sábado, 12 de octubre de 2019

LA TRIBU DE ISACAR


Puedes bajar este post como archivo de Word pinchando Aqui

¿Quién fue Isacar?

Isacar (del hebreo יששכר Yissajar, cuyo nombre significa "recompensado"), en el AT (Génesis, 30:17-18), es el noveno hijo del patriarca hebreo Jacob y quinto hijo de Lea (una de sus esposas, junto a Raquel). Es el fundador tradicional de la tribu de Israel que lleva su nombre.

Génesis, 30:17 Y oyó Dios a Lea; y concibió, y dio a luz el quinto hijo a Jacob. 30:18 Y dijo Lea: Dios me ha dado mi recompensa, por cuanto di mi sierva a mi marido; por eso llamó su nombre Isacar.

De los hijos de Jacob surgieron las doce tribus de Israel:

Los hijos que Jacob tuvo con Lea fueron: RUBEN, SIMEON, LEVI, JUDA, ISACAR y ZABULON. Pero Raquel era estéril. Entonces Raquel dio su sierva (Bilha) a Jacob, de donde nacieron DAN y NEFTALI. Y Lea también dio su sierva (Zilpa) a Jacob, de donde nacieron GAD y ASER. Finalmente, Raquel, que era estéril, le da dos hijos a Jacob: JOSE y BENJAMIN. JOSE, quien luego fuera vendido como esclavo por sus hermanos, tuvo, a su vez, dos hijos en Egipto: EFRAIN y MANASES. Y de aquí salen los nombres de las doce tribus de Israel: RUBEN, SIMEON, JUDA, ISACAR, ZABULON, DAN, NEFTALI, GAD, ASER, BENJAMIN, EFRAIN y MANASES. No están LEVI (su herencia fue el sacerdocio) ni JOSE, que se abrió en dos tribus: EFRAIN y MANASES (sus hijos).

No se da ningún dato biográfico de él, excepto que tuvo cuatro hijos, que vinieron a ser príncipes de la tribu:

1 Crónicas, 7:1 Los hijos de Isacar fueron cuatro: Tola, Fúa, Jasub y Simrón. 

Las tres unciones de la tribu de Isacar

Los hijos de la tribu de Isacar eran hombres especiales. La biblia dice que tenían conocimiento de los tiempos, para saber lo que Israel debía hacer (1 Crónicas, 12:32). Esta tribu era la tribu más profética de las doce tribus. De hecho, tenían un manto con tres grandes unciones, que les hizo sobresalir por encima de sus hermanos:

[1] la unción de prosperidad;
[2] la unción espiritual; y
[3] la unción del conocimiento de los tiempos;

[1] La unción de prosperidad;

La tribu de Isacar recibió la mejor porción de la tierra prometida: la extensa llanura de Jezreel, con el Jordán como su límite:

Josué, 19:17 La cuarta suerte correspondió a Isacar, a los hijos de Isacar conforme a sus familias. 19:18 Y fue su territorio Jezreel, Quesulot, Sunem, 19:19 Hafaraim, Sihón, Anaharat, 19:20 Rabit, Quisión, Abez, 19:21 Remet, En-ganim, En-hada y Bet-pases. 19:22 Y llega este límite hasta Tabor, Sahazima y Bet-semes, y termina en el Jordán; dieciséis ciudades con sus aldeas. 19:23 Esta es la heredad de la tribu de los hijos de Isacar conforme a sus familias; estas ciudades con sus aldeas. 

La bendición de Jacob a Isacar:

Cuando Jacob, antes de morir, bendice a sus hijos, así bendijo a Isacar:

Génesis, 49:14 Isacar, asno fuerte Que se recuesta entre los apriscos; 49:15 Y vio que el descanso era bueno, y que la tierra era deleitosa; Y bajó su hombro para llevar, Y sirvió en tributo.

La bendición de Moisés a Isacar:

En la bendición de Moisés, Zabulón e Isacar son mencionados juntos y se señala el destino de Isacar hacia la actividad comercial:

Deuteronomio, 33:18 A Zabulón dijo: Alégrate, Zabulón, cuando salieres; Y tú, Isacar, en tus tiendas. 33:19 Llamarán a los pueblos a su monte; Allí sacrificarán sacrificios de justicia, Por lo cual chuparán la abundancia de los mares, Y los tesoros escondidos de la arena.

