Loading...

miércoles, 8 de agosto de 2012

LIBRO DE APOCALIPSIS: CAP. 2 y 3, 1ª PARTE









Continuamos con el estudio sistematico del Libro de Apocalipsis.-

Pero antes de leer lo siguiente, no olvides leer el anterior estudio sobre los capitulos anteriores, en este mismo blog:

http://escudriniandolabiblia.blogspot.com.ar/2012/08/libro-de-apocalipsis-capitulo-1.html

Un Estudio Bíblico por Jack Kelley.

Fuente: http://gracethrufaith.com/estudios-biblicos-en-espanol/apocalipsis-2-y-3%e2%80%a6-siete-cartas-a-siete-iglesias-parte-1/

Según Apocalipsis 1:11, el libro fue escrito a siete congregaciones en Asia, que es la Turquía moderna. Durante 2.000 años los eruditos se han preguntado por qué un mensaje tan importante como este sería enviado a estas iglesias puesto que ni siquiera eran las más importantes del momento y menos ahora.

Es cierto, Éfeso era una ciudad adelantada en ese tiempo, pero la iglesia que había en esa ciudad era pequeña como lo eran las demás. ¿Por qué no fue escrito el libro a la Iglesia en Roma, por ejemplo? Seguramente el Señor sabía que Roma sería la capital del cristianismo durante mucho tiempo de la historia de la iglesia, y sería el destinatario perfecto para un mensaje tan eterno. ¿O por qué no Jerusalén, donde nació la Iglesia?

 Cuatro Niveles De Aplicación

La respuesta la encontramos cuando nos damos cuenta de que las cartas de capítulos 2 y 3 tienen a un propósito tanto representativo como específico. En realidad se pueden leer con cuatro niveles de aplicación. El primer nivel es histórico. Estas siete iglesias existieron realmente y cada una experimentaba el problema particular al que el Señor se refirió cuando le dictó las cartas a Juan. Segundo, puesto que todas las iglesias leerían todas las cartas, estas también les servían de advertencia. Tercero, ya que tanto el desafío como la promesa con que termina cada carta son personales antes que comunales, las cartas estaban destinadas tanto a los individuos como a las congregaciones. Y cuarto, al leerlas en el orden en que fueron escritas resumen la historia de la iglesia y, por lo tanto, son proféticas. Estas cartas son una crónica del espacio entre la sesenta y nueve y la semana setenta de la profecía de las Setenta Semanas de Daniel. (Daniel 9:24-27).

Daniel, 9:24 Setenta semanas están determinadas sobre tu pueblo y sobre tu santa ciudad, para terminar la prevaricación, y poner fin al pecado, y expiar la iniquidad, para traer la justicia perdurable, y sellar la visión y la profecía, y ungir al Santo de los santos.
9:25 Sabe, pues, y entiende, que desde la salida de la orden para restaurar y edificar a Jerusalén hasta el Mesías Príncipe, habrá siete semanas, y sesenta y dos semanas; se volverá a edificar la plaza y el muro en tiempos angustiosos.
9:26 Y después de las sesenta y dos semanas se quitará la vida al Mesías, mas no por sí; y el pueblo de un príncipe que ha de venir destruirá la ciudad y el santuario; y su fin será con inundación, y hasta el fin de la guerra durarán las devastaciones.
9:27 Y por otra semana confirmará el pacto con muchos; a la mitad de la semana hará cesar el sacrificio y la ofrenda. Después con la muchedumbre de las abominaciones vendrá el desolador, hasta que venga la consumación, y lo que está determinado se derrame sobre el desolador.


El Señor empieza cada carta con uno de los diferentes 24 títulos que se utilizan para describirlo en el libro, y el título que Él escoge es un indicio al tema de la carta. El nombre de cada Iglesia contiene también un indicio. Cada carta se puede dividir en siete partes, siendo el título del Señor la primera. Luego un elogio, una crítica, una advertencia, un llamado, un desafío, y una promesa. Dos de las siete cartas, Sardis y Laodicea, no contienen ningún elogio, y en dos, Esmirna y Filadelfia, no aparece ninguna crítica. Pérgamo no contiene ninguna advertencia, pero sí contiene dos críticas. En las últimas cuatro cartas el desafío y la promesa se invierten.

Conforme avanzamos en este estudio, dividiremos cada carta en sus componentes. Y puesto que visité los sitios de cada una de las siete iglesias hace algunos años, incluiré una o dos notas personales también. Empecemos, entonces.

