Loading...

viernes, 31 de mayo de 2013

SERES CELESTIALES



Introducción:

A lo largo de la historia, el ser humano se ha venido preguntando si es el único ser con capacidad intelectual en todo este gigantesco universo. De entrada debemos decir que, pensar que nosotros los humanos somos los únicos seres con intelecto en el universo es un error, un error total. Definitivamente no, no somos los únicos en el universo.

Este universo es gigantesco y el planeta tierra es uno de los más pequeños de la Vía Láctea, una de las tantas millones de galaxias existentes. Pensar que somos los únicos en el universo, suena mucho al siguiente ejemplo: una pareja, un hombre y una mujer, sin hijos, viviendo en un edificio de 300 pisos, con todo el lujo y son los únicos habitantes del edificio. No tiene sentido ¿verdad?. No somos, entonces, los únicos en el universo. ¿Existen los extraterrestres?. Definitivamente, si. ¿Son estos marcianos que aparecen en los platillos voladores?, es la siguiente pregunta. Antes esta pregunta, hay muchas respuestas…..

Lo cierto es que, fuera de los seres humanos, existen unas criaturas denominadas ‘seres celestiales’. Estas criaturas están divididas en rangos, en grupos, cada uno con sus derechos y sus propias obligaciones. Pero lo cierto que a lo largo de la historia y sobre todo en este último tiempo han venido apareciendo platos o platillos voladores con lo cual ha crecido notablemente la ciencia llamada ‘ufología’ (que se ocupa del estudio de los fenómenos UFO u OVNI). Los ufólogos son los grandes estudiosos del fenómeno OVNI, entonces. Pero ¿quiénes son estos seres?. Todo indica que también son seres celestiales, ángeles pero ‘caídos’, que se revelaron, porque el mensaje que traen en ningún momento glorifica a Dios, ni habla de Jesucristo como Salvador. Antes, ellos mismos se están presentando como los que aparecen en este momento de la historia a ‘salvar’ a la humanidad de la autodestrucción. Ellos se presentan como los ‘salvadores de la humanidad’. Por ende, pensar que estos seres son ‘amigos’, es un serio peligro. No hay duda de que se trata de una manifestación sobrenatural pero ‘demoniaca’. Pero extraterrestres si son, porque no han sido creados en este mundo. Ningún ángel, ni de Dios ni del Diablo, ha sido creado en la tierra, por lo tanto todos los ángeles y seres celestiales (caídos o no) son extraterrestres.

El origen de la palabra ‘ángel’:

La palabra ángel, proviene del griego, de la palabra ‘ángelus’, que significa ‘mensajero, comisionado o enviado’. Pero esta palabra ángelus, viene desde atrás, del idioma original, el hebreo: malah (singular) y malahim (plural). La palabra ángel, en la Biblia, no solo se refiere a seres celestiales con alas. Ángel también es llamado el predicador, de carne y hueso, que lleva el Evangelio.

Lo podemos ver en el Libro de Apocalipsis, donde Jesucristo le pide a Juan que escriba siete cartas a los ángeles (predicadores o pastores) de las siete iglesias que están en Asia:

Apocalipsis, 2:1 Escribe al ángel de la iglesia en Éfeso: El que tiene las siete estrellas en su diestra, el que anda en medio de los siete candeleros de oro, dice esto: 


Apocalipsis, 2:8 Y escribe al ángel de la iglesia en Esmirna: El primero y el postrero, el que estuvo muerto y vivió, dice esto: 

Apocalipsis, 2:12 Y escribe al ángel de la iglesia en Pérgamo: El que tiene la espada aguda de dos filos dice esto: 

Las siete cartas del Apocalipsis, comienzan (todas) con un mensaje al mensajero del lugar. Cuando habla de los siete ángeles de las siete iglesias, no se refiere a seres celestiales sino al pastor de cada iglesia, al mensajero de Dios dentro de esa congregación. Ángel no solamente es un ser celestial sino todo predicador de la palabra de Dios.

A estos seres celestiales no solamente se les llama ángeles sino también estrellas. La Biblia dice que Satanás cayó del cielo como una estrella.

Apocalipsis, 9:1 El quinto ángel tocó la trompeta, y vi una estrella que cayó del cielo a la tierra; y se le dio la llave del pozo del abismo.

Esta estrella no es una piedra luminosa. Se refiere a un ser celestial que cae desde las alturas. Es una estrella ‘con manos’ además, porque según este versículo se le da una llave (la del pozo del abismo).

Apocalipsis, 1:20 El misterio de las siete estrellas que has visto en mi diestra, y de los siete candeleros de oro: las siete estrellas son los ángeles de las siete iglesias, y los siete candeleros que has visto, son las siete iglesias.

Apocalipsis, 12:3 También apareció otra señal en el cielo: he aquí un gran dragón escarlata, que tenía siete cabezas y diez cuernos, y en sus cabezas siete diademas;
12:4 y su cola arrastraba la tercera parte de las estrellas del cielo, y las arrojó sobre la tierra. Y el dragón se paró frente a la mujer que estaba para dar a luz, a fin de devorar a su hijo tan pronto como naciese. 

Lo anterior significa que Satanás se llevo a la tercera parte de los ángeles en su rebelión. Son miles de miles de millones de ángeles en los cielos y de eso se llevo la tercera parte el diablo.

Los ángeles tienen ciertas características: piensan, hablan, caminan, vuelan y se materializan en cuerpos humanos volviendo luego a su naturaleza espiritual. En la destrucción de Sodoma y Gomorra, los ángeles entraron con cuerpos humanos. La gente no los reconoció. Por eso la Biblia (Pablo) dice: muchos, sin saberlo, en su casa hospedaron ángeles.

El mensaje angelical (del griego: ángel = mensajero, como vimos), tiene que estar siempre sujeto a la verdad bíblica.

Gálatas, 1:8 Mas si aun nosotros, o un ángel del cielo, os anunciare otro evangelio diferente del que os hemos anunciado, sea anatema.
1:9 Como antes hemos dicho, también ahora lo repito: Si alguno os predica diferente evangelio del que habéis recibido, sea anatema.


Sea anatema, significa sea maldito. Hay una maldición (incluso si se trata de un ángel), para todo aquel cuyo mensaje contradiga seriamente la Escrituras. Los ángeles tienen que ser probados. La Biblia dice: probad los espíritus que son de Dios. Todo espíritu que confiesa que Jesucristo ha venido en carne (o sea que Dios se hizo hombre), ese espíritu es de Dios.

Categorías de seres celestiales:

SERAFINES:

Es el nivel más elevado de la graduación angelical. Seres ardientes o seres de fuego. Son seres que rodean el trono de Dios. Son los encargados de alabar a Dios y de cantarle al universo entero la identidad de Dios. ¿Cuál es la identidad de Dios?. Su Santidad. Estos seres rodean el trono de Dios declarando que El es Santo, Santo, Santo.