[2] La unción espiritual;

Su conocimiento de la palabra de Dios los hizo ser maestros en Israel. Su consejo y su interpretación de la Escritura se recibían como palabra totalmente autorizada. Eran, además, una de las seis tribus que estaban en el monte Gerizim para declarar bendiciones sobre el pueblo:

Deuteronomio, 27:12 Cuando hayas pasado el Jordán, éstos estarán sobre el monte Gerizim para bendecir al pueblo: Simeón, Leví, Judá, Isacar, José y Benjamín. 

[3] La unción del conocimiento de los tiempos de Dios;

Los hijos de Isacar eran también astrónomos, que mantenían un registro de los tiempos y las estaciones. Eran expertos en la fijación de los inicios de año, y el comienzo del mes. Ellos entendieron el significado de los cambios de la luna, los períodos solares y los signos de las estrellas. Ellos le decían a Israel qué hacer y cuándo hacerlo.

Durante la primera guerra civil de Israel, cuando Dios estaba transfiriendo el reino de Israel de Saúl a David, los hijos de Isacar se decidieron unánimemente a pelear de parte de David:

1 Crónicas, 12:23 Y este es el número de los principales que estaban listos para la guerra, y vinieron a David en Hebrón para traspasarle el reino de Saúl, conforme a la palabra de Jehová: 

1 Crónicas, 12:32 De los hijos de Isacar, doscientos principales, entendidos en los tiempos, y que sabían lo que Israel debía hacer, cuyo dicho seguían todos sus hermanos. 

Los hijos de Isacar entendieron que era el momento para que Dios cumpla su palabra profética dada por Samuel 17 años antes. El Señor les concedió una unción para entender el momento profético en el que Israel iba ser quitado a Saúl y dado a su siervo David:

1 Samuel, 15:26 Y Samuel respondió a Saúl: No volveré contigo; porque desechaste la palabra de Jehová, y Jehová te ha desechado para que no seas rey sobre Israel. 15:27 Y volviéndose Samuel para irse, él se asió de la punta de su manto, y éste se rasgó. 15:28 Entonces Samuel le dijo: Jehová ha rasgado hoy de ti el reino de Israel, y lo ha dado a un prójimo tuyo mejor que tú. 

Isacar, como burros

Cuando Jacob, antes de morir, bendice a sus hijos, así bendijo a Isacar:

Génesis, 49:14 Isacar, asno fuerte Que se recuesta entre los apriscos; 49:15 Y vio que el descanso era bueno, y que la tierra era deleitosa; Y bajó su hombro para llevar, Y sirvió en tributo.

Para la mayoría de las personas el burro o asno representa un animal tonto, sin mucho que ofrecer, pero nada más alejado de la realidad. Al burro se le da gran importancia en la Biblia y es por esto que Jacob no estaba ofendiendo a su hijo sino todo lo contrario. 

Hay una gran diferencia entre burro y mula. La mula es una mezcla entre animales (caballo y burro) lo cual Dios prohibió. 

Salmos, 32:9 No seáis como el caballo, o como el mulo, sin entendimiento, Que han de ser sujetados con cabestro y con freno, Porque si no, no se acercan a ti.

Los burros en la Biblia:

[+] debían ser redimidos;

Éxodo, 13:13 Mas todo primogénito de asno redimirás con un cordero; y si no lo redimieres, quebrarás su cerviz. También redimirás al primogénito de tus hijos.

[+] eran valiosos;

Éxodo, 20:17 No codiciarás la casa de tu prójimo, no codiciarás la mujer de tu prójimo, ni su siervo, ni su criada, ni su buey, ni su asno, ni cosa alguna de tu prójimo. 

[+] debían ser cuidados;

Éxodo, 21:33 Y si alguno abriere un pozo, o cavare cisterna, y no la cubriere, y cayere allí buey o asno,  21:34 el dueño de la cisterna pagará el daño, resarciendo a su dueño, y lo que fue muerto será suyo.

[+] el enemigo debía tratarlos bien;

Éxodo, 23:4 Si encontrares el buey de tu enemigo o su asno extraviado, vuelve a llevárselo. 23:5 Si vieres el asno del que te aborrece caído debajo de su carga, ¿le dejarás sin ayuda? Antes bien le ayudarás a levantarlo.