A la Iglesia en Éfeso (Apocalipsis 2:1-7)

“Escribe al ángel de la iglesia de Éfeso”:

Éfeso significa querida, o amada, doncella elegida. Éfeso representa la iglesia del Siglo I

(Título) “El que tiene las siete estrellas en su diestra, el que anda en medio de los siete candeleros de oro, dice esto:”

Al utilizar este título el Señor se identifica como el que visita a Juan, El que tiene la autoridad sobre la Iglesia, y a Quien la Iglesia debe el afecto así como la lealtad.

(Alabanza) “Yo conozco tus obras, y tu arduo trabajo y paciencia; y que no puedes soportar a los malos, y has probado a los que se dicen ser apóstoles, y no lo son, y los has hallado mentirosos; y has sufrido, y has tenido paciencia, y has trabajado arduamente por amor de mi nombre, y no has desmayado”.

La Iglesia en Éfeso había trabajado arduamente para mantenerse en la verdad del Evangelio.

(Crítica) “Pero tengo contra ti, que has dejado tu primer amor”.

¡La iglesia estaba tan ocupada en su servicio al Rey que se había olvidado del Rey! La relación que Jesús esperaba se había transformado en otra religión.

(Amonestación) “Recuerda, por tanto, de dónde has caído”.

¿Cuántas veces hemos oído a algunos de nuestros amigos comentar acerca de que “los tiempos antiguos eran mejores” cuando ellos ya eran creyentes? ¿Qué fascinante y emocionante era, y qué rápido eran respondidas nuestras oraciones? El Señor desea que nos mantengamos así.

(Llamado) “y arrepiéntete, y haz las primeras obras; pues si no, vendré pronto a ti, y quitaré tu candelero de su lugar, si no te hubieres arrepentido. Pero tienes esto, que aborreces las obras de los nicolaítas, las cuales yo también aborrezco”.

Aquí está el remedio. Vuelvan a hacer lo que ustedes hacían al principio. ¿Recuerdan cuando ustedes no obtenían lo suficiente de la Biblia? ¿Cuándo ustedes llegaban a la iglesia media hora antes, simplemente porque les agradaba estar allí, y no querían salir cuando el servicio había terminado? ¿Cómo mantenían ustedes una conversación constante con el Señor que empezaba cuando se despertaban por la mañana y no terminaba sino hasta cuando ustedes se dormían en la noche?.

Los Nicolaítas eran una secta herética partidaria de mezclar las costumbres paganas, como comer alimentos sacrificados a los ídolos y la inmoralidad sexual, con el culto cristiano. Solamente hay Uno que es digno de recibir nuestra adoración, y el adorarle a Él es el propósito primario de la Iglesia.

El candelero se identifica en Apocalipsis 1:20 como la iglesia, de tal manera que el removerlo significa remover la iglesia de Éfeso. Aunque las ruinas de Éfeso son extensas e impresionantes, requiriendo casi un día completo recorrerlas, cuando estábamos allí hace algunos años nosotros encontramos sólo las huellas más remotas de la iglesia de Éfeso del Siglo I.

(Desafío) “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias”.

Toque ambos lados de su cabeza. ¿Tiene usted orejas allí? Entonces esta carta fue escrita para usted. Aunque la carta a Éfeso describe la era Apostólica, la iglesia lucha con los mismos problemas hoy día. La iglesia, como un todo, está tan distraída con toda clase de programas y planes, que su congregación está muy ocupada implementándolos, y usted está demasiado ocupado ayudando. Somos seres humanos, no cosas humanas, y una vez que somos salvos, el estar con el Señor en comunión y compañerismo es el propósito de nuestra vida.

(Promesa) “Al que venciere, le daré a comer del árbol de la vida, el cual está en medio del paraíso de Dios”.

A causa del énfasis en las buenas obras y los programas en la iglesia hoy día, muchos que se llaman a sí mismo cristianos y cristianas, y consideran que es justo el estar trabajando duramente como miembros de sus congregaciones, nunca se han tomado el tiempo para encontrar al Rey que ellos y ellas dicen servir y recibir el perdón que Él compró para ellos y ellas con Su vida. Se sorprenderán mucho cuando lo escuchen decir, “nunca los conocí; apártense de mí, hacedores de maldad”. (Mateo 7:23)

 A la Iglesia en Esmirna (Apocalipsis 2:8-11)

“Y escribe al ángel de la iglesia en Esmirna:”

Esmirna significa molida. Se deriva de la misma raíz gramatical de la palabra mirra, una especia aromática que se utiliza para embalsamar y que despide su aroma cuando se muele. Esmirna representa la iglesia de los siglos 2 y 3, la cual sufrió intensa persecución.