El profeta Isaías, en el Antiguo Testamento, habla de los SERAFINES:

Isaías, 6:1 En el año que murió el rey Uzías vi yo al Señor sentado sobre un trono alto y sublime, y sus faldas llenaban el templo.
6:2 Por encima de él había serafines; cada uno tenía seis alas; con dos cubrían sus rostros, con dos cubrían sus pies, y con dos volaban.
6:3 Y el uno al otro daba voces, diciendo: Santo, santo, santo, Jehová de los ejércitos; toda la tierra está llena de su gloria.
6:4 Y los quiciales de las puertas se estremecieron con la voz del que clamaba, y la casa se llenó de humo.
6:5 Entonces dije: ¡Ay de mí! que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos.
6:6 Y voló hacia mí uno de los serafines, teniendo en su mano un carbón encendido, tomado del altar con unas tenazas;
6:7 y tocando con él sobre mi boca, dijo: He aquí que esto tocó tus labios, y es quitada tu culpa, y limpio tu pecado.
6:8 Después oí la voz del Señor, que decía: ¿A quién enviaré, y quién irá por nosotros? Entonces respondí yo: Heme aquí, envíame a mí. 

Isaías tiene un  encuentro personal con estos seres que son los más elevados en la corte celestial: los serafines. Un serafín toca los labios de Isaías con un carbón encendido y lo purifica y lo capacita para llevar el mensaje a la nación de Israel.

Los serafines tienen seis alas. Con dos cubren su rostro, con dos cubren sus pies y con dos vuelan. Ellos estremecen el universo cuando declaran: Santo, Santo, Santo es el Señor Dios Todopoderoso, toda la tierra está llena de su gloria.

QUERUBINES:

Son los seres celestiales que les siguen en la jerarquía a los SERAFINES.


Dos QUERUBINES enfrentados uno con el otro, mirando hacia abajo y con las alas extendidas adornaban la parte superior (llamada ‘Propiciatorio’) del objeto más sagrado del mundo: el Arca de la Alianza. Este Arca desapareció en la época del profeta Jeremías y, hasta el día de hoy, sigue siendo un misterio el lugar donde se encuentra.

La palabra querubín proviene del hebreo ‘Kerub’, que significa muy cercano o próximo y se refiere a los ángeles más cercanos a Dios.

Éxodo, 37:6 Hizo asimismo el propiciatorio de oro puro; su longitud de dos codos y medio, y su anchura de codo y medio.
37:7 Hizo también los dos querubines de oro, labrados a martillo, en los dos extremos del propiciatorio.
37:8 Un querubín a un extremo, y otro querubín al otro extremo; de una pieza con el propiciatorio hizo los querubines a sus dos extremos.
37:9 Y los querubines extendían sus alas por encima, cubriendo con sus alas el propiciatorio; y sus rostros el uno enfrente del otro miraban hacia el propiciatorio.

Pero ¿por qué, por un lado, en Éxodo 20:1-5, Dios prohíbe hacer imagen de lo creado y, por el otro, ordena tallar las imágenes de estos dos querubines nada más y nada menos que sobre el Arca de la Alianza?. ¿Acaso hay aquí una contradicción?.

Éxodo, 20:1 Y habló Dios todas estas palabras, diciendo:
20:2 Yo soy Jehová tu Dios, que te saqué de la tierra de Egipto, de casa de servidumbre.
20:3 No tendrás dioses ajenos delante de mí.
20:4 No te harás imagen, ni ninguna semejanza de lo que esté arriba en el cielo, ni abajo en la tierra, ni en las aguas debajo de la tierra.
20:5 No te inclinarás a ellas, ni las honrarás;

En el verso cinco, esta la razón del porque: “no te inclinaras ante ellas ni las honraras”. Ah, el objetivo era distinto. No hacer para adorarlos. En el caso del Arca de la Alianza, Dios no mando tallar los querubines para adorarlos sino como ‘una sombra de lo que ocurre arriba en el cielo, cuando era derramada la sangre sobre el  propiciatorio, para la remisión de pecados”.

El libro del profeta Ezequiel, es donde más menciones hay sobre estos seres celestiales, sobre los querubines.

Ezequiel, 1:13 Cuanto a la semejanza de los seres vivientes, su aspecto era como de carbones de fuego encendidos, como visión de hachones encendidos que andaba entre los seres vivientes; y el fuego resplandecía, y del fuego salían relámpagos.
1:15 Mientras yo miraba los seres vivientes, he aquí una rueda sobre la tierra junto a los seres vivientes, a los cuatro lados.
1:16 El aspecto de las ruedas y su obra era semejante al color del crisólito. Y las cuatro tenían una misma semejanza; su apariencia y su obra eran como rueda en medio de rueda.
1:17 Cuando andaban, se movían hacia sus cuatro costados; no se volvían cuando andaban.
1:18 Y sus aros eran altos y espantosos, y llenos de ojos alrededor en las cuatro.
1:24 Y oí el sonido de sus alas cuando andaban, como sonido de muchas aguas, como la voz del Omnipotente, como ruido de muchedumbre, como el ruido de un ejército. Cuando se paraban, bajaban sus alas. 

Ezequiel, 3:12 Y me levantó el Espíritu, y oí detrás de mí una voz de gran estruendo, que decía: Bendita sea la gloria de Jehová desde su lugar.
3:13 Oí también el sonido de las alas de los seres vivientes que se juntaban la una con la otra, y el sonido de las ruedas delante de ellos, y sonido de gran estruendo. 

Ezequiel, 10:9 Y miré, y he aquí cuatro ruedas junto a los querubines, junto a cada querubín una rueda; y el aspecto de las ruedas era como de crisólito.
10:10 En cuanto a su apariencia, las cuatro eran de una misma forma, como si estuviera una en medio de otra.
10:11 Cuando andaban, hacia los cuatro frentes andaban; no se volvían cuando andaban, sino que al lugar adonde se volvía la primera, en pos de ella iban; ni se volvían cuando andaban.
10:12 Y todo su cuerpo, sus espaldas, sus manos, sus alas y las ruedas estaban llenos de ojos alrededor en sus cuatro ruedas.
10:13 A las ruedas, oyéndolo yo, se les gritaba: ¡Rueda!
10:14 Y cada uno tenía cuatro caras. La primera era rostro de querubín; la segunda, de hombre; la tercera, cara de león; la cuarta, cara de águila.

Estos querubines se desplazan en medio de unas ruedas que los acompañan a donde quiera que ellos vayan. Se detienen junto con ellos y se levantan junto con ellos. La Biblia dice que no se dan vuelta cuando regresan y es lógico porque tienen cuatro caras, tienen ojos detrás. Sus pies son derechos, lo que significa que no tienen rodillas y tienen pezuñas, porque la planta de sus pies es ‘como pie de becerro’.

Estos seres celestiales, los querubines, vuelven a aparecer en el Libro de Apocalipsis en el capítulo 4, donde también son llamados ‘seres vivientes’ con cuatro caras.

