con fuego. Y les sirvió el ladrillo en lugar de piedra, y el asfalto en lugar de mezcla.

El ladrillo y la mezcla son los principales materiales de construcción utilizados por un albañil (en francés "masón"). En respuesta a la confusión de idiomas que provoco Dios es que la masonería desarrollo todo un sistema de símbolos y de saludos entre masones, que permiten la identificación como masón y que son compartidos por los masones de todo el mundo (aunque hablen lenguas distintas).

En Génesis, 11:7 encontramos la segunda referencia de Dios a sí mismo en "plural", siendo este un claro indicio de la unidad trina de Dios (la Trinidad):

Génesis, 11:7 Ahora, pues, descendamos, y confundamos allí su lengua, para que ninguno entienda el habla de su compañero.

La otra referencia la encontramos en:

Génesis, 1:26 Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza; 

Los descendientes de Sem

En Génesis, 11:10-26 se hace una descripción ahora pormenorizada de los descendientes de Sem hasta llegar a Taré, quien engendro a Abraham:

Génesis, 11:26 Taré vivió setenta años, y engendró a Abram, a Nacor y a Harán. 

Con Abraham inicia la cuarta dispensación llamada “la promesa”.


QUE DIOS LOS BENDIGA A TODOS!!!

Marcelo D. D’Amico
Maestro de la Palabra – Ministerio REY DE GLORIA