(Título) “El primero y el postrero, el que estuvo muerto y vivió, dice esto:”

El énfasis en el título es obvio, vencer la muerte.

(Elogio) “Yo conozco tus obras, y tu tribulación, y tu pobreza (pero tú eres rico), y la blasfemia de los que se dicen ser judíos, y no lo son, sino sinagoga de Satanás.”

Los primeros en perseguir a la iglesia fueron los judíos. Policarpo, el más famoso de los primeros mártires, fue obispo de Esmirna y fue quemado en la estaca a la edad de 86 años.

(Advertencia) “No temas en nada lo que vas a padecer. He aquí, el diablo echará a algunos de ustedes en la cárcel, para que sean probados, y tendrán tribulación por diez días.”

Los diez días se refieren al reinado de 10 césares (dictadores) romanos, abarcando un período de 250 años.
(Llamado) “Sé fiel hasta la muerte, y yo te daré la corona de la vida.”

No hay ninguna promesa de liberación, solamente la recompensa del Cielo. Las historias de la fortaleza de los creyentes, por la gracia, al enfrentarse a la muerte mientras se empleaban métodos ingeniosos y diabólicos para exterminarlos como una forma de entretenimiento público, han logrado una posición legendaria.

(Desafío) “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.”

Muchos de nosotros en el occidente nunca hemos encarado las serias amenazas por motivo de nuestra fe, pero a nivel mundial, el número de mártires cristianos ha promediado entre 100.000 y 150.000 por año durante los últimos 10 años. Ese número solamente se va a incrementar conforme el fin se acerca cada vez más.

(Promesa) “El que venciere, no sufrirá daño de la segunda muerte.”

Hay un adagio antiguo que dice, “Naces una vez, mueres dos veces. Naces dos veces, mueres una vez.” Es la segunda muerte de la que debemos escapar, porque esa muerte es la permanente.

Hoy día, en el lugar que ocupaba Esmirna se levanta una ciudad próspera llamada Izmir, la cual es la tercera en importancia en Turquía. Un incidente que demostró claramente el sentido de humor del Señor, mientras acentuaba el punto de la carta, sucedió cuando manejamos por la ciudad. Vimos unas señales prominentes en una salida de la autopista cuando abandonábamos Izmir, señalando Esmirna y creyendo que habíamos encontrado el antiguo sitio, me dirigí allí rápidamente. Pero al final de la rampa de salida había un cruce en “T” sin ninguna indicación hacia dónde debíamos doblar. Y ahi no había más señales que nos dirigieran a Esmirna.

Después de una hora de manejar en todas direcciones buscando una señal, renuncié al intento y seguí manejando según nuestro itinerario. Yo no entendí el asunto sino hasta que le describí nuestra experiencia a nuestro agente de viajes turco. Él me dijo que las señales indican hacia donde Esmirna estuvo localizada una vez. No hay ningún rastro de lo que una vez fue Esmirna. La iglesia de Esmirna está en el cielo.

A la Iglesia en Pérgamo (Apocalipsis 2:12-17).

“Y escribe al ángel de la iglesia en Pérgamo:”

Pérgamo significa matrimonio mixto y representa la unión de las prácticas paganas con las cristianas durante el Siglo IV cuando el cristianismo llegó a ser la religión oficial del Imperio romano.

(Título) “El que tiene la espada aguda de dos filos dice esto:”

En Hebreos 4:12 la espada de doble filo se utiliza para describir la Palabra de Dios que es la fuente de la Verdad.

Hebreos, 4:12 Porque la palabra de Dios es viva y eficaz, y más cortante que toda espada de dos filos; y penetra hasta partir el alma y el espíritu, las coyunturas y los tuétanos, y discierne los pensamientos y las intenciones del corazón. 

(Elogio) “Yo conozco tus obras, y dónde moras, donde está el trono de Satanás; pero retienes mi nombre, y no has negado mi fe, ni aun en los días en que Antipas mi testigo fiel fue muerto entre vosotros, donde mora Satanás.”