Apocalipsis, 4:1 Después de esto miré, y he aquí una puerta abierta en el cielo; y la primera voz que oí, como de trompeta, hablando conmigo, dijo: Sube acá, y yo te mostraré las cosas que sucederán después de estas.
4:2 Y al instante yo estaba en el Espíritu; y he aquí, un trono establecido en el cielo, y en el trono, uno sentado.
4:3 Y el aspecto del que estaba sentado era semejante a piedra de jaspe y de cornalina; y había alrededor del trono un arco iris, semejante en aspecto a la esmeralda.
4:4 Y alrededor del trono había veinticuatro tronos; y vi sentados en los tronos a veinticuatro ancianos, vestidos de ropas blancas, con coronas de oro en sus cabezas.
4:5 Y del trono salían relámpagos y truenos y voces; y delante del trono ardían siete lámparas de fuego, las cuales son los siete espíritus de Dios.
4:6 Y delante del trono había como un mar de vidrio semejante al cristal; y junto al trono, y alrededor del trono, cuatro seres vivientes llenos de ojos delante y detrás.
4:7 El primer ser viviente era semejante a un león; el segundo era semejante a un becerro; el tercero tenía rostro como de hombre; y el cuarto era semejante a un águila volando.
4:8 Y los cuatro seres vivientes tenían cada uno seis alas, y alrededor y por dentro estaban llenos de ojos; y no cesaban día y noche de decir: Santo, santo, santo es el Señor Dios Todopoderoso, el que era, el que es, y el que ha de venir.
4:9 Y siempre que aquellos seres vivientes dan gloria y honra y acción de gracias al que está sentado en el trono, al que vive por los siglos de los siglos,
4:10 los veinticuatro ancianos se postran delante del que está sentado en el trono, y adoran al que vive por los siglos de los siglos, y echan sus coronas delante del trono, diciendo:
4:11 Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas.

Isaías nos dice cuales son los siete espíritus de Dios mencionados en este capítulo 4 del Libro de Apocalipsis:

Isaías, 11:1 Saldrá una vara del tronco de Isaí, y un vástago retoñará de sus raíces.
11:2 Y reposará sobre él el Espíritu de Jehová; espíritu de sabiduría y de inteligencia, espíritu de consejo y de poder, espíritu de conocimiento y de temor de Jehová

Apocalipsis 4 muestra con claridad la Trinidad: el Padre sentado en el trono, el Espíritu Santo ardiendo y el Hijo acercándose al Padre.

Pero ¿Quiénes serán los 24 ancianos de Apocalipsis 4?. Probablemente los 12 Apóstoles, junto con los 12 Patriarcas de las tribus de Israel. Otra postura es que estos 24 ancianos son siervos del Señor Jesucristo que, a lo largo de la historia de la (verdadera) Iglesia, le sirvieron en el ministerio. Como quiera que sea, sea la primera postura o la segunda, ya sea a través de los 12 Apóstoles o de estos 24 siervos del Señor, podemos ver ahí, al lado del Trono de Dios, a la Iglesia de Jesucristo representada.

Apocalipsis, 4:7 El primer ser viviente era semejante a un león; el segundo era semejante a un becerro; el tercero tenía rostro como de hombre; y el cuarto era semejante a un águila volando.

Dice que el tercer ser viviente tenia rostro ‘como de hombre’, pero no es un hombre. ¿Quiénes son o que representan estos cuatro seres vivientes?. Representan los cuatro Evangelios.

El PRIMER SER VIVIENTE es un LEON y representa al Evangelio de MATEO. Mateo no fue un Evangelio escrito para los romanos ni para los griegos. Fue escrito para los judíos. Si hay un Evangelio que describe a Jesús como el Mesías judío, la expectativa mesiánica completada y concretada en El, es Mateo. En Mateo se presenta a Jesús como el LEON DE JUDA. El Mesías Rey, el Rey León que conquista Israel y las naciones. Jesús es presentado como el Rey de Reyes, el Rey de Israel. Jesús es Ariel, el León de Dios.

El SEGUNDO SER VIVIENTE es un BECERRO y representa a MARCOS. El becerro es utilizado por Israel para ofrecer sacrificios a Dios. El tema central del Evangelio de Marcos es demostrar que Jesús es el CORDERO DE DIOS, el becerro que se dio en ofrenda por nuestros pecados.

El TERCER SER VIVIENTE tenía rostro como de HOMBRE. No ‘de hombre’ sino ‘como de hombre’, lo cual significa que este ser viviente representa al Mesías en su lado humano. Representa al Evangelio de LUCAS. El tema central del Evangelio de LUCAS es demostrar que Jesús es el HOMBRE PERFECTO.

El CUARTO SER VIVIENTE era semejante a un AGUILA volando. Representa a JUAN, el cuarto Evangelio. El tema central del Evangelio de JUAN no es presentar a Jesús como REY, ni como CORDERO, ni como el HOMBRE PERFECTO, sino como DIOS mismo, como el VERBO DE DIOS.

Génesis, 1:1 En el principio creó Dios los cielos y la tierra.
1:2 Y la tierra estaba desordenada y vacía, y las tinieblas estaban sobre la faz del abismo, y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas.
1:3 Y dijo Dios: Sea la luz; y fue la luz.

Según Génesis, Dios creó por la Palabra (y dijo Dios):

Hebreos, 11:3 Por la fe entendemos haber sido constituido el universo por la palabra de Dios, de modo que lo que se ve fue hecho de lo que no se veía.

El Evangelio de Hebreos sostiene que el universo fue constituido (hecho) por la Palabra de Dios

El Evangelio de Juan comienza como Génesis 1:1:

Juan, 1:1 En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios.
1:2 Este era en el principio con Dios.
1:3 Todas las cosas por él fueron hechas, y sin él nada de lo que ha sido hecho, fue hecho.

Y Juan nos dice que la Palabra de Dios (el Verbo) es Jesucristo el Hijo de Dios y que todas las cosas por El fueron hechas. Jesucristo creo todo junto con Su Padre.

Como dijimos, estos ‘seres vivientes’ que menciona el Libro de Apocalipsis, son QUERUBINES y se mencionan cuatro. Pero todo indica que, en realidad, había un QUERUBIN más, un quinto que, en el Libro de Apocalipsis, ya no está. ¿Quién es el QUERUBIN que falto a la cita en Apocalipsis 4?. El que, en algún momento, fue el Jefe de ellos, el líder de la alabanza: el QUERUBIN REBELDE, el que llego a pasearse en el HUERTO DE DIOS.

Ezequiel, 28:12 Hijo de hombre, levanta endechas sobre el rey de Tiro, y dile: Así ha dicho Jehová el Señor: Tú eras el sello de la perfección, lleno de sabiduría, y acabado de hermosura.
28:13 En Edén, en el huerto de Dios estuviste; de toda piedra preciosa era tu vestidura; de cornerina, topacio, jaspe, crisólito, berilo y ónice; de zafiro, carbunclo, esmeralda y oro; los primores de tus tamboriles y flautas estuvieron

Antes de crear a este QUERUBIN, Dios creó los instrumentos musicales que el tocaría. Todos los instrumentos estaban listos, pero no había quien los tacara y ejecutara (los primores de tus tamboriles….). En estos y en otros pasajes bíblicos, veremos que a Satanás (de quien estamos hablando, el quinto querubín) se lo identifica con un rey, en este caso con el rey de Tiro.