[+] eran protegidos en Sabbat;

Éxodo, 23:12 Seis días trabajarás, y al séptimo día reposarás, para que descanse tu buey y tu asno, y tome refrigerio el hijo de tu sierva, y el extranjero.

Lucas, 13:15 Entonces el Señor le respondió y dijo: Hipócrita, cada uno de vosotros ¿no desata en el día de reposo su buey o su asno del pesebre y lo lleva a beber? 13:16 Y a esta hija de Abraham, que Satanás había atado dieciocho años, ¿no se le debía desatar de esta ligadura en el día de reposo? 

A través de toda la Biblia vemos que el burro jugó papeles muy importantes en los planes y propósitos de redención del Señor:

[+] con Abraham en su camino a sacrificar a Isaac;

Génesis, 22:3 Y Abraham se levantó muy de mañana, y enalbardó su asno, y tomó consigo dos siervos suyos, y a Isaac su hijo; y cortó leña para el holocausto, y se levantó, y fue al lugar que Dios le dijo.

[+] con los hermanos de José para cargar alimento en la época de hambruna;

Génesis, 42:26 Y ellos pusieron su trigo sobre sus asnos, y se fueron de allí. 42:27 Pero abriendo uno de ellos su saco para dar de comer a su asno en el mesón, vio su dinero que estaba en la boca de su costal.

[+] con la familia de Moisés al regresar a Egipto;

Éxodo, 4:20 Entonces Moisés tomó su mujer y sus hijos, y los puso sobre un asno, y volvió a tierra de Egipto. Tomó también Moisés la vara de Dios en su mano. 

[+] con el profeta Balaam;

Números, 22:21 Así Balaam se levantó por la mañana, y enalbardó su asna y fue con los príncipes de Moab. 22:22 Y la ira de Dios se encendió porque él iba; y el ángel de Jehová se puso en el camino por adversario suyo. Iba, pues, él montado sobre su asna, y con él dos criados suyos. 22:23 Y el asna vio al ángel de Jehová, que estaba en el camino con su espada desnuda en su mano; y se apartó el asna del camino, e iba por el campo. Entonces azotó Balaam al asna para hacerla volver al camino. 22:24 Pero el ángel de Jehová se puso en una senda de viñas que tenía pared a un lado y pared al otro. 22:25 Y viendo el asna al ángel de Jehová, se pegó a la pared, y apretó contra la pared el pie de Balaam; y él volvió a azotarla. 22:26 Y el ángel de Jehová pasó más allá, y se puso en una angostura donde no había camino para apartarse ni a derecha ni a izquierda. 22:27 Y viendo el asna al ángel de Jehová, se echó debajo de Balaam; y Balaam se enojó y azotó al asna con un palo. 22:28 Entonces Jehová abrió la boca al asna, la cual dijo a Balaam: ¿Qué te he hecho, que me has azotado estas tres veces? 22:29 Y Balaam respondió al asna: Porque te has burlado de mí. ¡Ojalá tuviera espada en mi mano, que ahora te mataría! 22:30 Y el asna dijo a Balaam: ¿No soy yo tu asna? Sobre mí has cabalgado desde que tú me tienes hasta este día; ¿he acostumbrado hacerlo así contigo? Y él respondió: No.

[+] con Sansón al destruir mil enemigos;

Jueces, 15:15 Y hallando una quijada de asno fresca aún, extendió la mano y la tomó, y mató con ella a mil hombres. 15:16 Entonces Sansón dijo: Con la quijada de un asno, un montón, dos montones; Con la quijada de un asno maté a mil hombres.

[+] con Zacarías profetizando la venida del Mesías;

Zacarías, 9:9 Alégrate mucho, hija de Sion; da voces de júbilo, hija de Jerusalén; he aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna.

Lo cual se cumplió en:

Mateo, 21:1 Cuando se acercaron a Jerusalén, y vinieron a Betfagé, al monte de los Olivos, Jesús envió dos discípulos, 21:2 diciéndoles: Id a la aldea que está enfrente de vosotros, y luego hallaréis una asna atada, y un pollino con ella; desatadla, y traédmelos. 21:3 Y si alguien os dijere algo, decid: El Señor los necesita; y luego los enviará.