Con el establecimiento de Bagdad como el principal centro de distribución entre el Golfo Pérsico y el Mar Mediterráneo, después de la muerte de Alejandro Magno, Babilonia había declinado de tal manera que el culto de la madre/hijo se trasladó de allí a Pérgamo. (Eventualmente se estableció en Roma.) La referencia al trono de Satanás muestra la verdadera fuente de esta religión falsa.

(Crítica 1) “Pero tengo unas pocas cosas contra ti: que tienes ahí a los que retienen la doctrina de Balaam, que enseñaba a Balac a poner tropiezo ante los hijos de Israel, a comer de cosas sacrificadas a los ídolos, y a cometer fornicación.”

(Crítica 2) “Y también tienes a los que retienen la doctrina de los nicolaítas, la que yo aborrezco.”

Estas prácticas paganas penetraron en la iglesia en Pérgamo, como lo hicieron en la iglesia en Éfeso.

(Llamado) “Por tanto, arrepiéntete; pues si no, vendré a ti pronto, y pelearé contra ellos con la espada de mi boca.”

La verdad del Evangelio siempre ha sido la mejor defensa contra las sectas.

(Desafío) “El que tiene oído, oiga lo que el Espíritu dice a las iglesias.”

Aun existe mucha idolatría dentro de la iglesia. Quizá usted estacionó la suya en el estacionamiento hoy, o la afeitó esta mañana, o la mantiene en su cuenta bancaria.

(Promesa) “Al que venciere, daré a comer del maná escondido, y le daré una piedrecita blanca, y en la piedrecita escrito un nombre nuevo, el cual ninguno conoce sino aquel que lo recibe.”

Así como una bola negra era un voto en contra de alguna persona, una bola blanca era una señal de confianza. Cuando un empresario importante cerraba un negocio en una ciudad lejana, él no tenía que viajar hasta allí para cerrar el trato, porque era demasiado peligroso hacerlo. En su lugar enviaba a una persona de su confianza con el poder para cerrar el negocio en su nombre. Esta persona llevaba consigo una pieza de barro cocido, de color blanco, en forma de moneda, que tenía impreso el nombre del empresario en secreto y que solo conocía la otra parte del negocio. Al presentar esta pieza de barro en forma de moneda, la persona se autenticaba teniendo la autorización y los derechos y privilegios de su patrono. De esta misma manera, nuestro Señor Jesús nos identificará teniendo todos los derechos y privilegios debidos a El, cuando entremos ante la Presencia de nuestro Padre Celestial en el Cielo.

Nuestro Señor les dio instrucciones a Sus discípulos para ir por todo el mundo (Mateo 28:19-20).

Mateo, 28:19 Por tanto, id, y haced discípulos a todas las naciones, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo;
28:20 enseñándoles que guarden todas las cosas que os he mandado; y he aquí yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Amén.


Pero en Pérgamo, la Palabra llegó a la iglesia. En el Siglo IV, con el Edicto de Milán, el cristianismo se convirtió en la religión oficial del Imperio. Cuándo eso ocurrió, las festividades paganas se convirtieron en festividades cristianas. Las fiestas de Saturnalia e Istar se convirtieron en la Navidad y la Pascua (Easter en Inglés), respectivamente. Eso explica por qué ciertos símbolos paganos como el tronco navideño y el árbol siempre verde, los cuales eran símbolos del sol que muere y nace otra vez en el solsticio de invierno, se asocian ahora con la Navidad, mientras que los símbolos de la fertilidad como los conejos y los huevos de pascua, se asocian con la Pascua (Easter). Istar era la diosa babilónica de la fecundidad.

Sobre este mismo punto, puedes leer el siguiente posteo, en este mismo blog:


Las impresionantes ruinas en una colina a una altura de 300 metros encima de los valles circundantes, cerca de la moderna ciudad de Bergama, en Turquía, son los restos de los grandes templos paganos dedicados a los dioses y emperadores romanos, pero solamente se puede observar un ligero rastro de la iglesia de Pérgamo que una vez estuvo allí.

Los Hijos De Un Matrimonio Mixto

Yo creo que las iglesias de Éfeso, Esmirna, y Pérgamo han desaparecido simbólicamente y también en la realidad. Pero el matrimonio (o unión) entre las creencias paganas y las creencias cristianas en Pérgamo, en el Siglo IV, produjo unos descendientes que han podido sobrevivir hasta nuestros días en este Siglo XXI, y están representadas por las cuatro cartas restantes. Nosotros las cubriremos en el próximo estudio.

Que Dios los bendiga a todos!!.-