Ezequiel, 28:14 Tú, querubín grande, protector, yo te puse en el santo monte de Dios, allí estuviste; en medio de las piedras de fuego te paseabas. 

QUERUBIN ‘grande y protector’. O sea que el que se reveló era el más grande (no en tamaño sino en poder) y, por ende, el jefe de los otros cuatro QUERUBINES. Yo te puse en el Santo Monte de Dios, que es la Jerusalén Celestial:


Hebreos, 12:22 sino que os habéis acercado al monte de Sion, a la ciudad del Dios vivo, Jerusalén la celestial, a la compañía de muchos millares de ángeles, 

Salmos, 87:1 Su cimiento está en el monte santo.
87:2 Ama Jehová las puertas de Sion
Más que todas las moradas de Jacob.
87:3 Cosas gloriosas se han dicho de ti,
Ciudad de Dios. Selah

En medio de las piedras de fuego te paseabas. Ezequiel habla en pasado. O sea que ya no está allí. Piedras de fuego: constelaciones, planetas. Caminaba sobre las estrellas.

Ezequiel, 28:15 Perfecto eras en todos tus caminos desde el día que fuiste creado, hasta que se halló en ti maldad.
28:16 A causa de la multitud de tus contrataciones fuiste lleno de iniquidad, y pecaste; por lo que yo te eché del monte de Dios, y te arrojé de entre las piedras del fuego, oh querubín protector.
28:17 Se enalteció tu corazón a causa de tu hermosura, corrompiste tu sabiduría a causa de tu esplendor; yo te arrojaré por tierra; delante de los reyes te pondré para que miren en ti.
28:18 Con la multitud de tus maldades y con la iniquidad de tus contrataciones profanaste tu santuario; yo, pues, saqué fuego de en medio de ti, el cual te consumió, y te puse en ceniza sobre la tierra a los ojos de todos los que te miran.
28:19 Todos los que te conocieron de entre los pueblos se maravillarán sobre ti; espanto serás, y para siempre dejarás de ser.

Como pudo Satanás haberse rebelado sino hubo ‘otro Satanás’ que lo tentara. La respuesta es clara: no hubo otro demonio que lo tentara. La maldad ya estaba dentro de el. ¿Por qué?. Se enalteció su corazón, a causa de su esplendor y su hermosura. Perfecto eras en todos tus caminos, significa que de todos los seres celestiales creados por Dios este era el más hermoso y el más sabio.

Isaías, 14:11 Descendió al Seol tu soberbia, y el sonido de tus arpas; gusanos serán tu cama, y gusanos te cubrirán.

El ‘sonido de tus arpas’. Otra prueba más de que Satanás era músico.

Isaías, 14:12 ¡Cómo caíste del cielo, oh Lucero, hijo de la mañana! Cortado fuiste por tierra, tú que debilitabas a las naciones.
14:13 Tú que decías en tu corazón: Subiré al cielo; en lo alto, junto a las estrellas de Dios, levantaré mi trono, y en el monte del testimonio me sentaré, a los lados del norte;
14:14 sobre las alturas de las nubes subiré, y seré semejante al Altísimo.
14:15 Mas tú derribado eres hasta el Seol, a los lados del abismo.

Satanás fue creado para adorar a Dios, hasta que empezó a adorarse a sí mismo y fue el principio de su caída. Y hoy en día cuantos músicos, ministros de alabanza, se trepan a los altares de las iglesias con el mismísimo corazón de Satanás, que suben a los altares a mostrar sus talentos, su voz, y no a glorificar a Dios.

TRONOS:

Los OFANIM o TRONOS constituyen el tercer grado en la jerarquía angelical. Sustentan el Trono de Dios y transmiten su voluntad a otros seres de su misma categoría. Los grandes sabios de Israel describen a este tipo de ángeles con una belleza espectacular en sus alas. Sus alas son multicolores y tiene los colores del arcoíris. Vuelan a semejanza de relámpagos.

Colosenses, 1:16 Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él. 

Este pasaje bíblico abarca a todas las categorías menores de seres celestiales, ya que no menciona ni a los SERAFINES, ni a los QUERUBINES ni a los ARCANGELES pero si las otras.

Cabe aclarar, que, cuando hablamos de ‘principados’ y ‘potestades’ no estamos hablando exclusivamente de las jerarquías satánicas. Existen también principados y potestades que responden a Dios. Satanás, en su rebelión, arrastro consigo a la tercera parte de los ángeles de diferentes categorías, pero no los arrastro a todos, es decir, no arrastro a categoría completas.

DOMINIOS O DOMINACIONES:

Se les llama así porque tienen la orden de ejecutar la voluntad de Dios distribuyendo a los ángeles inferiores en sus funciones y ministerios. Se caracterizan por ‘dominar’ (de ahí su nombre) sobre reinos creados. Gobiernan sobre el reino acuático, el reino mineral, reino vegetal y reino animal. Estos cuatro reinos son gobernados por ángeles. El jefe de ellos es el famoso ángel RAFAEL (jefe de los dominios).

Apocalipsis, 16:3 El segundo ángel derramó su copa sobre el mar, y éste se convirtió en sangre como de muerto; y murió todo ser vivo que había en el mar.
16:4 El tercer ángel derramó su copa sobre los ríos, y sobre las fuentes de las aguas, y se convirtieron en sangre.
16:5 Y oí al ángel de las aguas, que decía: Justo eres tú, oh Señor, el que eres y que eras, el Santo, porque has juzgado estas cosas.
16:6 Por cuanto derramaron la sangre de los santos y de los profetas, también tú les has dado a beber sangre; pues lo merecen. 

O sea: hay alguien entre los seres celestiales que tiene potestad sobre el reino acuático (sobre las aguas). Alguien que tiene la orden de ejecutar juicio y provocar muerte convirtiendo las aguas del mar y de los ríos en sangre (porque “ellos derramaron las sangre de los santos y de los profetas”). Un ángel, en suma, que gobierna sobre las aguas.

Pero no solo hay ángeles que gobiernan sobre las aguas. También hay ángeles que gobiernan sobre los cuatro puntos cardinales y también sobre el viento, el granizo y la nieve. Lo cual significa que, detrás de todo fenómeno natural, hay un ángel controlándolo todo por orden de Dios.