Este humilde burro tuvo el mayor privilegio de todos: el cargo el Hijo de Dios en su lomo. ¿Porque recibió este burrito tan alto honor?. Simplemente porque estaba disponible, era humilde y quería trabajar. Así eran los hombres de la tribu de Isacar y por eso, al ser comparados con un burro, se les está reconociendo por su gran cantidad de atributos.

Palabras finales

Jesús acuso a los fariseos de no reconocer los tiempos en términos espirituales:

Mateo, 16:1 Vinieron los fariseos y los saduceos para tentarle, y le pidieron que les mostrase señal del cielo. 16:2 Mas él respondiendo, les dijo: Cuando anochece, decís: Buen tiempo; porque el cielo tiene arreboles. 16:3 Y por la mañana: Hoy habrá tempestad; porque tiene arreboles el cielo nublado. ¡Hipócritas! que sabéis distinguir el aspecto del cielo, ¡más las señales de los tiempos no podéis!

Lucas, 12:54 Decía también a la multitud: Cuando veis la nube que sale del poniente, luego decís: Agua viene; y así sucede. 12:55 Y cuando sopla el viento del sur, decís: Hará calor; y lo hace. 12:56 ¡Hipócritas! Sabéis distinguir el aspecto del cielo y de la tierra; ¿y cómo no distinguís este tiempo?

Los fariseos, más atentos a sus tradiciones que a los milagros que Jesús hacía delante de sus ojos (no le cuestionaban los milagros en si sino que los hiciera un día sábado, quebrantando el Sabbat), fueron totalmente incapaces de reconocer a Jesús como el Mesías tantas veces profetizado en las Escrituras (por reyes y profetas) de las cuales los fariseos eran intérpretes y maestros.

Como ocurrió con los fariseos, hoy, buena parte de la iglesia tiene problemas para reconocer los tiempos proféticos de Dios y su cumplimiento.

El día y hora exactos de la (segunda) venida del Señor no lo conoce nadie:

Mateo, 24:36 Pero del día y la hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre.

Pero si se nos dijo que habría señales a las que debíamos estar atentos:

Mateo, 24:32 De la higuera aprended la parábola: Cuando ya su rama está tierna, y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca. 24:33 Así también vosotros, cuando veáis todas estas cosas, conoced que está cerca, a las puertas. 

En este pasaje, la “higuera” representa a Israel, el “brote de las hojas” representa su restauración como estado político y el “verano” representa la segunda venida de Cristo (en sus dos fases: en el rapto de la iglesia y al final de la Gran Tribulación). La higuera comenzó a reverdecer en mayo de 1948, cuando nació el Estado de Israel. Si consideramos que en la “guerra de los 6 días”, librada por Israel en 1967 contra una coalición de naciones árabes, Israel recupero el control total de Jerusalén, podríamos decir que la higuera está bastante reverdecida.

Mateo, 24:34 De cierto os digo, que no pasará esta generación hasta que todo esto acontezca. 

Lo que Jesucristo quiso decir con esto es que algunas personas de la generación que estaba viva cuando Israel fue restaurado como estado político en mayo de 1948 (cuando la higuera reverdeció), aun estarían vivas cuando Él retornara.

De acuerdo a la propia Biblia una generación es de 70 a 80 años (Salmos, 90:10) o directamente de 70 años (Isaías, 23:15).

Salmos, 90:10 Los días de nuestra edad son setenta años; Y si en los más robustos son ochenta años,

Isaías, 23:15 Acontecerá en aquel día, que Tiro será puesta en olvido por setenta años, como días de un rey. Después de los setenta años, cantará Tiro canción como de ramera.

Si tomamos como una señal decisiva la restauración de Israel en mayo de 1948 (y vaya si lo es) y que muchos de los que estaban vivos en esa época, estarán vivos para cuando el Señor regrese (Mateo, 24:34), nos vamos al año 2018 (1948 + 70). Si a 1.948 sumamos 80 años (la otra alternativa de Salmos, 90:10), nos vamos al año 2.028. Año 2.023 si a 1.948 sumamos 75 años (el promedio entre 70 y 80 años).

Con esto, no pretendemos “sacar cuentas” sino solo corroborar que estamos en los “últimos tiempos”, los cuales, más allá de las fechas, deben ser reconocidos por los verdaderos hijos de Dios.


QUE DIOS LOS BENDIGA A TODOS!!!

Marcelo D. D’Amico
Maestro de la Palabra - Ministerio REY DE GLORIA