Apocalipsis, 7:1 Después de esto vi a cuatro ángeles en pie sobre los cuatro ángulos de la tierra, que detenían los cuatro vientos de la tierra, para que no soplase viento alguno sobre la tierra, ni sobre el mar, ni sobre ningún árbol.
7:2 Vi también a otro ángel que subía de donde sale el sol, y tenía el sello del Dios vivo; y clamó a gran voz a los cuatro ángeles, a quienes se les había dado el poder de hacer daño a la tierra y al mar,
7:3 diciendo: No hagáis daño a la tierra, ni al mar, ni a los árboles, hasta que hayamos sellado en sus frentes a los siervos de nuestro Dios.
7:4 Y oí el número de los sellados: ciento cuarenta y cuatro mil sellados de todas las tribus de los hijos de Israel. 

Una hoja de un árbol no cae sin el permiso de Dios, y Dios emite el permiso por medio de los ángeles. Los ángeles tienen funciones de detener o dejar pasar vientos, aguas, etc. Detrás de todo fenómeno natural hay ángeles cumpliendo una orden directa de Dios.

Colosenses, 2:10 y vosotros estáis completos en él, que es la cabeza de todo principado y potestad. 

Efesios, 1:20 la cual operó en Cristo, resucitándole de los muertos y sentándole a su diestra en los lugares celestiales,
1:21 sobre todo principado y autoridad y poder y señorío, y sobre todo nombre que se nombra, no sólo en este siglo, sino también en el venidero; 

Efesios, 3:10 para que la multiforme sabiduría de Dios sea ahora dada a conocer por medio de la iglesia a los principados y potestades en los lugares celestiales, 

Los versículos anteriores demuestran cabalmente que tanto Jesús como la Iglesia están por encima de los ángeles en autoridad. Primero esta Dios (Padre, Hijo y Espíritu Santo), luego viene la Iglesia, luego los ángeles y finalmente las naciones inconversas.

Efesios 3:10 habla de que la SABIDURIA DE DIOS será DADA A CONOCER a los principados y potestades POR MEDIO DE LA IGLESIA.

PRINCIPADOS O VIRTUDES:

Se los llama también ‘ángeles de la guarda’. Son aquellos ángeles que ayudan a los humanos a acercarse a Dios. Bajan a la tierra no con forma humana sino como entes espirituales. Se entiende que cada ser humano tiene un ángel que lo protege, un ángel que le ayuda y le defiende.

POTESTADES:

Mantienen el equilibrio cósmico de la creación y las leyes físicas. Son custodios de las fronteras y controlan las márgenes que dividen el mundo espiritual del mundo físico. Son ángeles que operan en el mundo sobrenatural pero, al mismo tiempo, tienen influencia sobre el mundo físico.


ARCANGELES:

Acá ya podemos empezar a trabajar con nombres. Ya hemos mencionado a RAFAEL, que es el jefe de los DOMINIOS. La palabra ARCANGEL viene del griego: ANGELUS (mensajero) y la preposición ARC que significa ‘jerarca o jefe’. De estos ‘jefes de ángeles’, tres son muy conocidos: GABRIEL, MIGUEL y RAFAEL. Se sabe de ellos porque la Biblia los nombra.

Una de las veces donde aparece la palabra ARCANGEL en la Biblia, es en el Libro de Judas.

Judas, 1:9 Pero cuando el arcángel Miguel contendía con el diablo, disputando con él por el cuerpo de Moisés, no se atrevió a proferir juicio de maldición contra él, sino que dijo: El Señor te reprenda.

¿Quienes están peleando aquí?. El ARCANGEL MIGUEL (no un ángel cualquiera) y Satanás. Y no es la única vez que menciona la Biblia que estos dos pelean entre sí. El ARCANGEL MIGUEL es el ARCANGEL DE GUERRA. Es el ARCANGEL GUERRERO, el que pelea contra los demonios.

Daniel, 10:12 Entonces me dijo: Daniel, no temas; porque desde el primer día que dispusiste tu corazón a entender y a humillarte en la presencia de tu Dios, fueron oídas tus palabras; y a causa de tus palabras yo he venido.
10:13 Mas el príncipe del reino de Persia se me opuso durante veintiún días; pero he aquí Miguel, uno de los principales príncipes, vino para ayudarme, y quedé allí con los reyes de Persia.

Los reyes de Persia mencionados en el versículo anterior no son reyes físicos sino demonios que gobiernan sobre Persia. El profeta Daniel se humillo y ayuno durante veintiún días pidiendo revelación a Dios. Dios, por su parte, contesto la oración de Daniel y le mando un mensaje por el ARCANGEL GABRIEL, pero los demonios que gobernaban Persia no lo dejaron pasar (lo retuvieron veintiún días). Daniel ya estaba desesperado porque no había respuesta de Dios. Pero si la había. Y tuvo que acudir el ARCANGEL MIGUEL para permitir que GABRIEL llegue con el mensaje hasta Daniel. O sea que los ángeles (MIGUEL) ayudan a otros ángeles (GABRIEL) y no solo a los humanos.

Daniel, 10:20 El me dijo: ¿Sabes por qué he venido a tí? Pues ahora tengo que volver para pelear contra el príncipe de Persia; y al terminar con él, el príncipe de Grecia vendrá.
10:21 Pero yo te declararé lo que está escrito en el libro de la verdad; y ninguno me ayuda contra ellos, sino Miguel vuestro príncipe.

Luego le dice a Daniel: tengo que volver, porque la batalla sigue y al terminar con el príncipe de Persia (el demonio que gobierna Persia), el príncipe de Grecia vendrá (otro demonio más, en este caso, el que gobierna Grecia). Finalmente dice: Miguel ‘vuestro príncipe’.

¿Por qué la Biblia llama a Miguel ‘vuestro príncipe’?. Antes hay que aclarar quien está hablando con quien. Está hablando el ARCANGEL GABRIEL con el profeta judío Daniel.

A Dios se lo llama Jehová de los Ejércitos (más de un ejército). ¿Cuantos ejércitos, entonces, comanda Dios?.


Dios manda sobre tres ejércitos:

1) el ejercito de ángeles (que tienen como capitán a Miguel);

2) el ejercito (humano) de la nación de Israel (Dios ha defendido a Israel, a lo largo de su historia, a través de su ejército y lo ha hecho ganar guerras milagrosas); y

3) el ejercito de la Iglesia (somos soldados de Cristo);

Cada país del mundo tiene un ángel asignado por Dios a ese país. De igual forma, Satanás asigna un demonio para que destruya a un país determinado. El ángel elegido por Dios responde ante El, por el país asignado. Hay, entonces, un ángel que protege a Israel y a los judíos y ese es el ARCANGEL MIGUEL.

Ahora bien, luego del arrebatamiento de la Iglesia Israel va a sufrir. Y será tan grande ese sufrimiento que, por orden de Dios, el ARCANGEL MIGUEL tendrá que levantarse para intervenir por Israel.

Daniel, 12:1 En aquel tiempo se levantará Miguel, el gran príncipe que está de parte de los hijos de tu pueblo; y será tiempo de angustia, cual nunca fue desde que hubo gente hasta entonces; pero en aquel tiempo será libertado tu pueblo, todos los que se hallen escritos en el libro. 

Cuando ocurra el arrebatamiento de la Iglesia, Satanás intentara meterse en el cielo por la fuerza.

Apocalipsis, 4:1 Después de esto miré, y he aquí una puerta abierta en el cielo;

¿Para qué se abrirá esta puerta?. Para que la Iglesia entre en la Nueva Jerusalén. Y Satanás pensara que esta puerta abierta podría ser la gran ocasión de tomar el cielo por asalto. Intentara meterse al cielo por la fuerza.

Apocalipsis, 12:7 Después hubo una gran batalla en el cielo: Miguel y sus ángeles luchaban contra el dragón; y luchaban el dragón y sus ángeles;
12:8 pero no prevalecieron, ni se halló ya lugar para ellos en el cielo.
12:9 Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero; fue arrojado a la tierra, y sus ángeles fueron arrojados con él.
12:10 Entonces oí una gran voz en el cielo, que decía: Ahora ha venido la salvación, el poder, y el reino de nuestro Dios, y la autoridad de su Cristo; porque ha sido lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos, el que los acusaba delante de nuestro Dios día y noche.
12:11 Y ellos le han vencido por medio de la sangre del Cordero y de la palabra del testimonio de ellos, y menospreciaron sus vidas hasta la muerte.
12:12 Por lo cual alegraos, cielos, y los que moráis en ellos. ¡Ay de los moradores de la tierra y del mar! porque el diablo ha descendido a vosotros con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo.


En suma: cuando ocurre el arrebatamiento de la Iglesia, Satanás intentara tomar el cielo por asalto y le espera una derrota aplastante. Hay fiesta en el cielo (fue lanzado fuera el acusador de nuestros hermanos). Si la Iglesia se va de la tierra ¿a quién acusara Satanás?. Con el arrebatamiento de la Iglesia, Satanás pierde mucho. Se preguntara ¿y ahora que hago con toda esta manga de condenados (por lo que se quedaron)?. Se va la Iglesia y se quedo con todos los incoversos. Lo único rescatable de este mundo es la Iglesia. Cuando la Iglesia se vaya ¿qué hará con el resto?. Cuando Satanás sea derrotado por Miguel y echado del cielo, los moradores del cielo se lamentaran por los moradores de la tierra porque Satanás “ha descendido con gran ira, sabiendo que tiene poco tiempo”. Pero los que están en los cielos también se gozan porque entraron en la ‘Bodas del Cordero’ justo cuando en la tierra comienza la tribulación.

¿Quién creo a los ángeles?.

Jesús no es un ángel sino el Mesías, el Hijo de Dios y Dios hecho hombre. El fue el creador de los ángeles.

Colosenses, 1:15 El es la imagen del Dios invisible, el primogénito de toda creación. 

En algunos, el versículo anterior genera alguna confusión. Ellos piensas que el Hijo de Dios fue la primera cosa creada. Particularmente los ‘testigos de Jehová’, piensan que Jesucristo es la primera criatura que hizo Dios Padre. Ellos entienden así la palabra primogénito: el primero en ser creado. Pero esta interpretación es equivocada, porque primogénito, en realidad, significa ‘el que esta pon encima de lo creado, antes de lo creado’ y, si existe antes de lo creado, quiere decir que es creador.

Colosenses, 1:16 Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.
1:17 Y él es antes de todas las cosas, y todas las cosas en él subsisten; 

Pero aquí mismo, en la propia Biblia, esta la respuesta. El Mesías es antes de todas las cosas. Jesucristo no es criatura sino co-creador (y co-eterno) con el Padre.

Los ejércitos celestiales, los ángeles, fueron creados por el Padre y por el Hijo.

Salmos, 33:6 Por la palabra de Jehová fueron hechos los cielos,
Y todo el ejército de ellos por el aliento de su boca.

Por la palabra de Dios (el Verbo de Dios = Jesucristo), fueron hechos los cielos. Esta es una prueba de que el Mesías creo con el Padre.

Estos ejércitos celestiales, desde que fueron creados, tuvieron obligaciones, entre otras, de custodiar y proteger. Luego de que Adán y Eva fueron echados del Edén, tuvieron que proteger y resguardar el camino hacia el Árbol de la Vida.

Génesis, 3:24 Echó, pues, fuera al hombre, y puso al oriente del huerto de Edén querubines, y una espada encendida que se revolvía por todos lados, para guardar el camino del árbol de la vida.

Los ejércitos celestiales están en la presencia de Dios y se colocan en lugares honorables. El Trono de Dios está en el centro y hay grupos de ángeles a su derecha y a su izquierda.

1 Reyes, 22:19 Entonces él dijo: Oye, pues, palabra de Jehová: Yo vi a Jehová sentado en su trono, y todo el ejército de los cielos estaba junto a él, a su derecha y a su izquierda. 

Nehemías, 9:6 Tú solo eres Jehová; tú hiciste los cielos, y los cielos de los cielos, con todo su ejército, la tierra y todo lo que está en ella, los mares y todo lo que hay en ellos; y tú vivificas todas estas cosas, y los ejércitos de los cielos te adoran. 

Estas multitudes de ángeles pueden aparecer visibles a los humanos. Ocurrió en la Biblia. En el momento en que el Mesías nace, ocurre un milagro impresionante. Antes que nada, debemos aclarar que los ‘reyes magos’ son un mito. La magia (y todo el ocultismo), además, está condenada por Dios. No se llamaban Baltasar, Melchor y Gaspar. Todo esto es un mito. Se trato si de sabios, que conocían de astronomía, que es una ciencia y muy antigua (no la astrología, que es ocultismo, brujería para querer regir al hombre por el destino que indican los astros). Estos pastores, sabios, que conocían de astronomía, tuvieron un encuentro con ángeles que les anunciaron el acontecimiento del nacimiento del Mesías. Los ángeles pueden manifestarse en multitud.

Lucas, 2:13 Y repentinamente apareció con el ángel una multitud de las huestes celestiales, que alababan a Dios, y decían:
2:14 ¡Gloria a Dios en las alturas,
Y en la tierra paz, buena voluntad para con los hombres!
2:15 Sucedió que cuando los ángeles su fueron de ellos al cielo, los pastores se dijeron unos a otros: Pasemos, pues, hasta Belén, y veamos esto que ha sucedido, y que el Señor nos ha manifestado. 

Está claro que los ángeles pueden bajar a la tierra. El propio Jacob vio una escalera por la cual bajaban ángeles del cielo.

¿De qué están hechos los ángeles?. De fuego:

Salmos, 104:4 El que hace a los vientos sus mensajeros,
Y a las flamas de fuego sus ministros.

Recordemos que los ángeles son ‘espíritus ministradores’ (Hebreos). Aquí dice que Dios hace a las ‘flamas de fuego’ sus MINISTROS.

Hebreos, 1:6 Y otra vez, cuando introduce al Primogénito en el mundo, dice:
Adórenle todos los ángeles de Dios.
1:7 Ciertamente de los ángeles dice:
El que hace a sus ángeles espíritus,
Y a sus ministros llama de fuego.
1:8 Mas del Hijo dice: Tu trono, oh Dios, por el siglo del siglo;
Cetro de equidad es el cetro de tu reino.
1:9 Has amado la justicia, y aborrecido la maldad,
Por lo cual te ungió Dios, el Dios tuyo,
Con óleo de alegría más que a tus compañeros.
1:10 Y:
Tú, oh Señor, en el principio fundaste la tierra,
Y los cielos son obra de tus manos.
1:11 Ellos perecerán, mas tú permaneces;
Y todos ellos se envejecerán como una vestidura,
1:12 Y como un vestido los envolverás, y serán mudados;
Pero tú eres el mismo,
Y tus años no acabarán.
1:13 Pues, ¿a cuál de los ángeles dijo Dios jamás:
Siéntate a mi diestra, 

Los ángeles tienen una tarea especial: proteger a los humanos, en especial a la Iglesia.

Cuando un cristiano muere, los ángeles trasladan el alma de esa persona a la presencia de Dios y si es rebelde los ángeles de Satanás se lo llevan derechito para el infierno. Los ángeles trasladan almas de muertos.

Lucas, 16:22 Aconteció que murió el mendigo, y fue llevado por los ángeles al seno de Abraham; y murió también el rico, y fue sepultado. 

Los ángeles son poderosos y obedecen a Dios:

Salmos, 103:20 Bendecid a Jehová, vosotros sus ángeles,
Poderosos en fortaleza, que ejecutáis su palabra,
Obedeciendo a la voz de su precepto.

En el Padre Nuestro hay una parte que dice ‘hágase tu voluntad así en la tierra como en el cielo’. ¿Quiénes hacen la voluntad de Dios en los cielos?. Los ángeles son los que ejecutan la voluntad de Dios en los cielos.

Son capaces, de ejecutar castigos sobre lugares o personas:

Génesis, 19:1 Llegaron, pues, los dos ángeles a Sodoma a la caída de la tarde; y Lot estaba sentado a la puerta de Sodoma. Y viéndolos Lot, se levantó a recibirlos, y se inclinó hacia el suelo, 

Recordemos que en Egipto el ángel de la muerte mato a los primogénitos de los egipcios. Los ángeles pueden matar, si Dios lo ordena.

2 Crónicas, 32:21 Y Jehová envió un ángel, el cual destruyó a todo valiente y esforzado, y a los jefes y capitanes en el campamento del rey de Asiria. Este se volvió por tanto, avergonzado a su tierra; y entrando en el templo de su dios, allí lo mataron a espada sus propios hijos. 

En el versículo anterior, los ángeles de Dios destruyeron a los asirios.

2 Samuel, 24:16 Y cuando el ángel extendió su mano sobre Jerusalén para destruirla, Jehová se arrepintió de aquel mal, y dijo al ángel que destruía al pueblo: Basta ahora; detén tu mano. Y el ángel de Jehová estaba junto a la era de Arauna jebuseo.

¿Sabias tu que cuando una persona te hace daño, un ángel de Dios acosa a esa persona?. Tocar a un hijo de Dios, a una hija de Dios, a un siervo de Dios, acarrea esto. Los ángeles de Dios acosan a aquel que te persigue a ti.

Salmos, 35:5 Sean como el tamo delante del viento,
Y el ángel de Jehová los acose.
35:6 Sea su camino tenebroso y resbaladizo,
Y el ángel de Jehová los persiga.

Hechos, 12:21 Y un día señalado, Herodes, vestido de ropas reales, se sentó en el tribunal y les arengó.
12:22 Y el pueblo aclamaba gritando: ¡Voz de Dios, y no de hombre!
12:23 Al momento un ángel del Señor le hirió, por cuanto no dio la gloria a Dios; y expiró comido de gusanos. 

Es más, precisamente en el tiempo de la tribulación los ángeles de Dios van a derramar la ira de Dios sobre la tierra.

Apocalipsis, 16:1 Oí una gran voz que decía desde el templo a los siete ángeles: Id y derramad sobre la tierra las siete copas de la ira de Dios. 

También dan a conocer la voluntad de Dios:

Mateo, 2:19 Pero después de muerto Herodes, he aquí un ángel del Señor apareció en sueños a José en Egipto,

O sea que los ángeles también pueden aparecer en sueños.

También los ángeles aparecen para dar noticias:

Lucas, 1:19 Respondiendo el ángel, le dijo: Yo soy Gabriel, que estoy delante de Dios; y he sido enviado a hablarte, y darte estas buenas nuevas. 

Los ángeles también liberan a los predicadores en aprietos:

Hechos, 5:18 y echaron mano a los apóstoles y los pusieron en la cárcel pública.
5:19 Mas un ángel del Señor, abriendo de noche las puertas de la cárcel y sacándolos, dijo:
5:20 Id, y puestos en pie en el templo, anunciad al pueblo todas las palabras de esta vida. 

Los ángeles también dan instrucción a los predicadores de a donde ir a predicar:

Hechos, 8:26 Un ángel del Señor habló a Felipe, diciendo: Levántate y ve hacia el sur, por el camino que desciende de Jerusalén a Gaza, el cual es desierto. 


Hechos, 27:23 Porque esta noche ha estado conmigo el ángel del Dios de quién soy y a quien sirvo,
27:24 diciendo: Pablo, no temas; es necesario que comparezcas ante César; y he aquí, Dios te ha concedido todos los que navegan contigo. 

Moisés recibió la ley de Dios a través de ángeles:

Hechos, 7:38 Este es aquel Moisés que estuvo en la congregación en el desierto con el ángel que le hablaba en el monte Sinaí, y con nuestros padres, y que recibió palabras de vida que darnos; 

Hechos, 7:53 vosotros que recibisteis la ley por disposición de ángeles, y no la guardasteis. 

Hebreos, 2:2 Porque si la palabra dicha por medio de los ángeles fue firme, y toda transgresión y desobediencia recibió justa retribución, 

Gálatas, 3:19 Entonces, ¿para qué sirve la ley? Fue añadida a causa de las transgresiones, hasta que viniese la simiente a quien fue hecha la promesa; y fue ordenada por medio de ángeles en mano de un mediador. 

Éxodo, 14:19 Y el ángel de Dios que iba delante del campamento de Israel, se apartó e iba en pos de ellos; y asimismo la columna de nube que iba delante de ellos se apartó y se puso a sus espaldas, 

Éxodo, 23:20 He aquí yo envío mi Ángel delante de ti para que te guarde en el camino, y te introduzca en el lugar que yo he preparado.

Éxodo, 32:34 Ve, pues, ahora, lleva a este pueblo a donde te he dicho; he aquí mi ángel irá delante de ti; pero en el día del castigo, yo castigaré en ellos su pecado.

Éxodo, 33:2 y yo enviaré delante de ti el ángel, y echaré fuera al cananeo y al amorreo, al heteo, al ferezeo, al heveo y al jebuseo

Números, 20:16 y clamamos a Jehová, el cual oyó nuestra voz, y envió un ángel, y nos sacó de Egipto; y he aquí estamos en Cades, ciudad cercana a tus fronteras. 

Los ángeles no tienen sexo (son asexuales). Lo que paso en Génesis 6 fue que algunos ángeles tomaron cuerpos humanos de hombres y violaron mujeres, por lo cual fueron encerrados en prisiones de oscuridad, reservados para el día del juicio (estos ángeles son mencionados por Judas y por Pedro, en su Evangelio y en una de sus Cartas, respectivamente).

Mateo, 22:30 Porque en la resurrección ni se casarán ni se darán en casamiento, sino serán como los ángeles de Dios en el cielo.

Dejara el hombre padre y madre y se unirá a su mujer y ambos serán una sola carne. ¿Hasta cuándo?. Hasta que la muerte los separe. ¿Y que serán en el cielo?. Serán hermanos. El matrimonio solo es válido en la tierra por dos razones: compañía idónea y procreación. Pero en el cielo no es necesaria la procreación.

Los ángeles obedecen a Jesucristo:

1 Pedro, 3:22 quien habiendo subido al cielo está a la diestra de Dios; y a él están sujetos ángeles, autoridades y potestades.

¿Ayudaron los ángeles mientras el Mesías estuvo en la tierra?.

Si, muchísimo.

Mateo, 4:1 Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto, para ser tentado por el diablo.
4:2 Y después de haber ayunado cuarenta días y cuarenta noches, tuvo hambre.
4:3 Y vino a él el tentador, y le dijo: Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en pan.
Mateo, 4:11 El diablo entonces le dejó; y he aquí vinieron ángeles y le servían.
<!--[if !supportLineBreakNewLine]-->
<!--[endif]-->
Marcos, 1:13 Y estuvo allí en el desierto cuarenta días, y era tentado por Satanás, y estaba con las fieras; y los ángeles le servían.

También le sirvieron ángeles en el momento más duro de Jesús: cuando un discípulo lo negó, otro lo vendió y los otros diez escapan. En este momento tan duro, cuando Jesús estaba orando en el Huerto de los Olivos, en la víspera de su apresamiento, los ángeles vinieron en ayuda del Mesías:

Lucas, 22:43 Y se le apareció un ángel del cielo para fortalecerle. 

Los ángeles acompañaran al Mesías (en Su Segunda Venida, no en el arrebatamiento de la Iglesia) cuando el regrese a la tierra. En el arrebatamiento los ángeles no hacen nada sino que el Espíritu Santo levanta a la Iglesia (a los vivos y resucitando a los muertos en Cristo). Estamos hablando de la Segunda Venida del Señor.

Mateo, 16:27 Porque el Hijo del Hombre vendrá en la gloria de su Padre con sus ángeles, y entonces pagará a cada uno conforme a sus obras.

Mateo, 25:31 Cuando el Hijo del Hombre venga en su gloria, y todos los santos ángeles con él, entonces se sentará en su trono de gloria,

Lucas, 9:26 Porque el que se avergonzare de mí y de mis palabras, de éste se avergonzará el Hijo del Hombre cuando venga en su gloria, y en la del Padre, y de los santos ángeles. 

La separación del trigo y la cizaña:

Mateo, 13:38 El campo es el mundo; la buena semilla son los hijos del reino, y la cizaña son los hijos del malo.
13:39 El enemigo que la sembró es el diablo; la siega es el fin del siglo; y los segadores son los ángeles.
13:40 De manera que como se arranca la cizaña, y se quema en el fuego, así será en el fin de este siglo.
13:41 Enviará el Hijo del Hombre a sus ángeles, y recogerán de su reino a todos los que sirven de tropiezo, y a los que hacen iniquidad,

¿Que hacen los ángeles cuando un pecador se arrepiente de sus pecados?.

Lucas, 15:7 Os digo que así habrá más gozo en el cielo por un pecador que se arrepiente, que por noventa y nueve justos que no necesitan de arrepentimiento.
15:10 Así os digo que hay gozo delante de los ángeles de Dios por un pecador que se arrepiente.

En el tiempo de la tribulación, miles de predicadores serán asesinados. ¿Y quién predicara el Evangelio?. Dios enviara un ángel a predicar el Evangelio.

Apocalipsis, 14:6 Vi volar por en medio del cielo a otro ángel, que tenía el evangelio eterno para predicarlo a los moradores de la tierra, a toda nación, tribu, lengua y pueblo,
14:7 diciendo a gran voz: Temed a Dios, y dadle gloria, porque la hora de su juicio ha llegado; y adorad a aquel que hizo el cielo y la tierra, el mar y las fuentes de las aguas. 

Quien quiera hacerle daño a siervo o a un hijo de Dios, tendrá que pelear con un ángel:

Salmos, 34:7 El ángel de Jehová acampa alrededor de los que le temen,
Y los defiende.

Salmos, 91:11 Pues a sus ángeles mandará acerca de ti,
Que te guarden en todos tus caminos.

Daniel, 6:22 Mi Dios envió su ángel, el cual cerró la boca de los leones, para que no me hiciesen daño, porque ante él fui hallado inocente; y aun delante de ti, oh rey, yo no he hecho nada malo. 

Los ángeles son inmortales. No mueren. Su cuerpo no les permite experimentar lo que es la muerte:

Lucas, 20:35 más los que fueren tenidos por dignos de alcanzar aquel siglo y la resurrección de entre los muertos, ni se casan, ni se dan en casamiento.
20:36 Porque no pueden ya más morir, pues son iguales a los ángeles, y son hijos de Dios, al ser hijos de la resurrección. 

Los ángeles tienen sabiduría:

2 Samuel, 14:20 Para mudar el aspecto de las cosas Joab tu siervo ha hecho esto; pero mi señor es sabio conforme a la sabiduría de un ángel de Dios, para conocer lo que hay en la tierra. 

Los ángeles son innumerables:

Job, 25:3 ¿Tienen sus ejércitos número?
¿Sobre quién no está su luz? 

¿De qué se alimentan y que toman?. Ellos comen mana y toman agua.


Salmos, 78:23 Sin embargo, mandó a las nubes de arriba,
Y abrió las puertas de los cielos,
78:24 E hizo llover sobre ellos maná para que comiesen,
Y les dio trigo de los cielos.
78:25 Pan de nobles comió el hombre;
Les envió comida hasta saciarles.

Los ángeles también pueden comer comida humana. En el caso de la destrucción de Sodoma y Gomorra, en la casa de Lot, comieron comida de hombre.

Los ángeles no deben ser adorados por los humanos. Jamás.

Apocalipsis, 19:9 Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios.
19:10 Yo me postré a sus pies para adorarle. Y él me dijo: Mira, no lo hagas; yo soy consiervo tuyo, y de tus hermanos que retienen el testimonio de Jesús. Adora a Dios; porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía.
 
Si quieres profundizar sobre este tema, no dejes de ver los siguientes videos del Dr. David Diamond.
 
 
QUE DIOS LOS BENDIGA A TODOS!!!!!!